Política
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

14 de abril de 2019


La violencia contra las mujeres se ha convertido en un problema público, de ahí el diseño de políticas públicas, estrategias y mecanismos creados para combatirla.

Se estima que 7 de cada 10 mujeres han sido víctimas de alguno de los tipos de violencias, incluso la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relación en los Hogares (ENDIREH), se diseñó con la finalidad de captar distintos tipos de violencias en contra de las mujeres al interior de sus hogares: física, sexual, psicológica, económica.

Estas violencias han evolucionado y nos enfrentamos además, a una violencia extrema que se ejerce en contra de las mujeres: la violencia feminicida. De ahí su impulso para la tipificación como delito -feminicidio- en la normativa federal (2007) y en la de los estados de la República. Puebla después de muchas presiones sociales, lo tipifica como delito grave en el año 2012.

Junto a esta tipificación y a efecto de ir atendiendo íntegramente este problema social, en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, se incluye una acción para apoyar a los estados de la República, cuando sea identificado un territorio en situación de emergencia que vulnere la seguridad y la vida de las mujeres, la posibilidad de emitir vía la Secretaría de Gobernación una Declaratoria de “Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres”.

Justamente las cifras alarmantes de asesinatos de mujeres en algunas zonas del estado poblano, fue lo que motivó a diversas organizaciones civiles a solicitar esta Declaratoria para Puebla al Gobierno Federal desde hace casi tres años.

Así el pasado 8 de abril, para 50 municipios del estado de Puebla fue emitida esta Declaratoria, que contempla 45 Recomendaciones y plantea de arranque -en el escrito ampliamente difundido- la obligación del Gobierno del Estado para enviar un mensaje a la ciudadanía vía el titular del Ejecutivo Estatal, de “cero tolerancia ante la comisión de conductas violentas en contra de las mujeres y niñas”.

De esta manera se trata ahora de implementar este mecanismo de protección para que coordinadamente los tres niveles de gobierno, federal, estatal y municipal diseñen políticas públicas y acciones de gobierno para poner en marcha, la serie de medidas que el propio documento enumera: medidas de prevención, de seguridad y de justicia, con el objetivo de prevenir, atender, sancionar y erradicar la diversidad de conductas de violencias que se ejercen contra las mujeres.

Se trata así de enfrentar los factores que influyen en la violencia relativos al generador, a la víctima y a los contextos familiar y sociocultural donde se producen, así como los factores que están relacionados con la violencia en las relaciones de pareja: individuales, relacionales y contextuales. (A. Hernando, 2007); pero también se trata de combatir frontalmente los patrones de violencia que desde las instituciones se presentan: falta de respuesta, falta de debida diligencia e investigación, denegación de acceso a la justicia y falta adecuada de reparación del daño (CIDH, 2009)
Todas estas políticas públicas y acciones que desde el gobierno se implementen no darán resultados integrales sin la participación de la sociedad en su conjunto y considero de enorme importancia concientizar y continuar sensibilizando a los hombres a repensar sus masculinidades.

¿Qué hace que reproduzcan consciente o inconscientemente conductas violentas contra mujeres?

¿Cómo sus machismos los ha lastimado también y ha destruido su masculinidad?

De ahí que el plan de contingencia que representa la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres deberá incluir un apartado que permita visibilizar como escribió Emiliano Monge que “el machismo, la misoginia y las diversas formas de violencia, buscan aprovecharse, someter, humillar, utilizar, usufructuar, cosificar, reducir o nulificar a las mujeres que pueden ser sus madres, sus hermanas, sus hijas, sus parejas, sus amigas, sus compañeras de trabajo o sus conocidas” (El País, 12/04/2019).

 

Rocío García Olmedo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Palabra de Mujer Atlixco
@rgolmedo
rociogarciaolmedo.blogspot.mx

 

Muchas estrategias se han diseñado desde las instituciones de gobierno, como desde las organizaciones civiles y sociales para tratar de reducir las barreras y los obstáculos que imposibilitan a las mujeres su desarrollo y la plena garantía de sus derechos.

 

Estas estrategias, han aportado sin duda, una mayor sensibilización, visibilización y desnaturalización de las distintas manifestaciones que todavía se presentan. Sin embargo, todavía hay que seguir impulsando acciones que permitan reducir esas enormes barreras a las que todavía se enfrentan muchas mujeres.

 

En los últimos 40 años se ha incrementado la inserción de mujeres en el ámbito laboral, esto ha ido permitiendo su autonomía económica, pero sin que haya traído aparejado una igualdad real, no sólo en las condiciones de trabajo, sino fundamentalmente en el reparto de las obligaciones domésticas y de cuidados que realizan en sus hogares, provocando esas dobles y triples jornadas que desempeñamos las mujeres y que evidencia las condiciones de desigualdad más enraizadas entre hombres y mujeres. Ha sido documentado por ejemplo que las mujeres trabajamos más horas a la semana que los hombres, justamente en razón de este trabajo no remunerado.

 

Otra barrera que viene aparejada a lo anterior a la que se enfrentan muchas mujeres para poder acceder a un trabajo remunerado es, la violencia de género, que no es cosa menor cuando se reconoce que los costos sociales y económicos de este problema son enormes y repercuten en toda la sociedad y que en los últimos años en México ha ido en incremento.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado que un mecanismo que permite acercarse a erradicar la discriminación y violencia contra las mujeres es mejorar el acceso de las mujeres a un empleo remunerado, es decir impulsar su empoderamiento económico, sin embargo, para lograrlo es necesario atender que en muchas ocasiones las mujeres se ven obligadas a abandonar su trabajo, derivado de la violencia en su contra. Ello impide y lo saben bien, quienes han pasado por esta experiencia traumática, a conseguir un empleo, con la consecuente pérdida de un ingreso para sus familias o que busquen empleos

 

informales en los que no tienen acceso a prestaciones de salud, guarderías u otros beneficios que marca la Ley.

 

Por ello la necesidad de continuar construyendo acciones afirmativas para que accedan a programas de fomento al empleo formal y así impulsar su empoderamiento económico, coadyuvando a la eliminación de la violencia y a eliminar el acoso y hostigamiento sexual así como todos los tipos y modalidades de violencia contra las mujeres.

 

De ahí que coordinadamente con el Instituto Poblano de las Mujeres y su Consejo Consultivo, y considerando que el sector privado siempre ha dado muestras de solidaridad a las causas más apremiantes de la sociedad; así como las empresas ya gozan de estímulos fiscales para quienes contraten a personas con discapacidad o a adultos mayores; he presentado una Iniciativa a la Ley de Ingresos del Estado de Puebla del 2019 y para los subsecuentes ejercicios fiscales, que permita otorgar un estímulo fiscal del 50 por ciento en la deducción del pago del impuesto sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal para las personas físicas y morales que contraten en su plantilla laboral a mujeres víctimas de violencia que cuenten con una sentencia de autoridad competente derivada de delitos que impliquen violencia contra las mujeres.

 

Continuar generando acciones afirmativas y construyendo políticas públicas que procuren acortar la brecha de género es el objetivo. Incrementar la inserción de mujeres en el ámbito laboral no sólo para alcanzar su autonomía económica que les permita un trabajo remunerado que les otorgue beneficios, sino fundamentalmente para ayudar a mujeres en situación de violencia, es el reto que podremos lograr sumando esfuerzos para reducir las barreras y los obstáculos que imposibilitan a las mujeres su desarrollo y la plena garantía de sus derechos: legisladores/as, gobierno y sector privado.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

@rgolmedo

 

Palabra de Mujer Atlixco

 

rociogarciaolmedo.blospot.mx

 

 

Pues como se había predicho y se dejó ver en nuestra entidad, en lo que se refiere a Seguridad Pública en el orden estatal y municipal, están como ¡La yunta del tío Silao… Tan Buey el Pinto como el colorao¡

Y decimos esto, pues en menos de dos meses, en el caso de la Seguridad Pública Estatal, el saliente Fernando Rosales dio al traste con su supuesta experiencia en el tema, en menos de que se los cuento, se hizo odiar por toda la institución policial y la comunidad pues, en cuanto a resultados nada de nada.

Ahora toca la estafeta, a un policía poblano, que estamos seguros compondrá los destrozos que de lo que había llevado a cabo, este personaje resultado de un gran nepotismo en la fiscalía en la administración pasada al mando de Carranca Bourguet, salió de la nada y seguramente ahí regresara, eso si con grandes ganancias.

En cuanto al municipio, ni cómo ayudarles, mejor que Dios les bendiga y de nosotros no se olvide, pues con el otro espécimen del mismo apellido Rosales, la seguridad va de picada en nuestra entidad, a beneplácito y desinterés de la edil del municipio, que ahora, resulta que en lugar de ver por los problemas de nuestra ciudad, simple y sencillamente se va de viajecito al viejo continente, no importando lo que pase en esta ciudad.

En fin, que ahora y después del buen trabajo que se estaba haciendo con Morales Rodríguez, toca la oportunidad a Manuel Alonso García, de enderezar el barco que los famosos “Rosales” dejaron a punto del pique, tanto en el Estado como en el Municipio, en donde la aprendiz de todo y maestra de nada, la pequeña Lulú, se dedicó a destrozar los logros que en el municipio se habían tenido, con reconocimiento del orden local, y nacional.

Total, que, no obstante, eso, ahora una de las obligaciones de Manuel Alonso será la de corregirle la tarea a éste personaje de gris figura, de tal suerte que llega a tratar de salvar la nave José Tlachi, un experimentado elemento en la Seguridad Pública, sobre todo en nuestra entidad y que toma la estafeta que dejara el Doctor Humberto Rivera al ser llamada como subsecretario en el Estado.

Que les puedo decir, nuestra seguridad pende de unos pequeños alfileres, y estos ni siquiera están bien puestos, mismos que no se han caído, por que aún se tienen viejos y buenos policías en nuestra entidad, así como jóvenes y talentoso que quieren a nuestra Puebla querida y respetan a su comunidad, que no importando todos los destrozos que esta famosos dupla hicieran en esta amada tierra, seguramente sacarán la casta y una vez más como muchas otras, nuestra Policía, devolverá la tranquilidad a nuestro terruño.

Y por otro lado, le queda un poco de vergüenza a la advenediza que cobra sin merecerlo, después de dañar a nuestra entidad y de ser la culpable de tantas bajas por su manejo dudoso del modelo de control y confianza en nuestra entidad, y que además, tiene el cinismo de invitar a que regresen a ayudarle a aquellos a los que ella misma dio de baja, entonces, seguramente tendrá que renunciar y dedicarse a engañar personas en otro lugar que no sea el servicio público, mismo del que ha vivido, que tanto ha sacado y del que en su mayoría de tiempo ha abusado cual pez parásito pegado a un tiburón…

¿O no?

Juzgue Usted Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Guillermo Alberto Hidalgo Vigueras.

Un destacado personaje de la denominada cuarta transformación (4T) ha señalado que a los legisladores les asiste el deber de darle forma jurídica al Estado y eso incluye hacer reformas de gran calado y ello pasa por pensar en satisfacer las preocupaciones más sentidas de la población.

Y eso es justamente lo que hemos procurado las mujeres desde hace muchas décadas, en que iniciaron una revolución pacífica por la conquista de nuestros derechos, que continúa hoy más que nunca.

Poco a poco se fue incorporando en nuestra Carta Magna, así como en leyes secundarias y en las normativas estatales, derechos fundamentales: a votar, a ser electas, a la salud en general y a la salud sexual y reproductiva, a la educación, al acceso a la justicia…a nuestros derechos humanos.

En estas normativas, ya en la etapa contemporánea, se incluyó el Principio de Progresividad, “que implica tanto gradualidad como progreso. La gradualidad referida a que generalmente, la efectividad de los derechos humanos no se logra de manera inmediata, sino que conlleva todo un proceso que supone definir metas a corto, mediano y largo plazos. Por su parte, el progreso que implica que el disfrute de los derechos siempre debe mejorar. (…) De manera que el Principio de Progresividad exige a todas las autoridades del Estado Mexicano, en el ámbito de su competencia incrementar el grado de tutela en la promoción, respeto, protección y garantía de los derechos humanos, y también les impide, en virtud de su expresión de no regresividad, adoptar medidas que sin plena justificación constitucional disminuyan el nivel de protección a los derechos humanos de quienes se someten al orden jurídico del Estado mexicano. (2010361. 2a. CXXVII/2015 (10a.). Segunda Sala. Décima Época. Gaceta del Semanario Judicial de la Federación. Libro 24, Noviembre de 2015, Pág. 1298.)

Por ello, de la más alta preocupación los escenarios nada alentadores que observamos en relación no sólo al desinterés de atender los temas de mujeres, sino que vislumbramos retrocesos.

Recuerdan cuando en la campaña política conocimos de los compromisos del hoy Ejecutivo federal vía el “Femsplaining” ahí señalaba que tenían una agenda para mejorar las condiciones de vida de las mujeres.

Lo que hemos visto es que se intentó eliminar el anexo 13 del Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 (PEF2019), el programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en la Entidades Federativas (Paimef), el Programa de Coinversión Social, y muchos otros tuvieron recortes sustantivos.

Uno de ellos, actualmente está en el debate nacional, se trata del Programa de Estancia Infantiles que tiene una reducción de más de la mitad de los recursos públicos, en perjuicio de niños y niñas, madres y padres que utilizan este servicio, así como de miles de mujeres que son las responsables de estas estancias.

Tan sólo en Puebla, hay 502 estancias infantiles, en Puebla capital 228, al interior del Estado 284 distribuidas en 79 municipios, 502 personas responsables y 2 200 asistentes.

18, 340 niñas y niños acuden a las estancias y 17 mil padres y madres de familias, corren el riesgo de quedarse sin este servicio.

¿Sabían ustedes que este programa ampara con el doble de beca que es de 950 pesos a niños y niñas con discapacidad y que estas estancias avalan el primer año de preescolar? ¿Que son supervisadas permanentemente por protección civil, que son capacitadas periódicamente las personas que atienden a las/os niños, que tienen una alimentación balanceada?

Si como han argumentado muchas voces, el gobierno federal actual encontró irregularidades y malos manejos, bien se podría haber iniciado los procedimientos penales pero no reducir recursos, a un programa que ha dado certezas de atención a hijos/as de miles de mujeres mientras salen a trabajar, se les olvidó que casi el 30% de los hogares en México tienen jefatura femenina.

Si se quiere deconstruir la política social como la conocemos hasta ahora, me parece que primero tienen que asegurarse de crear una mejor, ya que no se justifica terminar así, con

un sistema de cuidado de menores que beneficia a miles de familias en el país y específicamente en Puebla.

Y qué decir de las reducciones de recursos al INEGI que no podrá realizar los diferentes análisis, ni generar estadísticas o encuestas que han servido tanto y son tan necesarias para el diseño de política pública justamente para atender las diversas desigualdades que existen en nuestro país en todos los rubros, y por supuesto las específicas que se han diseñado a favor de las mujeres.

O qué tal lo que hemos escuchado en relación a las personas que cometen delitos y crímenes de odio en contra de las mujeres. Muchos especialistas han señalado que no pueden atenderse con mensajes de “moralización pública” en los que nuevamente la responsabilidad recae en las mujeres-madres para que eviten “hijos delincuentes”.

Pensamos que para enfrentar las violencias políticas en contra de las mujeres, lo que se requiere es una mejora constante en los procesos institucionales para investigar, perseguir, procurar y administrar justicia. Bien ha señalado el gobierno de la Ciudad de México, es imprescindible que se entienda que se trata de un problema sobre todo, de justicia, y por ello ofrecen cero tolerancias al abuso y violencia de género. ¿Podríamos exigirlo para Puebla?

Sin duda para todo ello se requiere de voluntad política y de entender con claridad los mecanismos y el enfoque que ha tenido y tiene cada una de las reformas que han permitido dar forma jurídica al Estado para satisfacer las preocupaciones más sentidas de la población por la vía del diseño de políticas públicas, eso es justamente lo que hemos procurado las mujeres desde hace muchas décadas, en esta revolución pacífica por la conquista de nuestros derechos, por eso es importante recordar que esa 4T no podrá darse si no se garantizan los derechos de las mujeres, porque de lo que se trata es de poner atención para corregir desigualdades.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@rgolmedo

Palabra de Mujer Atlixco

Rociogarciaolmedo.blogspot.com

 

 

Leer es una necesidad fundamental para el desarrollo de una sociedad que tiene un poco más de 8 años de escolaridad y en la que, menos de 20 de cada 100 niños que se inscriben a primaria en México llegan a la universidad.

”Si no cuentas con un mentor, apóyate en los libros”, es un consejo común. He comprobado que la mayoría de los aspectos de la vida ya están en los libros, el problema es que cada uno de ellos sólo tiene una mínima parte; entonces, hay que leer muchos libros para encontrar todo. Y no hay todavía un manual de la vida, porque cada vida, cada persona, es diferente.

Lectura y escritura, aprender lo más posible de matemáticas y saber dónde está la información, son los elementos básicos indiscutibles para el desarrollo personal. No hay que olvidar que más de 30 millones de mexicanos mayores de 15 años no tienen educación básica, son los que no saben leer ni escribir y los que no tienen la secundaria terminada.

Aprender a escuchar, saber comunicarse, fortalecer la personalidad y el carácter, así como identificar y desarrollar los talentos dominantes complementan la formación del ser humano. Varios de estos aspectos están olvidados en el sistema educativo nacional.

Por eso me parece trascendente que el Gobierno de México haya establecido una “Estrategia Nacional de Lectura”, de la que destaco el apoyo que el Fondo de Cultura Económica dará para producir libros gratuitos y la invitación a las empresas editoriales para que bajen los precios de éstos.

Y como mexicano comprometido con el desarrollo social, de forma inmediata me he sumado a apoyar esta importante estrategia. Para ello, previamente, a finales del año pasado, puse mi modesto legado editorial a disposición de las 34 mil 400 bibliotecas que integran la Red Nacional de Bibliotecas Públicas de la Secretaría de Cultura. Este acervo consta de 15 publicaciones electrónicas, disponibles para su consulta en la página www,jimenezmerino.com.mx

Entre los títulos más importantes destacan: Agua para el desarrollo, Guías Básicas de Asistencia Técnica para el Desarrollo Rural, Plantas y Productos Medicinales del Estado de Puebla, Planes de Desarrollo Ejidal de Puebla y Cultura Básica para el cuidado y manejo del Agua.

De la misma forma, compartí estas publicaciones con la Universidad Autónoma Chapingo, el Sistema de Universidades Estatales de Oaxaca, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, la Dirección General de Educación Tecnológica Agropecuaria, SEP y con todas las bibliotecas del Estado de Puebla a través de sus presidentes municipales.

Mi experiencia en la lectura de libros pasó por leer libros completos, que me consumían mucho tiempo; después, sólo por leer algunos capítulos de interés; siguió solo leer los resúmenes de los capítulos y, finalmente, por leer únicamente el resumen o las conclusiones del libro o artículos de revistas para profundizar solo en lo considerado más útil.

Hoy creo que para fomentar la lectura es necesario formar grupos de amigos y aprovechar los grupos escolares, pedir a cada uno la lectura de un libro para que después haga un resumen ante todo el grupo. Por economía y por tiempo, esta puede ser una forma viable.

Es necesario que las temáticas sean de interés para el grupo de acuerdo a inclinaciones personales y a la problemática de cada región del país. Se sugiere que en la Estrategia Nacional se invite también a los escritores y a las editoriales a crear documentos más accesibles al público como manuales o revistas ilustradas de mayor comprensión. Es necesario abordar los grandes problemas nacionales y sus soluciones.

En las bibliotecas universitarias existe una gran cantidad de información derivada de investigaciones, que no se ha traducido al “cristiano”, es decir no se ha puesto en lenguaje que permita su uso por el público. Hay tecnología que no se ha transferido a los usuarios y, a lo mucho, ha sido publicada en revistas con arbitraje en el extranjero porque así lo exige la regla de permanencia en los programas de estímulos económicos al investigador.

Una de mis equivocaciones fue leer inicialmente muchos libros técnicos. Me parece que hay que empezar con temas de motivación, conocimiento personal y superación, liderazgo y todo aquello que ayude a decidir un destino con bases e información adecuada. Muchos decidimos, y las actuales generaciones siguen decidiendo su destino sin ningún conocimiento de sí mismos. La técnica y la tecnología se consiguen. La motivación y la decisión de qué hacer de tu vida, vienen de tu interior.

La lectura nos abre un gran camino para conocer el mundo y leer nos hace cada vez mejores individuos para contribuir a un mayor nivel de vida para nosotros y para nuestros semejantes.

 

Alberto Jiménez Merino

Ex Rector de la Universidad Autónoma Chapingo

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 448 invitados y ningún miembro en línea