Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

juan jose cesin vargas- VIVIR EL PRESENTE -

Hoy estimado/a lector/a quiero platicarles sobre mi perrita Molly. Ella tiene la curiosa costumbre de recolectar cosas. Si por algún descuido se deja a su alcance un juguete, prenda de vestir, zapato, vasos, termo, etc., ella inmediatamente lo toma y lo lleva al jardín. Déjeme decirle que de pronto el patio se ve lleno de una serie de objetos inimaginables. Es por eso que yo he dado por llamar a ese lugar como: El jardín de la pepenadora.

Aunque la mayoría de las veces me produce gran enfado la cantidad de cosas que Molly llega a acumular debo confesar que del mismo modo me produce gracia su tenacidad y como cada pequeño objeto, cada conquista suya, cada logro…lo disfruta al máximo. Se convierte en su juguete preferido del momento.

Yo me he puesto a pensar qué pasaría si nosotros camináramos por la vida con esa filosofía: la filosofía de mi pequeña pepenadora.

Muy probablemente saldríamos a la calle a colectar sonrisas. ¡Imagine lo extraordinario que sería que al ir caminando la gente sonriera y como regalo recibiera otra sonrisa! Tengo la casi certeza de que usted ha experimentado esa agradable sensación que ilumina nuestro interior cuando alguien que no conocemos nos regala una sonrisa.

También sería muy agradable ir cada día dando y recibiendo abrazos. ¡Qué increíble resulta sentir el calor y el cariño de otra persona! ¡Qué bueno es tener esa capacidad para trasmitirle al otro nuestro calor y nuestro cariño!

Y que me dice de los besos…

¡Definitivamente no pueden faltar en el jardín de todo buen pepenador o pepenadora que se enorgullezca de tomar todo lo mejor de la vida!

Un beso es la trasmisión del aliento. Es decir a la otra persona, con un pequeño acto, lo mucho que no importa y lo que nos interesa que le vaya bien en la vida.

Seguramente por su mente estarán desfilando muchos tesoros que le gustaría coleccionar en su profesión de pepenador de la vida. Quizá se podrá dar cuenta que muchas de esas cosas están siempre a la mano si es que uno así lo decide.

Ahora bien, una regla para el buen pepenador es que hay que compartir; de modo tal que, si usted tiene el saco lleno de besos, abrazos, caricias, sonrisas, amor, amistad es bueno que lo reparta para que se siga llenando.

Recuerde que vivir el presente es tomar posesión de lo mejor que tiene la vida para nosotros así que en esta ocasión lo invito a hacer de su vida un jardín de esperanza donde reine la felicidad y el amor.

*Juan José Cesín Vargas es catedrático del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla, autor de los textos: "Educación para la vida y formación permanente: Futuro de las Escuelas Normales” y “Coro Normalista de Puebla. 45 años de alimentar el alma con sus voces”

Más de la obra de Juan José Cesín: