Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

 

 

Cuando un adiós es para siempre
el corazón se cimbra
y un pedazo de tu ser
deja de sentir.



Cuando un adiós es para siempre,
las hojas de los árboles caen
y éstos nunca reverdecen

Cuando un adiós es para siempre,
tus ojos forman ríos
hasta que no queda lluvia

Cuando un adiós es para siempre,
el alma se vuelve piedra
y tu sangre arena,
tu vida se convierte en desierto
y tu sonrisa muere en un instante

Cuando un adiós es para siempre
pierdes el camino
ya no hay cielo, ya no hay mar
quedan penumbras de recuerdos
añoranzas de tiempos perdidos
dibujos de amaneceres soleados

Cuando un adiós es para siempre, l
la soledad lo envuelve todo y sólo te queda
morir lentamente.

 

juan jose cesin vargas*Juan José Cesín Vargas es catedrático del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla, autor de los textos: "Educación para la vida y formación permanente: Futuro de las Escuelas Normales” y “Coro Normalista de Puebla. 45 años de alimentar el alma con sus voces”


Más de la obra de Juan José Cesín: