Política
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

Una, la que presenta logros pero son imperceptibles; la otra, la que se siente agraviada.

Una, la que considera que la economía está muy fuerte; la otra que señala estancamiento.

Una, que habla de austeridad; la otra de subejercicios.

Una, que dice que todo ha cambiado; la otra que dice todo sigue igual.

Todas, -aunque no lo reconozca una- preocupadas por la forma como se ha conducido el país.

Incertidumbre y polarización, es el ambiente en el que se presentó el uno de diciembre el primer informe de gobierno del presidente López Obrador.

Misma fecha en que se conmemora el Día Mundial de la lucha contra el SIDA, en el marco de los #16 Días de Activismo que iniciaron el pasado 25 de noviembre Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres y que concluirán el 10 de diciembre Día de los Derechos Humanos.

En lo que todas/os coincidimos es, en esa enorme preocupación que día a día aumenta al ver la impunidad que existe ante la crisis de inseguridad que vivimos.

Hemos visto cómo ésta imparable inseguridad, lo mismo toca a ciudadanos/as, que a familias enteras, a niños y niñas inocentes y a mujeres.

Todos los días, todo tipo de violencias en contra de las mujeres, el número de feminicidios se incrementa y pareciera que el Estado no encuentra la forma de detenerlo.

Si algo ha logrado empoderarse es justamente la delincuencia porque la impunidad está presente.

¿Cómo poder avanzar en la eliminación de las violencias contra las mujeres, si dejamos de atender la prevención de la violencia al interior de las familias? Puebla ocupa uno de los primeros lugares en violencia familiar.

¿Cómo poder avanzar en la eliminación de las violencias contra las mujeres, si no se crean oportunidades de trabajo y servicios?

¿Cómo poder avanzar en la eliminación de las violencias contra las mujeres, si pareciera que seguimos sin entender que es un problema integral que requiere soluciones integrales?

¿Cómo hacerlo si quienes son responsables de implementarlo, no asumen sus responsabilidades?

Y todavía escuchamos preguntar justamente a quienes acaban de perder a manos de la delincuencia muchos miembros de sus familias que, ¿de qué lado están? Inconcebible. Increíble, cuando el lado del que debiéramos estar todas/os es en contra de la delincuencia.

Me recordó tanto aquella frase que en Puebla conocimos muy bien y que pareciera en muchos momentos que intenta volver “el que no está conmigo…está contra mí”.

Qué erróneo enfoque para un país que está cumpliendo un año en el que todas las mañanas se ha venido construyendo, día con día, un proceso de polarización…

Se cumple el primer año de gobierno, el tiempo que pidió el presidente López Obrador para que todo cambiara porque iniciaba esa tan mencionada cuarta transformación.

A un año, nos pide un año más. Veremos entonces cómo evolucionarán esas dos caras, esas percepciones, esas divisiones provocadas y esa terrible polarización que avanza.

Esperemos a ver qué nos pide los próximos cinco años.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Palabra de Mujer Atlixco

@rgolmedo

rociogarciaolmedo.com

Columna Un Nuevo Comienzo

 

 

La plantación de cedro rojo y caoba se realizó en Puebla en el año 2001, como respuesta a la escasez de estas maderas finas y como respuesta a la necesidad de diversificar y capitalizar la producción agrícola en la Sierra Nororiente.

Más de 650 hectáreas de estas especies se plantaron en los municipios de Hueytamalco, Ayotoxco, Acateno, Tenampulco y Jonotla. Es actualmente un proyecto exitoso que desde el 2016 empezó a dar frutos al cosecharse los primeros árboles.

Varias lecciones se han aprendido de este proyecto. La primera, es que sólo funciona lo que la gente pide, lo que la gente solicita. Este proyecto fue encabezado y gestionado por Teresa Arriaga Mora, Presidenta Municipal y Diputada Local de la región. Otra lección es que el periodo de maduración del proyecto forestal cedro-caoba requiere por lo menos 15 años para empezar a generar ingresos. Los campesinos y pequeños productores necesitan de recursos para aguantar este tiempo, sin abandonar los cultivos que practican para su seguridad alimentaria, la asociación de cultivos y árboles es muy necesaria.

El desarrollo de las plantas que nacieron por semilla entre los árboles plantados fue un 30 por ciento superior en grosor a los 16 años, más que los utilizados de vivero con una edad de 2 años. Ese año, 2000, también se promovieron en Puebla los primeros bosques de árboles de navidad en las zonas templadas. Para 2005 ya hubo la primera Feria del Árbol del Navidad.

El proyecto cedro-caoba, consolidó la cultura de reforestación con especies de alto valor en la Sierra Nororiente.

En ese mismo año inició el proyecto de plantación de Bosques de Bambú al conocerse las bondades de la planta del Milenio, después del desbordamiento del Río Apulco con motivo de las lluvias de 1999 en la Sierra Norte de Puebla. Poblanos innovadores como Amado Martínez de Hueytamalco, establecieron el primer Bosque de Bambú en Puebla y con el apoyo de organizaciones como TOSEPAN y Esperanza del Mañana, se impulsó la adopción regional y el desarrollo de una industria que va creciendo en nuestro estado.

Las crisis recurrentes del café han obligado a buscar otras opciones productivas. En el mismo año 2000 se empezó con la plantación de lichi y pimienta, como árboles

de gran importancia para la economía; en ambos casos, estos proyectos nacieron de la gente, y al ser éste su origen, el éxito tiene mayor posibilidad.

Hoy emergen con grandes expectativas proyectos de hule, guanábana y cacao en esta región de la Sierra Nororiente.

En la Sierra Negra la reforestación impulsada por la Secretaría del Medio Ambiente Estatal, entre el 2005 y el 2011, sigue creciendo y muestra un panorama de transformación con los bosques de pino que ya tienen entre 8 y 14 años.

Y, en la Mixteca, desde el año 2000 se empezó a promover la plantación de Maguey Mezcalero como respuesta a la necesidad de abastecer la materia prima para la producción de mezcal y reducir el impacto negativo del excesivo aprovechamiento del maguey silvestre, que amenazaba con un mayor deterioro ambiental.

En la misma región y en el mismo periodo se empezó a impulsar la pitahaya que hoy cuenta con importantes plantaciones y presencia en mercados locales, que junto a la pitaya de mayo, son una gran opción para regiones cálido-secas de nuestro estado.

Asimismo, en el 2005 se inició un ambicioso proyecto de fomento al cultivo del aguacate en Atlixco-Tianguismanalco-Huaquechula y otras 4 regiones de Puebla (Chichiquila, Teziutlán, Zacapala y Zacatlán),mismas que hoy están dando frutos para beneficio de muchos poblanos.

Árboles y plantas como el cedro rojo, la caoba, el bambú, pinos de navidad, maguey mezcalero, maguey pulquero, lichi, pimienta, pinos forestales, cacao, guanábana, pitahaya, pitaya y aguacate son parte de una gran historia de desarrollo en Puebla y la prueba de que sembrar vida puede ser, bien aplicado, la gran posibilidad de transformar las condiciones económicas de la gente.

Lamentablemente los gobiernos que precedieron al 2011 dejaron de apoyar estas iniciativas y, recientemente los pretenden plantear desde el gobierno federal como si nunca se hubieran hecho. Las transformaciones las hace la gente, para ello escuchar y revisar lo realizado es fundamental.

Hay que seguir sembrando, siempre sembrado en favor de Puebla y México.

 

Alberto Jiménez Merino

Director Centro de Innovaciones Agroalimentarias y

Tecnológicas (CIAT) Puebla

El día 25 de noviembre desde hace 20 años es designado oficialmente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.

A partir de ese día, inician #16días de activismo que concluyen el 10 de diciembre Día de los Derechos Humanos, en los que personas y organizaciones de todo el mundo utilizan su estrategia organizativa para promover la prevención y eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas.

Todas/os debemos recordamos que esta fecha fue elegida en conmemoración del brutal asesinato de las tres hermanas Mirabal en 1960, activistas políticas de la República Dominicana, por orden del entonces gobernante dominicano Rafael Trujillo, del que eran opositoras.

Hecho que sin duda visibilizó la violencia que sufren las mujeres, que adopta diversas formas y puede presentarse en el ámbito de lo político, pero también, en todos los ambientes de la vida de las mujeres desde la calle, el trabajo y fundamentalmente en sus hogares.

La campaña Únete para este año 2019 tiene como tema “Pinta el mundo de Naranja: Generación Igualdad condena la violación” convocatoria oportuna derivado de que por lo menos en nuestro país, 19 de las 32 entidades federativas (56%) tienen declaración de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVG).

Ello habla de la urgencia de unir fuerzas para abordar esto que se ha convertido no sólo en una pandemia nacional o estatal, sino también mundial.

Sabemos que las cifras exactas de violaciones y agresiones sexuales son sumamente difíciles de confirmar, derivado de varias causas: la impunidad con las que cuentan los agresores, el estigma que sufren las sobrevivientes en sus comunidades si se conoce que fueron violadas y el silencio que sigue a la agresión.

Aun así, en datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) se menciona que en 2019 han sido asesinadas 2 mil 173 mujeres, 563 de los cuales fueron feminicidios y 1 mil 610 homicidios dolosos.

Cifras oficiales sitúan al estado de Puebla en el tercer lugar nacional en feminicidios, 7 de cada 10 mujeres de 15 años y más han sufrido alguno de los tipos de violencias, de las cuales 44.3% ha sido por parte de su esposo, pareja o novio a lo largo de su relación. Esto se agudiza si se casaron o unieron antes de los 18 años (50.6%), cuando lo hacen después de los 25 años se reduce al 41.2%.

El estado de Puebla ocupa el tercer lugar nacional en registrar más llamadas de emergencia al 911 relacionadas con incidentes violentos hacia las mujeres, después de la Ciudad de México y Jalisco, siendo la violencia ejercida por la pareja y violencia familiar los auxilios más frecuentes.

El 8 de abril pasado el gobierno federal emite al estado de Puebla Declaratoria de Alerta de Violencia por razón de género en contra de mujeres que toca a 50 municipios que representa el 71.20% del total de población.

La violencia es un fenómeno predecible, ya lo han demostrado diversos estudios e investigaciones, por lo tanto es prevenible. Si atendemos a las evidencias que existen por ejemplo en el uso de servicios médicos de urgencias o de primer nivel podemos identificar el problema de fondo que se enmascara y con ello reducir sus consecuencias, lo mismo puede suceder en las escuelas para detectar violencia en contra de las niñas.

De ahí la importancia de diseñar políticas públicas para la implementación de acciones para la identificación temprana de la violencias en contra de mujeres y niñas.

Para que verdaderamente todo cambie, el llamado a unir fuerzas para abordar esta grave problemática es para todos/as. Todas las instituciones del Poder Ejecutivo, del Poder

Judicial y los municipios de manera transversal, todas las familias y la ciudadanía en general corresponsablemente, para influir de manera efectiva en su contención para su eliminación.

#16días en los que todas/os podemos concientizar y sensibilizarnos para avanzar en el compromiso de que para alcanzar una vida libre de violencia es necesario incidir -como bien se ha dicho- en todos los determinantes sociales.

rociog@prodigynetmx

Palabra de Mujer Atlixco

@rgolmedo

rociogarciaolmedo. com

Columna Un Nuevo Comienzo

 

 

Entre los grandes problemas nacionales podemos incluir la pobreza y desigualdad en la que viven casi dos tercios de la población mexicana.

Además, existen también grandes problemas de deterioro ambiental, aguas residuales, escasez de agua, residuos sólidos, ríos sucios y erosión del suelo que genera fuertes pérdidas de productividad agroalimentaria.

Pero también son significativos los problemas de salud como el sobrepeso y la obesidad, el cáncer, la diabetes y sus enfermedades asociadas que demandan importantes sumas en el presupuesto nacional.

Y, aunado a todo lo anterior, el mayor de todos los problemas es la inseguridad pública, en mucho, consecuencia de los preocupantes niveles de pobreza y desigualdad, así como de la ausencia de una educación que no prepara a la gente para la vida y el trabajo, una educación en la que los principales problemas y necesidades de las familias no se están incluyendo en los contenidos curriculares.

Todos estos problemas ya los eran desde hace décadas. No aparecieron en el 2018. En los últimos sexenios se han incrementado, lamentablemente, y no han distinguido colores partidistas; al revisar lo que han hecho todos los gobiernos no se encuentra a uno que en verdad haya trascendido.

Los grandes problemas nacionales no fueron creados en el sexenio de Morena, no son culpa de la administración que encabeza este partido. Los problemas ya estaban cuando llegaron, incluso algunos, como la inseguridad, se acrecentaron en los tres últimos sexenios.

Morena no es culpable de la pobreza ni de la inseguridad pública que tanto lastima la convivencia, la economía y, sobre todo, la tranquilidad de las familias.

Lo que amplios sectores cuestionan es el incumplimiento de promesas hechas a la ligera, sin ningún sustento ni conocimiento, utilizadas sólo para ganar la voluntad popular y, muchos de estos grupos han manifestado arrepentimiento prematuro.

No ha bajado la gasolina y no se ve para cuando pueda ocurrir, la inseguridad pública no se ha revertido. Se ha perdido mucho tiempo en echarle la culpa a administraciones pasadas y también se ha polarizado a la sociedad clasificándola entre “fifís” y “chairos”.

Por la forma en que ha conducido la administración, se observa un desmantelamiento de instituciones en nombre de la austeridad. Despedir personal que ha costado años formar y reducir los sueldos sólo conducen a parálisis de las instancias encargadas de atender los problemas de los ciudadanos.

La aplicación clientelar del presupuesto privilegiando programas de carácter asistencial que, está probado, no desarrollan a la gente en detrimento del fomento productivo que permita generar riqueza, es una prueba del desconocimiento del problema o de la falta de interés de resolver lo que tanto se ha criticado.

La reducción del presupuesto destinado al campo que en 2019 bajó de 82 mil millones de pesos a sólo 66 mil millones, y en 2020 a 46 mil millones, muestra un desconocimiento extremo de las necesidades del sector agroalimentario en materia de servicios técnicos, sanidad, de inocuidad, mecanización y tecnificación, acopio y comercialización. No obstante a la nueva banca propuesta, el problema persiste.

Por este y varios casos de abandono presupuestal y ausencia de fondo en los grandes problemas es que me atrevo a señalar que Morena no es culpable de éstos, pero es responsable y no se ve la voluntad para asumir su responsabilidad histórica.

 

Alberto Jiménez Merino

Director Centro de Innovaciones Agroalimentarias

y Tecnológicas (CIAT) Puebla

Las mujeres desde todas las trincheras, como ha sido a lo largo de la construcción de nuestro país, hemos estado presentes.

Ejemplo de ello es un capítulo de nuestra historia poblana, que nos permite continuar reivindicando el papel de las mujeres revolucionarias en el movimiento social de 1910: el episodio protagonizado por Doña Carmen Serdán Alatriste, que por fortuna muchos/as historiadoras y escritoras han rescatado y que hoy, con motivo del 109 aniversario del inicio en la Revolución Mexicana recordamos.

Para comprender la magnitud del acto heroico de Carmen es necesario regresar la mirada al contexto social en el que Carmen y las mujeres de principios del Siglo XX vivieron, y reconstruir la historia en un tiempo en el que la responsabilidad política, era cosa de hombres.

De ahí su importancia, incluso para rescatar el pensamiento y acción de las mujeres poblanas de esa época.

Carmen Serdán era la mayor de tres hermanos: Aquiles, Natalia y Máximo; fue cabeza de un grupo de arriesgadas mujeres entre las que se encontraban su madre, doña Carmen Serdán Alatriste; su hermana, Natalia Serdán; Filomena Del Valle, cuñada y esposa de Aquiles y las hermanas Guadalupe, Rosa y María Narváez Bautista, conocidas como las socias de Carmen Serdán. Todas ellas, inteligentes y audaces damas de la sociedad poblana.

Su presencia en el movimiento revolucionario fue definitiva para que estallara la Revolución en el sitio de Puebla, pero también para que las ideas maderistas de no reelección se extendieran no solo en nuestra entidad poblana, también en otras regiones del país gracias a las cartas y correos de los clubes feministas.

Carmen hereda las ideas libertarias de su abuelo, don Miguel Cástulo Alatriste, gobernador de Puebla en dos periodos, aliado de Benito Juárez, recordado por su lealtad a la patria al momento de ser fusilado: “Tiren con valor que muero por mi patria”, frase que a Carmen le gusta repetir entre sus amigas. Su padre, Manuel Serdán, redactor de La ley del pueblo, que constituye el primer plan de reforma agraria para el país, hecho que le causa la cárcel y varias persecuciones. Para Carmen, La Ley del pueblo es una lectura de su infancia, la cual casi repite de memoria.

Carmen Serdán participa de las ideas de los hermanos Flores Magón, quienes desde su trinchera, en el periódico Regeneración, logran trasmitir principios anti reeleccionistas entre sus seguidores y difundir la corrupción del gobierno de Porfirio Díaz. Carmen y Aquiles comparten las ideas de los Flores Magón y colaboran con algunos artículos publicados también en El hijo del Ahuizote y en el Diario del Hogar.

La casa de Santa Clara –donde para entonces ya vivían- se convierte en un verdadero centro de debates y discusión política. Carmen organiza sesiones y encuentros con intelectuales liberales; crea uno de los primeros clubes anti reeleccionistas de la época, y se dedica a leer todos los diarios de la oposición para tener un conocimiento de quienes son los personajes de la política mexicana enemigos de la libertad y del cambio de régimen presidencial. Funda y forma parte de la Junta Revolucionaria de Puebla.
Documentos en el Museo Nacional de Historia y en el Archivo General de la Nació, muestran su militancia durante los primeros años del movimiento, y confirman su participación como precursora del movimiento armado de 1910.

En mayo de 1910, Madero visita Puebla. Aquiles y Carmen Serdán son los anfitriones. Con ayuda de su madre, su hermana y su cuñada, así como de las hermanas Guadalupe, Rosa y María Bautista Narváez, “las socias” organizan la recepción a Madero y le presenta al grupo de mujeres poblanas que lo apoya.

Madero expresa su plan para la Presidencia una vez derrotado Díaz. Al ser interrogado por las mujeres, sobre sus ideas para las mujeres, Madero se expresa con total libertad y expone que dentro de este plan se encuentran planteamientos de equidad para las mujeres, cosa que entusiasma a todas las damas. Habla de la igualdad en el trabajo y en la remuneración, pero también queda muy impresionado de la formación política de Carmen y de este grupo de mujeres, al cual se une posteriormente su esposa Sara Pérez de Madero, otra activa mujer revolucionaria.

Acercada la fecha en la que se definía el Inicio de la Revolución mexicana el 20 de noviembre, Francisco I. Madero es descubierto por los partidarios de Díaz, viaja a San Antonio Texas junto con Aquiles y otros seguidores. Carmen a encargo de los revolucionarios, viaja a Estados Unidos para encontrarse con su hermano Aquiles y con Francisco I. Madero e informarles de las gestiones y avances de la conspiración. Les lleva información y dinero para regresar a México.

Carmen para entonces ya encabeza la organización de la rebelión planeada para el 20 de noviembre, inventa un lenguaje en clave para comunicarse con Aquiles en San Antonio. Mensajes cifrados y escritos en diferentes diarios con el seudónimo Marcos Serrato.

Es poco conocido en la historia que en ese periodo de altísimo riesgo para los rebeldes, las mujeres del Club Femenil toman por su cuenta las actividades y preparativos de guerra, porque los hombres son vigilados por el ejército federal y la policía del gobernador Mucio Martínez.

Así, las Serdán y las Bautista Narváez llevan propaganda, difunden el Plan de San Luis, ocultan las armas, ordenan la fabricación de bombas compran y distribuyen municiones y pólvora entre los seguidores.

El 17 de noviembre de 1910, el gobernador de Puebla Mucio Martínez, recibe informes de que Madero ha llamado a sus seguidores para que inicien la revuelta, ordena que a la mañana siguiente se realice un cateo en la casa de los Serdán para detenerlos vivos o muertos. Ese mismo día Aquiles Serdán reúne a sus seguidores y propone adelantarse a la fecha establecida. En la mañana del 18 de noviembre, treinta policías al mando del general Cabrera, y del mayor Fregoso pretenden penetrar por fuerza a la casa de los Serdán. Ella, Aquiles y otros aliados en el interior de la casa y su hermano Máximo en la azotea, hacen frente al ataque de la policía armada.

Aquiles, a petición de las mujeres de su familia, se esconde en el sótano y ellas hacen frente al ataque armado. Carmen encabeza la estrategia de defensa y sale al balcón, con el rifle en la mano, a rechazar cualquier intención de sometimiento. “Más vale morir combatiendo” son sus palabras al disparar e invitar a la gente a unirse a la revolución. Una bala alcanza a herirla en la espalda, pero ella la ignora.

Tras una noche de combate, las mujeres Serdán son hechas prisioneras y Aquiles permanece en su escondite por otras largas horas mientras su esposa, su madre y sus hermanas son llevadas a prisión, donde permanecen por seis meses.

Estallada la revolución y muertos sus hermanos Aquiles y Máximo, Carmen se convierte en una activa organizadora de las juntas revolucionarias de Puebla para continuar con la lucha, participa en la Revolución, distribuyó armas, fue correo a favor del movimiento e imprimió proclamas, sostiene entrevistas con Venustiano Carranza. Posteriormente se incorporó como enfermera en los hospitales de las fuerzas combatientes.

Después de una larga vida de lucha, al triunfo del constitucionalismo Carmen Serdán se retira a la vida privada en Puebla y muere en la ciudad de México el 21 de agosto de 1948, a la edad de 73 años. El mejor legado de Carmen son sus escritos, sus reflexiones y su vida como testimonio revolucionario de una mujer adelantada a su tiempo.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
@rgolmedo
Palabra de Mujer Atlixco
rociogarciaolmedo.com

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 367 invitados y ningún miembro en línea