Política
Minuto a Minuto

 

 

03 de mayo de 2022

Un Nuevo Comienzo

Con una sociedad notablemente dividida, confrontada y empobrecida, es falso que México necesite de las reformas eléctrica, electoral, educativa, laboral y tantas más que, en esta época de “reformitis” aguda, se han esbozado. Son tantas que solo ha faltado que se proponga reformar la ley de la gravedad o la ley del hielo.

Lo que nuestro país necesita con urgencia es una Reforma total al modelo de hacer política para dignificarla, promover la conciliación, la civilidad y la unidad entre los mexicanos, que recupere la gobernabilidad, resuelva los problemas existentes e impulse el desarrollo social poniendo al centro la planeación y el diseño de políticas públicas.

Desde hace mucho tiempo, México se inventa cada seis años porque son los periodos constitucionales que nos hemos dado para renovar el gobierno y poder encontrar al gran líder, al mejor individuo que nos pueda guiar al paraíso y convencernos de que los elegidos anteriormente, sin importar el partido, han sido los más tontos entre nuestros conciudadanos. Siempre elegimos al equivocado.

Inventar la realidad en forma sexenal no es privativo del nivel federal, también ocurre en las entidades federativas, en los municipios y en las juntas auxiliares, cada tres o seis años, según corresponda. Y ocurre también en organizaciones sociales, empresariales, universidades, partidos políticos, sindicatos, ejidos y muchas organizaciones gremiales.

Los problemas nacionales, heredados o creados por la actual administración, siguen siendo: la pobreza que en los pasados 24 años no se ha resuelto y, después del COVID19 ha mostrado un crecimiento en el número de pobres cercano a los 4 millones de personas, sin olvidar que 21 millones no cuentan con los recursos para acceder a la canasta básica alimentaria.

La sequía de los últimos tres años que ha reducido la recarga de los acuíferos para abastecer a los centros urbanos, los pozos y las presas para riego agrícola, es un problema que no tiene, al día de hoy, la más mínima atención en la agenda del gobierno ni de los partidos políticos.

El deterioro de los recursos naturales, el tratamiento de las aguas residuales que contaminan las principales cuencas y ríos, el manejo de los residuos sólidos con rellenos sanitarios saturados, la reforestación o los incendios forestales; la erosión y pérdida de fertilidad de los suelos mexicanos, ahora que se requiere de elevar la productividad para atender la demanda creciente de alimentos por un incremento natural de la población, no están recibiendo la atención debida.

La inflación creciente, el encarecimiento de los alimentos, los combustibles, la energía, el incremento desmedido del precio de los fertilizantes, los insumos para la agricultura, los precios del acero, la falta de medicinas en los hospitales y centros de salud, el consumo de drogas y la inseguridad visiblemente creciente, la migración nacional y la proveniente de Centroamérica, son problemas cotidianos reales, muchos de los cuales se prometieron atender y resolver por esta administración.

Asimismo, la reducción presupuestal para la operación de las oficinas gubernamentales ha sido notable. La falta de personal para atender a la gente, la obtención de citas para hacer trámites y atención al público, es una queja recurrente de los usuarios en varias dependencias donde la respuesta ha sido falta de recursos por la austeridad impuesta. Los mal pensados ya aseguran que la austeridad actual está saliendo más cara que la supuesta corrupción del pasado.

Sin embargo, las prioridades que todos los días se atienden desde las oficinas más importantes del país son el promover campañas contra los traidores a patria, enfrentar a mexicanos contra mexicanos, debilitar al Instituto Nacional Electoral (INE) y otros organismos autónomos o investigar los salarios de periodistas.

El nivel y las formas de la discusión en entidades como la Cámara de Diputados han subido de intensidad a tal grado que, muy poco ha faltado para pasar a la agresión física. La votación de la reforma eléctrica dejó niveles de enojo nunca antes vistos y eliminó al menos, por el momento, la posibilidad de transitar iniciativas que provengan de los partidos “traidores a México”.

Al margen de ideologías y partidos políticos, necesitamos con urgencia serenar los ánimos del país y retomar el camino de la conciliación y negociación para recuperar el entendimiento que garantice soluciones a los principales problemas de la población.

Sin despojarse de las ideologías, sin la aceptación de los que piensan diferente a uno, sin una planeación real, sin la participación de los ciudadanos afectados por los problemas, sin escuchar a los que saben de los diferentes temas que hoy nos aquejan, sin voluntad y disposición y, sin la participación de los conciliadores, estamos condenados a llegar nuevamente a era del México bronco.

Se requiere con urgencia del trabajo y buenos oficios de los conciliadores, de negociadores políticos experimentados y con alto nacionalismo, se requiere de proponer más y criticar menos, se requiere de responsabilizarse más y culpar menos a los otros, de hacer más y decir menos y de poner los intereses nacionales por encima de los intereses y ambiciones personales.

En todos los países, gobiernos, organizaciones, familias, partidos políticos, religiones, medios de comunicación y grupos de personas, hay muy buenos individuos, buenos, regulares, malos y muy malos. No se puede generalizar ni etiquetar a nadie en razón de origen o creencia.

De lo pasado tomemos lo bueno, lo que ha funcionado, no importa quién lo haya hecho. En el presente propongamos lo mejor, escuchando realmente a la gente y conciliando sus intereses y necesidades, buscando la unidad de los mexicanos.

Y, nunca debemos olvidar que, “con la vara que mides, serás medido”.

Alberto Jiménez Merino. Ex Rector de la Universidad Autónoma Chapingo.
03 de mayo de 2022

Palabra de Mujer

Hace unos días leía el pedimento que hace el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) para ayudar a 7.5 millones de niños y niñas de Ucrania. Imaginé la terrible experiencia que viven en medio de un conflicto armado.

Solicitan apoyo, porque requieren ampliar los programas que salvan vidas para los niños/as y señalan entre otros: “transportar agua segura a las áreas afectadas, colocar suministros de salud, higiene, educación de emergencia lo más cercano posible, garantizar ayuda inmediata para los niños y niñas y para las familias necesitadas vía sus equipos móviles, atención psicosocial a los niños traumatizados por la inseguridad crónica”

Esa terrible experiencia también la viven niños, niñas y adolescentes mexicanos víctimas de violencia armada.

Cientos o tal vez miles de niños, niñas y adolescentes, viven, en medio de enfrentamientos armados que los mantienen como víctimas del crimen organizado, viven un estado de violencia permanente en la que se encuentran muchas de las entidades de la República Mexicana y requieren también de programas que salven sus vidas.

No sólo ello, diversos estudios realizados por la Red por los Derechos de la Infancia en México y el Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad, evidencian no sólo el repunte de actividades ilícitas, derivado de la inseguridad que hoy vivimos, sino lo que llaman una “evolución cualitativa”, traducida como los cambios operativos y estratégicos de los grupos de delincuencia organizada para el reclutamiento y utilización de niños, niñas y adolescentes.

En este rubro, organizaciones civiles calculan que entre 25 y 35 mil niños y niñas han sido reclutados por el narcotráfico, utilizados y explotados por el crimen organizado y en su mayoría son menores de edad entre 13 y 17 años, pero también señalan que cada vez está bajando más la edad. (Emmerich, 2011)

El 30 de abril que para muchos es un día de festejo, para estos niños, niñas y adolescentes mexicanos seguramente fue un día más en el que pudieron sobrevivir.

Surgen por ello muchas dudas.

¿Hay programas de cuidados especiales para la atención de estos niños, niñas y adolescentes?

¿Cómo atienden estas instituciones las necesidades específicas de estas víctimas directas e indirectas por las violencias generadas por el crimen organizado?

¿Y los niños/as desplazados por este tipo de conflictos a dónde van?

¿Se estarán atendiendo las causas estructurales que originan estas problemáticas?

¿Hay en marcha políticas públicas que atiendan a la reconstrucción social y a la protección de los niños, niñas y adolescentes víctimas del crimen organizado? Porque leyes en esta materia hay para ello.

¿El gobierno federal, los gobiernos de los Estados y de los municipios, han generado acciones preventivas focalizadas para no ser solamente reactivos?

O, ¿Hay un total abandono institucional? Y tan solo nos estamos refiriendo a los que viven enmedio de enfrentamientos armados pero que ha pasado con los niños/as huérfanos producto de la pandemia, ¿dónde están?

La Convención de los Derechos del Niño, que reconoce los derechos civiles, económicos, políticos, sociales y culturales de la infancia, establece que ningún menor de 15 años de edad deberá participar directamente en hostilidades o ser reclutado por las fuerzas armadas. Todos los niños afectados por conflictos armados tienen derecho a recibir protección y cuidados especiales.

Los niños, niñas y adolescentes mexicanos como los de Ucrania y todos los países del mundo son sujetos y sujetas de derechos, los Estados deben crear las oportunidades para su desarrollo.

En México, ¿se han generado programas especiales para su protección en las entidades federativas en conflicto armado? ¿Hay ayuda inmediata para los niños y niñas y para las

familias necesitadas y atención psicosocial a los niños traumatizados por la inseguridad crónica? Sin duda más dudas que certezas.

La única certeza es que muchos niños y niñas mexicanos víctimas de los conflictos armados en los que se encuentran muchos Estados de la República por delincuencia organizada, no pudieron festejar el “Día del Niño.”

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @rgolmedo Palabra de Mujer Atlixco rociogarciaolmedo.com
25 de abril de 2022

Palabra de Mujer

No podía ser más certera esta frase dicha por el Secretario de Seguridad Pública de Nuevo León ante el feminicidio de Debanhi, que refleja la muy cruda realidad de lo que sucede en los gobiernos, en las instituciones de investigación del delito, en las de administración de justicia, en la sociedad misma.

Datos oficiales reflejan que el feminicidio en México ha tenido un incremento del 137% y ante ello, no hay una estrategia de Estado para enfrentarlo, tampoco hay seriedad en el manejo de casos por parte de las instituciones, construyen juicios de valor, prejuzgan, minimizan hechos, y el miedo, el temor de las familias, crece día con día.

Las violencias contra mujeres y niñas por supuesto que no son nuevas, como no lo es tampoco ese machismo toxico que genera las mayores atrocidades de que es capaz un ser humano.

En la década de los 90as se vivió una ola de violencia, que puso en la mira a Ciudad Juárez, incluso de organismos internacionales; en aquella época se documentaron más de 700 asesinatos violentos de mujeres, con evidencias de violencia sexual. Hoy nos enfrentamos a un doloroso y exponencial crecimiento ya no solo de asesinatos, también de desapariciones de niñas y mujeres, entre 9 y 11 mujeres asesinadas diariamente y en promedio 6 mujeres y niñas desaparecidas.

En respuesta “En todos los estados hay hechos lamentables. En casi todos…” dijo el presidente López Obrador hace unos días, declaración que sin duda es la evidencia de la normalización de este grave problema, lo desalentador es, que sea en voz de la mismísima persona que debiera generar las condiciones para enfrentar esta terrible realidad, para prevenirla, para atenderla -como lo obliga la normativa- con el propósito de no permitir esas “fallas humanas masivas” que está visto, empiezan desde él mismo.

En aquella época -Ciudad Juárez- los tres Poderes reaccionaron, Ruth Zavaleta recientemente hizo un recuento de las acciones que se implementaron: se instalaron comisiones especiales para la investigación (2003), se creó la Fiscalía Especial para la

Atención de Delitos Relacionados con los homicidios de Mujeres en el municipio de Juárez, Chihuahua (2004), se instaló un Observatorio de seguimiento a las acciones de gobierno conformado por organizaciones de la sociedad civil; también, se tipificó el delito de feminicidio, se creó el Instituto Nacional de las Mujeres , se otorgaron recursos, se creó la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y las locales, se creó el protocolo para declarar Alerta de Violencia de Género en los casos donde hubiese incremento de homicidios contra niñas y mujeres, hasta que en el Plan Nacional de Desarrollo (2012-2018) uno de los tres ejes fue la igualdad de género, impulsando tres programas especiales, se fortalece al Conavim, se crea un Sistema de información de datos sobre violencia a nivel nacional y se garantiza la participación política paritaria desde la Constitución y un sinnúmero de compromisos firmados por México en convenciones internacionales.

Hoy, la declaración es: “En todos los estados hay hechos lamentables. En casi todos” Y pareciera que todo lo hecho es ya insuficiente. Los feminicidios crecen y el Estado no está capacitado para garantizar a las mujeres el acceso a una vida sin violencia.

Casos como el de Debanhi pone en evidencia las “fallas humanas masivas” que suceden en todos los Estados de la República. Indignación, desconsuelo, tristeza, preocupación, coraje, impotencia, desesperanza, desaliento, frustración, ante la impunidad, la impericia, la corrupción, la incapacidad, la indiferencia, la negligencia, las trampas, las mentiras.

Por ello el 93.2% de delitos en México no se denuncian (Envipe), de ahí que la información oficial de casos de asesinatos y desapariciones de niñas y mujeres se acercan muy poco a los casos reales que se viven todos los días. Y en la mayoría de las ocasiones los cuerpos de las víctimas son encontrados por la ciudadanía o por familiares, pero no, por las autoridades.

¿El modelo se ha agotado? ¿Se requiere una nueva estrategia inmediata de prevención y de atención? Porque de qué sirve que haya leyes si no se cumplen.

Requerimos entonces que las autoridades todas, hagan su trabajo, que haya investigaciones verdaderamente convincentes porque en la mayoría de las veces dejan más dudas que certezas. Requerimos entonces de un nuevo Pacto Social.

¿Los gobiernos de los tres niveles, las Fiscalías, los jueces, los tribunales, los congresos, los partidos, la sociedad misma, lo entenderán?

¿Debanhi será un caso más como los tantos que nos han conmocionado?

O, será por fin el caso que deje atrás esa clara y muy cruda realidad que se presenta en todos los casos de violencia contra mujeres y niñas, reflejada en la certera frase: “Fallas Humanas Masivas” que se cometen todos los días, en todos los rincones del país.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @rgolmedo Palabra de Mujer Atlixco rociogarciaolmedo.com

02 de mayo de 2022

A finales del siglo XX y principios del XXI las redes sociodigitales han abierto el espacio para el ciudadano común, donde se puede comentar, opinar y conocer otros puntos de vista. Además, incrementaron la libertad de prensa y también de expresión, asegura la profesora Alma Rosa Alva de la Selva, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Respecto a los avances de una sociedad democrática en materia de libertad en medios de comunicación, considera que los hay porque durante décadas, y casi a lo largo de la centuria pasada, estuvo amenazada y coaccionada por poderes políticos y económicos.

De acuerdo con la especialista, ese derecho se ejerce de manera más amplia en los medios digitales –los cuales presentan trayectoria corta– en comparación con los tradicionales, porque en los portales de internet no se está expuesto del mismo modo a las presiones sobre la concesión, como en radio y televisión; es decir, la autorización para transmitir si la línea editorial no complace a ciertos grupos de poder.

“El internet, hasta ahora, se presta más a la libertad, pero en la medida que aumente la comercialización de los espacios de noticias va a haber más presiones de grupos de anunciantes y de grupos políticos”, razón por la cual es previsible que se incremente la censura, alerta Alva de la Selva en ocasión del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

Esta efeméride se conmemora el 3 de mayo por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). La fecha es propicia para evaluar esa garantía a nivel mundial, defender a los medios de comunicación de los ataques a su independencia y rendir homenaje a los periodistas quienes han perdido la vida en el desempeño de su profesión.

Con base en su página web, en 2022 el organismo internacional y la República de Uruguay acogerán la conferencia mundial anual de la efeméride en un formato híbrido desde Punta del Este. Con el lema “Periodismo bajo asedio digital” se debatirá el impacto en la libertad de expresión, la seguridad de los periodistas, el acceso a la información y la privacidad.

Al hacer un balance de los medios digitales, la experta destaca que algunos verifican la información, aunque otros no porque les interesa más la rentabilidad de su espacio y difunden aquella que les da más usuarios y publicidad, por lo que publican noticias volátiles, superficiales o engañosas.

Alva de la Selva enfatiza que el periodismo tradicional se siente amenazado por los digitales y busca nuevos modelos de negocio, por ejemplo vender espacios de información en el ámbito digital, pues tradicionalmente los periódicos se mantienen de la publicidad, y hoy la están perdiendo. Se vive, en este sentido, un periodo de transición, aunque aún es grande la brecha digital, y amplios grupos de la población acceden a las noticias mediante la radio, televisión y periódicos impresos.

La especialista comenta que en México hay más diarios que en países hermanos, pero con bajos tirajes y pocos lectores; en radio la audiencia en el país sigue siendo amplia, con casi 45 por ciento de cobertura nacional; mientras que en televisión también es significativa, pues en la abierta es de 95 a 97 por ciento, de acuerdo con datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones. “En México hay una industria mediática vasta e importante, pero en cuestiones de calidad hay mucho que mejorar”, opina.

Riesgo latente

En la actualidad, numerosas agresiones y asesinatos de periodistas tienen que ver con el crimen organizado. Al trabajar información relacionada con las actividades del narcotráfico, están expuestos y desprotegidos, advierte Alva de la Selva.

Este riesgo se incrementa en estados como Chihuahua, Sinaloa, Tamaulipas, Zacatecas, Guerrero y Michoacán, que son mercados para el negocio del narcotráfico. “En varias zonas del país compañeros del gremio han comentado que hay un ambiente de temor, de mucho miedo ante amenazas que reciben y que se sienten sin protección suficiente”, subraya.

Para la especialista, el temor a los grupos del narcotráfico limita la libertad de prensa. Advierte que mientras en épocas pasadas, como el Porfirismo, el Carrancismo o recientemente la llamada “guerra sucia”, el Estado era el gran censor de los periodistas, hoy son los grupos criminales.

La profesora universitaria sostiene que el gremio ha sido más exigente en los últimos tiempos solamente ante el asedio y asesinatos de sus integrantes. “Ahora hay exigencias de muchos periodistas de manera más patente y visible, pues se han manifestado en contra de que ocurran estos problemas en México; sin embargo, falta todavía una unidad gremial mayor, un gremio más consolidado en esa demanda, más fuerte”, asevera.

En opinión de la académica también falta reforzar algunos instrumentos como el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, que depende de la Secretaría de Gobernación.

Boletín UNAM-DGCS-352/2022

25 de abril de 2022

Como lo comentábamos hace dos semanas en este espacio, la presidencia de Francia se jugaba entre la reelección del actual presidente Emmanuel Macron y Marine Le Pen, ultraderechista, este escenario ya se había dado en 2017 cuando el candidato de La República en Marcha logró imponerse en una segunda vuelta electoral.

De acuerdo con los primeros resultados Macron obtuvo el 58%, una diferencia menor que hace 5 años, cuando logró el 66%. Lo que sin duda habla de un ligero crecimiento de Agrupación Nacional, el partido de ultraderecha.

Mientras que Macron festejó el triunfo con sus simpatizantes en Campo Marte a los pies de la Torre Eiffel, donde afirmó que “A partir de ahora, ya no soy el candidato de un campo, sino el presidente de todos”, por su parte Le Pen, destacó su participación, “Los resultados de hoy ya representan una gran victoria”.

 

Es de destacar la reelección de Macron en una Europa, ya que marca la continuidad de un dirigente europeísta, con una ideología más de centro sin caer en los ismos de la política.

Macron se convirtió en el primero en lograr su reelección desde que en 2002 Jaques Chirac venció al conservador Jean-Marie Le Pen, padre de la candidata Marine Le Pen.

El voto útil que los candidatos de izquierda y derecha habían pedido a sus simpatizantes que favorecieran a Macron fueron vitales para entender su triunfo, sobre todo la mayor parte de los franceses no quieren un gobierno de ultraderecha que los aleje de Francia.

Incluso Macron ha buscado ese liderazgo en Europa que dejó Merkel al alejarse de la política, al ofrecerse como un mediador con Putin para resolver la crisis que se vive en Ucrania.

Una vez con el triunfo y la legitimidad que le otorga su nación, así como las felicitaciones de la mayoría de los líderes europeos, volverá a aparecer en la escena internacional para promocionar su imagen como líder de Europa.

El sistema electoral francés es digno de analizarse, ya que esta reelección es una especia de revocación de mandato, sólo que deja más tiempo en funciones a su presidente para consumar un proyecto de nación con cinco años y que el electorado tenga una opinión sobre su continuidad o no sobre el presidente, el cual sólo podrá repetir en el cargo una sola vez.

René Sánchez Juárez (@rene_froc) es politólogo,sindicalista y catedrático de la BUAP.
next
prev

Hay 698 invitados y un miembro en línea

  • Mino DBlanc