Niños, corruptos, miedo colectivo, la Piña de oro y la Catedral
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

luis fernado paredes porras tuxtepec.jpg- MASCA LA IGUANA -
 
Niños, corruptos,  miedo colectivo,  la Piña de oro y la Catedral

Luis Fernando Paredes Porras*

 

Los jóvenes hoy en día son unos tiranos.
Contradicen a sus padres, devoran su comida,
 y le faltan al respeto a sus maestros.


Sócrates (470 AC-399 AC) Filósofo griego.



Hay mitos casi en torno a todo y la infancia no escapa de ello. Pudimos escuchar y ver acciones la semana pasada y en lo especial el 30 de abril, que son una prueba contundente de un paradigma que no es conveniente para los niños, pero sí para  los adultos puesto que  nos resulta cómodo;   pero para la realidad en la que vive la infancia  resulta perjudicial, dado que  relaja nuestra responsabilidad. Si seguimos pensando a la infancia de forma “clásica” o “cómoda” les estamos aplicando la ley “Piña de oro”, la cual los habitantes de Loma Bonita, Oaxaca,  conocen bien.
 

La aplicación de la “ley Piña de Oro” es contundente. Me contaron  - y al contarlo pues ya suena a chisme, que se sublimizaría si fuera cronista - ,  que hace unas décadas Loma Bonita recibió la visita de un presidente de la república. Ante tal evento, las autoridades y el pueblo entregaron al visitante,  para que tuviera un recuerdo, una piña…de oro. Dicen que el susodicho y los funcionarios que le acompañaban tuvieron un  razonamiento muy cercano a lo siguiente:  “si me regalan una piña de oro, este pueblo es rico, no necesita nada”…y efectivamente, nada pasó después de su visita. Concluyo lo que ya sabemos: ostentar no es bueno. Por ello me opongo a que  sigamos ostentando una infancia plena, feliz, segura, sana y educada que nada necesita,  “porque ser niño es vivir  en el paraíso de la inocencia y el juego eterno” alimentando  el  símbolo  romántico del  “azul y rosa” que nos relaja de nuestra responsabilidad.
 
Si los niños son felices de forma inherente, lo que tenemos que hacer es darles regalos y fiestas con payasitos el 30 de abril, porque todos los demás días viven las delicias de su inocencia, alejados del rudo mundo que sufrimos los adultos. No, no es así. Algunas ideas para matar este romanticismo irresponsable que mantenemos “los mayores” y que me atrevo a decirlo, también contribuye a corromperles.
 


•    El índice de violencia durante el noviazgo se ha incrementado dramáticamente, al punto que el Instituto Mexicano de la Juventud tiene una línea de acción para prevenir y combatir el fenómeno que se presenta desde los doce años. (http://www.imjuventud.gob.mx/contenidos/programas/encuesta_violencia_2007.pdf)
•    México es uno de los países con más niños obesos en el mundo, con un 28 % del total de ellos y un 33% de los adolescentes. Pronto las enfermedades antes atípicas serán una constante en millones de infantes sedentarios. Ya se sabe que es un problema de salud pública que ha llevado a que,  pese a los intereses de las compañías refresqueras, para el siguiente ciclo escolar se prohíba vender refrescos en las escuelas  públicas del país.
•    Existen menos  parques y jardines públicos, donde los niños jueguen.  Y  los pocos que existen, son  menos seguros, ya sea por sus condiciones o por la percepción de inseguridad que crece día a día. Aquí resulta ofensiva por grotesca y por sus intenciones y consecuencias, la forma en como los medios de comunicación hemos manejado el fenómeno de la violencia.
•    Se ha incrementado el abuso  sexual  y se conocen   un mayor número de casos del pasado.
•    A más temprana edad comienza la ingesta de drogas.
•    La  cantidad y calidad del tiempo de convivencia entre padres e hijos es cada vez menor.
•    Los niveles de competencias académicas en todas las asignaturas son deplorables.
•    Son más los padres que manifiestan no poder comunicarse con sus hijos con la gradual pérdida del respeto y autoridad.
•    Y para  profundizar en estos y otros temas de la realidad de la infancia en el país, recomiendo la edición especial de la Jornada No. 26 de septiembre del 2009, “La Infancia en México” donde se abordan los fenómenos de  los niños y los servicios médicos; la estética en la infancia; la comida chatarra; el deporte y los niños; niños supervigilados; la televisión y la era de los superniños; niños y publicidad; la falsedad del Teletón; los niños artistas; los juguetes tóxicos; el consumismo infantil; niños trabajadores; infancia en el refugio; prostitución infantil, etc.
 

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 720 invitados y ningún miembro en línea