El amor en los tiempos de hija
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

karina.jpgEL AMOR EN LOS TIEMPOS DE HIJA

Por: Karina Galindo Patiño*

Empezaré por contarles que tengo 22 años (lo que significa que ya no soy una niña…y creo que desde hace ya muchos años) desde que tengo uso de razón,  nunca tuve un papá, lo cual no me importaba, siempre admiré a mi mamá, siempre desee que fuera feliz, que encontrara un amor, que se sintiera bella, amada, exitosa, pero siempre estar a su lado, viviéndolo juntas. Puedo atreverme a decir que más que mamá e hija, éramos amigas, siempre diciéndonos nuestras verdades, ¡era lindo!

Tuvo varias relaciones en la que  siempre participé, convivía con ellos, salíamos en ocasiones juntos, los llegué a querer,  a defender y aún con el paso del tiempo, con algunos sigo conviviendo. Nunca quise a mi mamá sólo para mí  aunque haya gente que lo afirme, jamás.

Pero un día, mamá se enamoró PERDIDAMENTE de un…. “tipo”, yo nunca me negué y aunque  era menor que mamá, me caía bien, ella estaba feliz y eso es lo que a mi me importaba…hasta que comenzaron los problemas.

El “tipo” traumado comenzó a meterse conmigo, no le gustaba como lo veía, no le gustaba como le hablaba y se enojaba con mamá, lo cierto es que  nunca hubo ningún problema, hasta que él pensó que los había.

Así empezaron las cosas, comenzaba a quedarse en la casa, a estar presente en cada momento, llegaron a tener planes de ¡casarse y de tener un hijo!, y todo eso para mi era un shock; soy hija única, por 22 años viví sólo con mamá y ¿ahora un hermano con un hombre en nuestra casa?, pues, no era fácil de aceptar.

En un mes  rompimos récord, mamá y yo nos peleamos lo que correspondía a discusiones y riñas de  tres años; de  verdad era un infierno estar en casa, me sentía excluida completamente, porque era obvio, no estaba de acuerdo con esos planes, llegué a querer salirme de casa,  quería que mamá hiciera su vida, yo me  sentía de más, además veía que el tipo estaba medio orate, discutían a cada momento por tonterías, mamá se deprimía cada semana, y por más que aseguraba que lo dejaría, volvían y así fue como 5 veces ¿o 6, 7?; hasta que un día el “ tipo orate” casi golpea a mamá. No estuve presente, y me enteré semanas después lo que sucedió, mamá me lo confesó llorando, estaba completamente devastada porque, según ella, ¡LO AMA!, ¡caray!

¿Yo que podía hacer aparte de odiarlo, si nunca fui escuchada?, las cosas en mi casa fueron difíciles, hasta que un día vi a mamá bien, tranquila, asegurándome que estaría mejor sin el tipo.

Ahora  a más de un mes,  sospechaba y  me he enterado que lo sigue viendo, no hice más preguntas, sólo me sentí engañada.

Definitivamente es un amor tormentoso, y tengo tanto miedo, amo a mi mamá, y a veces puedo sentirme con el derecho a reprocharle, a ser sarcástica, a desesperarme, pero ahora he decidido no decir nada, siempre estaré con ella, por que ella siempre será mi mamá, sólo deseo que algún día entienda que es bella y que ninguna relación vale la pena, si no se está feliz en ella.

En fin, ¡esto pasará!,  es lo que me digo cada día,  he aprendido varias cosas: la primera es que mi mamá, además de ser mamá, es mujer y tiene el derecho a hacer lo que desee, aunque  no esté yo de acuerdo, y lo más importante a que  jamás permitiré que alguien me trate como el tipo a mamá, por qué nadie lo merece, no tenemos la culpa de que existan “tipos orates” en la calle, pero hay que aceptar que tenemos toda la culpa de permitir que estén en nuestra vida haciéndonos daño, subestimándonos y aceptándolo; todo por un  amor disfrazado de traumas.

Este 10 de mayo es distinto a los de los otros 21, quiero igual a mamá,  por que es mi mamá, pero ante todo comprendí, que es mujer ¡vaya que es complicado!, entendí que nuestra relación se ha transformado, nunca se extinguirá, pero crecí, y veo las cosas totalmente distintas, la amo y estoy orgullosa de ella, ¡porqué vaya que es luchona!, le regalaré un libro (lo que jamás le había obsequiado), deseo que lea, que busque otras experiencias sola, que disfrute estar sola, pero sobre todo que entienda que yo la amo incondicionalmente y que  seré completamente feliz en el momento en que ella logre ser feliz sin él.

 

*Karina Galindo Patiño es estudiante de Comunicación y conductora del Programa “la papaya” del Proyecto “Mentes al Desnudo” 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 709 invitados y ningún miembro en línea