¿Y si el Obispo no sueña?
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

21 de septiembre de 2015

Masca la Iguana  

                                                                                                                                                             A qué le tiras cuando sueñas mexicano…
                                                                                                                                                                                                   Chava Flores

Realmente soy un soñador práctico; mis sueños no son bagatelas en el aire.
Lo que yo quiero es convertir mis sueños en realidad.
Mahatma Gandhi

El Obispo de Tuxtepec, Monseñor José Alberto Gonzáles Juárez   visitó Roma apenas unos días antes de que el Papa Francisco visitara Cuba y fuera al hogar de Fidel Castro Ruz, ex Presidente de la isla y líder revolucionario. El Obispo Tuxtepecano realizó el ritual religioso ante la tumba de San Pedro mientras que posteriormente  el Papa y Fidel realizaron el ritual político ante el mundo. En estos contextos es que la Diócesis Tuxtepecana, la cual construye su Catedral La Barca, puede o no, tropicalizar  los ejemplos del revolucionario Pedro, el Papa Francisco.

El clero católico ha cambiado en las últimas décadas, no tanto como las prácticas de los integrantes de su iglesia, por ello El Vaticano sigue estudiando el comportamiento humano para comprender los movimientos modernos de las sociedades y ofrecer servicios que mantengan el cuerpo  de la iglesia. El Papa Francisco ha entendido esta necesidad y comienzan a ser incontables los mensajes simbólicos unos, directos otros, que lanza al mundo para señalar que el trabajo al interior del Vaticano es arduo.

La Barca, Catedral de la Diócesis de Tuxtepec en construcción, puede simbolizar estos momentos históricos para la Iglesia Romana, puede, pues dependerá de los sueños e instrucciones que tenga el Obispo José Alberto Gonzáles Juárez, como dependerá también de sus competencias como líder ante la iglesia y la comunidad de la región que no le deben obediencia, pero si escucharán su palabra y sobre todo sus acciones que detonen movimientos en la zona, emulando quizá a lo que realiza el Papa Latinoamericano, el Papa Revolucionario, el Papa Francisco, con el mundo.

¿Pero, y si el Obispo de Tuxtepec no sueña?
Sueños famosos crearon por ejemplo a la ciudad de Puebla de los Ángeles, sueño que fue necesario socializar con el pueblo para justificar la ciudad que diera solución a las problemáticas de la época. Otros sueños famosos son los de  Juana de Arco que le llevaron a la defensa de Francia; John Lenon aseguraba que la canción “Imagina” la escuchó en un sueño; lo mismo Paul McCartney con el tema “Yesterday”.

La Biblia nos habla de sueños históricos y fundamentales, como los de José, o el de las vacas gordas y flacas;  en tiempos modernos resulta fundamental  el que dijo haber tenido Martín Luter King  “Les digo a ustedes hoy, mis amigos, que pese a todas las dificultades y frustraciones del momento, yo todavía tengo un sueño…”
Pero ¿y si el Obispo de Tuxtepec no sueña? Al tiempo nos daremos cuenta, como es evidente la materialización del sueño de La Barca, la cual puede ser símbolo de una Diócesis moderna a la altura de un Papa Revolucionario.

Hablando de sueños y Papas, recordé la canción de José Molina, nombre artístico de José de Jesús Núñez Molina, cantautor de protesta que murió en 1998, presumiblemente a causa de los golpes recibidos por la policía en 1997. Nació en 1938 en Hermosillo Sonora y fue prolífica su producción con letras que denunciaban la injusticia, y como dijera su viuda, sus hijos y nietos,  sus canciones siguen vigentes porque la justicia continúa.

Recientemente el 23 de agosto, en el teatro Juan Ruíz de Alarcón del Distrito Federal,  a través de un maratón artístico, político y cultural se conmemoraron los 17 años de su muerte,  el 24 de agosto; estuvieron presentes padres de los 43 desparecidos de Ayotzinapa y la rondalla de la Normal rural Raúl Isidro Burgos.
En su LP “Salsa Roja”, producido en los 80’s se encuentra la canción “Diálogo entre el Papa y Jesucristo”. Hoy a su manera,  en sus circunstancias y a mi juicio, el Papa Francisco atiende algunos de estos puntos. Dice la canción:

Sucedió en el Vaticano / lo que nunca se había visto / el Papa vio a Jesucristo / y estuvo hablando con él. Cristo le dijo enojado: / no comprendo, no comprendo /la forma en que estás viviendo / dices que me representas / y con el lujo que ostentas / no puedes representarme/ sino más bien denigrarme.

Yo no tuve ni una choza / y tu hasta palacios tienes / ¡y con lujo desmedido! / En nombre de Dios te pido / me digas por fin quién eres/ ¿por qué usurpas mis deberes?
A ver compara si puedes / esa ropa extraordinaria / con mi pobre indumentaria / tan sencilla y proletaria / ¡compara si te conviene!

¡Mira al frente no te agaches! / di que semejanza notas /  entre tus lujosas botas / y mis humildes huaraches / entre tus lujosas medias / y mis calcetas con parches. Yo con mi límpido aliento / di comida al pueblo hambriento / tan sólo con cinco panes / y una botella de vino / y una fe para el camino.

Tú con millón de millones / no veo que te dispones / arrojar desde tu silla / al hambriento una tortilla/ y quieres alimentarlo / con sermón y fantasía. Y si acaparar pudieras / todo el oro de la tierra / y desatar una guerra escudándote en mi cruz / estoy seguro ¡lo harías!

Ahora dime honestamente / ¿a cuántos pobres arruinas / para llevar en tu frente / esas diademas tan finas?/ y compara esa riqueza / con mi corona de espinas. Ya sacude tu demencia / y deja esa residencia / recuerda que es capital / el pecado de avaricia / estás traicionando a Dios / con tu engaño y tu codicia.

Dile a los miles de empleados/ que tienes por todo el mundo / que Cristo no es mercancía / que ya rompan su alcancía / porque los pobres del mundo / la romperán algún día.
Cuando el Papa despertó / a todo pulmón grito: / ¡lo que nunca se había visto / vi realmente a Jesucristo! / y estuve hablando con Él. Me dijo cosas preciosas / que no les puedo contar / Sólo les puedo decir / que al cielo me ha de llevar / y entre Dios Padre y el Hijo / en medio me han de sentar .

Y el tonto que lo atendía / contestó: su señoría / hoy tiene por desventura / cuarenta de calentura/ hoy tiene por desventura / cuarenta de calentura / y se va a la sepultura.

Los tiempos han cambiado, o mejor se lee ¿los tiempos han cambiado? Sí, no podemos negarlo, me respondo y la iguana mueve su cresta y el pellejo que le cuelga de papada se mueve cual verde péndulo de la vida. Dice que ella también sueña desde lo más alto del árbol más alto del apestoso arroyo Moctezuma, ahí le gusta soñar porque siente que está más cerca del Dios de la iguanas y más lejos del sueño de una ciudad que hizo del arroyo un chiquero. La miro y recuerdo que no he soñado con iguanas, pero me agrada eso del Dios de las iguanas, ya el Papa Francisco escribió hace poco de ello, y hasta donde he leído, no dijo si lo soñó primero.

Luis Fernando Paredes Porras es educador y comunicador mexicano; es Director del Centro para el Desarrolllo de las Inteligencias Múltiples, CDEIM y del portal www.sabersinfin.com región sureste.

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 332 invitados y ningún miembro en línea