¡Salud!, Sr. Presidente
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

juan jose cesin vargasPor un momento imagine que tiene que abordar un transporte público, ya sea un taxi, autobús, micro, combi, etc., y al momento de hacerle la parada se percata que el conductor presenta síntomas de alcoholismo ¿abordaría la unidad?

El abuso del alcohol produce diversos trastornos tanto físicos como mentales. En el cerebro, por ejemplo, el alcohol provoca cambios en la acción de los neurotransmisores alterando su forma y función; daña irreversiblemente las células cerebrales y provoca cambios en la visión, pérdida de coordinación muscular y alucinaciones. La persona que sufre de este padecimiento confunde la realidad con sus invenciones.
Aún sin conocer a detalle dicha información, es muy probable que usted decida no abordar la unidad de transporte público o bajarse de ella al momento de percatarse del estado inconveniente de su conductor.

Algunos diputados que conforman la LXI Legislatura del Congreso de la Unión plantearon la misma pregunta en el recinto legislativo haciendo alusión al C. Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Lic. Felipe Calderón Hinojosa.

Como parte de su trabajo informativo, el 4 de enero la periodista mexicana Carmen Aristegui retomó el cuestionamiento y formuló la siguiente pregunta:

“¿Tiene o no problemas de alcoholismo Felipe Calderón Hinojosa?”

Y de manera respetuosa solicitó a la Presidencia de la República dar respuesta puntual a dicha pregunta.

La respuesta llegó, pero no por parte de la Presidencia de la República, sino de la cadena de televisión MVS con el despido de Carmen Aristegui.
Los hechos descritos hasta el momento tienen diversas lecturas. La primera de ellas la podemos situar en el Congreso mismo, donde se debatía el derecho de los diputados a manifestarse a través de ese tipo de mecanismos. La diputada por el Partido Acción Nacional, Josefina Vázquez Mota criticó a sus homólogos del Partido del Trabajo señalando en un comunicado que representaba un “agravio para la figura presidencial de la cual el Partido Acción Nacional siempre ha sido y será respetuosa…”

¿Acaso la legisladora panista olvidó los tiempos en que su partido recurría a las mismas prácticas? ¿Olvidaría acaso el momento en que su exjefe Vicente Fox, siendo diputado se colocó unas orejas de burro para burlarse del entonces Presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari?


El mismo Felipe Calderón ¿habrá olvidado cuando siendo Secretario de Energía del gabinete foxista fue “regañado” por el Presidente cuando, haciendo uso de sus derechos políticos participó en un acto público fue destapado como virtual candidato a la presidencia de la república por el entonces gobernador del Estado de Jalisco Francisco Ramírez Acuña en mayo del 2004? El mismo Calderón ¿habrá olvidado que renunció al cargo argumentando que se estaban coartando sus libertades?

De otra forma no se puede explicar el por qué la respuesta del Poder Ejecutivo llegara un día antes de que Aristegui diera una conferencia de prensa en la Casa Lamm en México, D.F. señalando que no tenía nada que ver con el despido de la periodista y un día después de la citada conferencia, donde Aristegui señaló que su despido fue consecuencia de un “berrinche presidencial”, para indicar que el Presidente gozaba de excelente salud y realizaba un gran número de actividades diarias. Sin embargo, la pregunta sigue sin ser respondida:

“¿Tiene o no problemas de alcoholismo Felipe Calderón Hinojosa?”

Como lo señala Aristegui, en la nota que le costaría el puesto, los rumores sobre el alcoholismo del Presidente de la República Mexicana no son recientes. La periodista Anabel Hernández, en su libro “Los Cómplices del Presidente”, hace mención del gusto de Felipe Calderón por el alcohol cuando era diputado federal.

En sitios web como You Tube se pueden encontrar videos donde se evidencia un posible estado etílico de Calderón en actos públicos. De todo lo anterior, nace la pregunta:

La salud del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos ¿es un asunto de interés nacional?

Las familias donde uno de sus integrantes padece de alcoholismo saben lo que esto representa para sus integrantes, tanto económica como emocionalmente. Si la cabeza de un núcleo familiar lo padece arrastra a los demás a un círculo de violencia, escasez y alteración de valores, normas y costumbres familiares.

No existe la menor duda de que el Presidente de un país tiene sobre sus hombros un sinfín de responsabilidades y problemas que resolver lo cual requiere que sus capacidades tanto mentales como emocionales estén al cien por ciento.  Las decisiones que toma un Presidente repercuten en el país por lo que su salud sí debe considerarse, en mi opinión, como un asunto de interés nacional.

Es cierto que al Presidente le queda poco tiempo en el cargo pero también es cierto que después del mismo tendrá que continuar con su vida en la cual se encontrarán su familia y los amigos que le demuestren serlo después de abandonar el poder. Lo ideal sería que, de tener problemas con el alcohol, Felipe Calderón Hinojosa los aceptara desde este momento y se atendiera por el bien de él mismo y de México.
Si algunas de las decisiones que ha tomado el Presidente de la República han sido producto de un estado etílico y falta de lucidez mental para tomarlas entonces tendríamos que decir:

¡Salud!, Sr. Presidente porque en lo que va de su gobierno se ha vivido en México un clima de violencia que diario reporta un número elevado de muertes incluso mayor al de países que se encuentran en guerra.

¡Salud!, Sr. Presidente por su política contra el narcotráfico que privilegia las armas por encima de la prevención; el consumo de drogas es un asunto de salud pública que  puede solucionarse mediante la educación, pero su gobierno no ha impulsado ninguna política educativa que ponga las bases para un país en desarrollo.

¡Salud!, Sr. Presidente por su política de aumento de precios de energéticos que ha hundido aún más al campo mexicano ya que nunca como ahora el precio del diesel, combustible de mayor uso en el sector agrario, ha estado tan lejos de la economía de los agricultores.

¡Salud!, Sr. Presidente por ser “el presidente del empleo” que más desempleados ha producido.

¡Salud!, Sr. Presidente por trasgredir la soberanía de los estados al intervenir en sus procesos electorales jugando a favor del partido al que usted pertenece.

¡Salud!, Sr. Presidente por cumplir la promesa que formuló, siendo candidato a la Presidencia de la República, de bajar el impuesto sobre la renta con un ajuste a la alza!

¡Salud!, Sr. Presidente por “vender” la Soberanía Nacional al solicitar a los Estados Unidos de Norteamérica se haga cargo del problema de seguridad de México, la cual es responsabilidad suya, y que los mexicanos nos tuvimos que enterar por el portal Wikileaks.

Tal vez Sr. Presidente usted no tenga la obligación de responder de manera directa si sufre de alcoholismo o no, pero lo que sí es su obligación es que, en caso de tener dicha adicción, acudir a especialistas que le ayuden a superarla para bien de los mexicanos en el resto de su mandato, pero principalmente para usted y su familia porque el poder no es eterno.

Los legisladores mexicanos deben plantearse la idea de incluir dentro de los requisitos para ocupar cargos de elección popular que los aspirantes presenten exámenes antidoping.

Los mexicanos, en general, debemos entender que el funcionamiento de un país no es responsabilidad de un solo hombre o del grupo de personas que ostentan cargos públicos, sino que es compromiso y obligación de todos. La palabra clave es participar. Mientras más espacios de participación se generen dentro de la sociedad y más ciudadanos participen en ellos de manera activa y propositiva, mayores serán las posibilidades de que México avance hacia el desarrollo con equidad, justicia y educación.

*Juan José Cesín Vargas es catedrático del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla, autor de los textos: "Educación para la vida y formación permanente: Futuro de las Escuelas Normales” y “Coro Normalista de Puebla. 45 años de alimentar el alma con sus voces”

Más de la obra de Juan José Cesín:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 713 invitados y ningún miembro en línea