La escultura autopoiética de Miguel Peraza Menéndez: desde una perspectiva psico-neurológica (Artículo y videos)
Minuto a Minuto

 

 


4 de septiembre de 2021

 

En el presente artículo se pretende analizar desde las neurociencias la escultura de Miguel Peraza Menéndez, escultor mexicano perteneciente a la tercera generación de una familia de destacados escultores, también conocido como el escultor de universidades.

La escultura de Miguel Peraza, por su construcción misma induce un placer sensorial muy importante que permite construir elementos de experiencia mental que evocan la emoción y la conciencia cognitiva ontogenética virtual, sincronizando la actividad cerebral, inductora de sentimientos que constituyen una utopía a la acción real del movimiento del inconsciente que se queda atrapado en los espacios de la morfología escultural.

La escultura de Miguel Peraza tiene el poder neuropsicológico de conectar muchos sistemas neuronales, relacionados con un afecto multidimensional de patrones endocrinos autónomos moduladores de eventos motores de placer acompañados de experiencia cognitiva subjetiva. Por donde el pensamiento se encarna en la escultura misma formando la base del aprendizaje emocional adaptativo, o dicho de otra manera, la escultura de Miguel Peraza representa una respuesta emocional coherente con elementos codificadores superiores para los significados emocionales conscientes e inconscientes.

Desde el punto de la neurociencia, la escultura de Miguel Peraza permite establecer una conexión entre los sistemas de integración neuronal arcaicos y modernos, donde habita el yo, la consciencia y la supra consciencia.

Por otra parte, la escultura de Miguel Peraza despierta una emoción afectiva que construye estados emocionales subjetivos llamados Qualia, que admiten interpretaciones profundas intrínsecas del pensamiento con gran valor psico-sensorial, con un significado personal a través de la reproducción de imágenes del yo activo, que transporta al cerebro a la percepción de lo lleno y lo vacío virtual provocando conceptos integradores psicosociales que son cruciales para el procesamiento emocional.

Asimismo, la escultura de Miguel Peraza permite asociaciones mentales personales entre el observador y el objeto, extendiendo la riqueza de los Qualia y sus aspectos relacionales con el sistema integral de las propiedades centrales de la conciencia, y con la extensión de la conciencia a la memoria del observador para construir un código mental que se va auto construyendo para generar imágenes senso-perceptuales en el cerebro, en dónde las imágenes decodificadas, procesadas y reconstruidas representan la naturaleza diferencial del yo ubicado posiblemente en una conciencia efímera que da continuidad a la conciencia extendida y su relación con la escultura observada.

Las esculturas de Miguel Peraza reúnen un conjunto heurístico consciente e inconsciente de belleza excepcional que inducen titileos mentales adictivos y reflexivos que se integran en las áreas perceptuales del cerebro y sus conexiones con las estructuras límbicas, donde se cimienta el conocimiento sin palabras del mundo y donde las interacciones con el mundo se da por la analogía con el objeto observado, que intrínsecamente tiene la capacidad esencial para generar imágenes mentales en todas las modalidades sensoriales y plasmar una conciencia extendida para lo cual sólo se requiere la interacción emocional con la imagen real o conjeturada.

En la obra escultórica de Miguel Peraza se advierte la auto representación psico-cerebral que expresa eventos autobiográfico mediante imágenes representativas de la vida individual, con figuras que representan en forma especular un pasado que se recuerda y en un futuro mental que se anticipa, mediante las asociaciones emocionales personales plasmadas en su escultura.

Desde el punto de vista neurofisiológico la escultura de Miguel Peraza induce imágenes cerebrales estero espaciales, que se van sucediendo e intercalando en distintas estructuran de la corteza cerebral sensorial, límbicas, tallo-cerebelosas o talámicas, dependiendo del movimiento de los elementos esculturales, del ángulo espacial percibido o del lleno o vacío observado, ocasionando una respuesta psico afectiva y una respuesta neurovegetativa que modifica la estructura endopsíquica del observador, regulando la descarga de la pulsión según las condiciones de la realidad construida y del placer obtenido por medio de la escultura observada.

La escultura de Miguel Peraza con sus peculiaridades autopoiéticas, de abstracción, movilidad perceptual y juego mental visual del lleno y el vacío y su vinculación del yo con el objeto, produce estímulos supra normales que obligan al cerebro a construir una neurofenomenología de la forma la profundidad y el color de la obra observada, obligando a que el pensamiento enactivo agrupe los diferentes elementos de la obra y se activen redes neuronales para atrapar el mensaje subjetivo implícito en la escultura.

A manera de conclusión la escultura de Miguel Peraza tiene la capacidad de atrapar poderosamente la atención porque su obra produce una actividad cerebral muy elevada al tratar de encontrar las diferentes imágenes y bosquejos figurativos mentales, que producen el agrupamiento de los diferentes elementos que conforman el corpus escultural, que contiene elementos filosóficos, antropológicos, psicológicos y evocaciones de la inteligencia artificial.

Nota: El autor agradece al Dr. Abel Pérez Rojas (Tehuacán, Puebla), director de Sabersinfin.com, por la revisión del texto.
Lecturas
Emoción y conciencia
Arte y cerebro
En: Estudios acerca de la conciencia. Tomo II
García Hernández, O.M. Alemán, V. Delhumeau G. Ramírez Toledano, O. México 2007.

 

Enrique Canchola Martínez es Médico Cirujano por la Universidad Nacional Autónoma de México, es Especialista en Neuroendocrinología Experimental en el Centro Medico Nacional del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde trabajó como neuroendocrinólogo.
Realizó una Maestría en Fisiología y un Doctorado en Ciencias Biológicas en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
Ha sido profesor a nivel licenciatura y posgrado, ha impartido mas de mil cursos. Es profesor Titular de Anatomía Humana en la Facultad de Medicina de la UNAM, desde hace mas de cuarenta años, y Profesor e Investigador Titular en el Departamento de Biología de la Reproducción de la UAM-Iztapalapa. Ha sido también Profesor de Endocrinología y Anatomía Aplicada a la Medicina Estética. Es autor de más de sesenta trabajos científicos publicados en revistas especializadas de circulación nacional e internacional, sus trabajos han sido citados más de quinientas veces. Ha dirigido diez tesis de especialización en Acupuntura, seis tesis de maestría y cinco de doctorado. Es autor de veinte capítulos en libros y un Manual de Disecciones Anatómicas. Ha sido editor de revistas especializadas en salud. Ha dictado más de quinientas conferencias en distintos foros y sociedades académicas. Ha sido ganador del Premio a la Investigación en la UAM.
Ha sido Presidente de la Academia de Investigación en Biología de la Reproducción y Presidente de la Sociedad Mexicana de Anatomía.
Canchola Martínez practica medicina privada en el área de Neuroendocrinología de los trastornos afectivos y metabólicos. Su campo de investigación es el mecanismo de la acción de las hormonas en el cerebro.
next
prev

Hay 759 invitados y un miembro en línea

  • Jorge Nández