Locura Vesperal (Poema)
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

27 de febrero de 2018

La playa fue siempre mi paisaje elegido,
el sopor del trópico la temperatura que mejor me sienta.
Pienso que si hubiera sido pájaro,
sería una gaviota sobrevolando el mar, inaprehensible.

Hoy que paseo por la costa
y persigo el ocaso,
mi cuerpo se libera.
Siento que todo está aquí,
ya nada me hace falta.

Una silueta masculina
persigue mis pasos desde lejos.
Imagino que es él quien asalta mis sueños,
y me enamora cada noche que me evado.
Pero es real,
me observa y me acompaña.
Talvez espera el momento en que el día acabe
para venir conmigo.

Mas no puedo esperarlo,
camino y me pierdo en los azules
que entrechocan vivaces.
Extravío mi brújula.
Solo distingo la sensación del agua
que deslava mis muslos.
El disco solar, vestido de magenta,
arroja sus destellos finales,
escondido detrás de la montaña.

Mi extraño acechador ya no me sigue.
No sé si es un alivio, o un desasosiego
el que invade mi vientre,
pero sé que atrás han quedado los vivos.
He caminado mucho.
La luna está a punto de encender el mar,
que golpea furioso los linderos.

La imagen de un grupo que baila,
y disfruta en torno a una fogata,
aparece en mi mente.
Sin embargo en el paisaje no hay seres vivos.
Y la única fogata que recuerdo,
es un puño de polvo
dejado en un rincón de mi memoria.

Estoy sola, separada de todo.
Y este instante de olas desnudas y rabiosas,
muere en mi cuerpo dilatado.
Así muere la vida en mis orillas:
violenta, frágil, impotente.

No espero el fin de la tragedia,
pero es que a donde vaya,
van conmigo la luna, el mar, el precipicio.
A donde sea que huya,
la antorcha de mi demencia se acrecienta.
Sólo un cielo quebrado permanece,
y el mar antiguo y fatigado de mi miedo.
A veces, la misma playa
se diluye en mis huellas.

Esta noche es eclipse,
una espiral que al descender,
me aprisiona en sus curvas estrechas.

Retorno mis pisadas,
puestas con disimulo en la arena que brilla,
y aparece un nicho de luces.
Regresan los sonidos,
la gente, las fogatas, la danza.
Un paso antes de entrar, me detengo.
Un instante después, desaparezco.

Xóchitl Niezhdanova, Ingeniera Civil con Maestría en Ingeniería Estructural. Poeta, Pintura, Pianista y amante del Arte en General. Escritora, Diletante, Amante de la Vida. Ávida por el conocimiento desde niña e inclinada a la Sabiduría Oriental. Solidaria de todas las causas justas y amante de la Naturaleza.

Imagen: infosalus.com

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1416 invitados y ningún miembro en línea