EN CONTRA DE UNA ACTITUD EN CONTRA
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

1 Cada vez que visitamos un museo de arte contemporáneo o nos encontramos ante una obra de esta índole, regularmente tomamos una posición poco favorable para ella, una actitud en contra que no nos lleva a otra situación; una que nos explique qué hacer frente a “eso” que nos establecen como arte, una que nos mueva a disfrutar la obra, en cualquier sentido, lejos de despreciarla. Una que nos muestre un urinario como opción del arte.

 

 

EN CONTRA DE UNA ACTITUD EN CONTRA

 

Por: Agustín René Solano Andrade[1]

 

 

 

1 Cada vez que visitamos un museo de arte contemporáneo o nos encontramos ante una obra de esta índole, regularmente tomamos una posición poco favorable para ella, una actitud en contra que no nos lleva a otra situación; una que nos explique qué hacer frente a “eso” que nos establecen como arte, una que nos mueva a disfrutar la obra, en cualquier sentido, lejos de despreciarla. Una que nos muestre un urinario como opción del arte.

 

 2 Primero hemos de situar una diferencia entre lo moderno y lo contemporáneo, puesto que el arte moderno ya tiene cierta aceptación a diferencia del que nos atañe, y para ello Danto menciona que la modernidad marca un punto en el arte, antes del cual los pintores se dedicaban a la representación del mundo, pintando personas, paisajes y eventos históricos. Con la modernidad, las condiciones de la representación se vuelven centrales, de aquí que el arte, en cierto sentido, se vuelve su propio tema  y entonces los artistas adoptan una postura filosófica en la producción artística y en ello se encuentran escritos -manifiestos- sobre lo que el arte debe de ser, situación que en la producción artística actual, la contemporánea, poco sucede.

 

 

 3 Danto también declara que por mucho tiempo el arte contemporáneo fue simplemente el arte moderno que se está haciendo ahora. Moderno, después de todo, implica una diferencia entre el ahora y el antes: el término no podría usarse si las cosas continuaran siendo firmemente y en gran medida las mismas, y eso nos remite al término progreso, que parece no existir hoy día aunque la producción artística se intensifique. Entonces mientras moderno puede indicarnos un periodo o estilo en el arte, el concepto contemporáneo nos insiste a concluir en algo más que simplemente el arte producido en el presente; y en nuestro ahora, la producción de imágenes nos invade y eso nos transforma.

 

 

 4 Así, en nuestra situación ante un mundo en donde lo que vemos es lo que comprendemos, y donde se instituye parte de esa percepción, nos molesta “no ver” algo que hemos de entender, esto es, un concepto arraigado en la historia de la humanidad: el arte; un meta-relato, que como muchos otros, ya no tiene cabida en una sociedad que ni siquiera sobrevive cavilando en la familia, la patria, la libertad... el arte u otros metarrelatos. ¿De qué forma confrontamos el discurso del arte con lo que se está mirando?

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 865 invitados y ningún miembro en línea