El ideal bolivariano
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

9 de octubre de 2012

El fin de semana pasado todo el mundo, principalmente  Latinoamérica estuvieron al pendiente de lo que sucedía en Venezuela en la elección presidencial, donde Chávez compitió por su cuarto periodo como Jefe de Gobierno y se enfrentó al bloque opositor encabezado por Henrique Capriles. Las elecciones transcurrieron en calma y sin contratiempos, caída la noche se daban los resultados electorales, así Hugo Chávez lograba la reelección con un 54.4% de los votos emitidos y con una alta participación del 89.79% del padrón con un universo de 18’903,937 de votantes. Chávez logró que 7’444,082 de venezolanos confiaran en él y en su Revolución Bolivariana.

Lo que podemos destacar de este acontecimiento son dos cosas; el alto índice de participación, donde 9 de cada 10 venezolanos emitieron su postura en las urnas, con un alto sentido de responsabilidad cívica y social. Podemos considerar a la sociedad venezolana como participativa e informada y que fue el resultado obtenido que otorga su confianza al gobierno chavista;  también podemos ver el alto índice de legitimidad con el que llegará Chávez a su cuarto periodo al frente del gobierno venezolano, ya que obtuvo el 54.4% de la votación total.

No vamos a ir más a fondo en cuanto si fue lo mejor para Venezuela o no, su democracia demostró que es fuerte y el proceso electoral limpio, lo que obligó a Henrique Capriles a aceptar su derrota, ya que hubo más de 10 puntos de diferencia.

No podemos dejar de comparar el caso venezolano con los procesos electorales en México y destacar los índices de participación ciudadana en nuestro país donde la última vez que rebasamos el 70% fue en la elección de 1994, donde Zedillo resultó vencedor; a partir de entonces la participación en las elecciones presidenciales han venido cuesta abajo; para en año 2000 fue 63.97% donde Fox fue el ganador; en 2006 apenas fue del 58.55% lo que tuvo como consecuencia un fuerte cuestionamiento al triunfo de Felipe Calderón y finalmente en estas elecciones de 2012 apenas pudimos rebasar el 63.33%. El abstencionismo tiene como sus principales razones la apatía política y la desconfianza hacia la clase política y los partidos.

A raíz de los descontentos del 2006 se ha venido manejando la propuesta de reforma electoral, en la que se considere la segunda vuelta electoral como una forma de aminorar las crisis de legitimidad con las que llega el gobernante, como fue Calderón y ahora Peña Nieto, y es que el primero sólo obtuvo 35.89% de los votos, mientras que el segundo es Presidente electo sólo con el 38.21% de los sufragios.

La segunda vuelta es una propuesta viable y necesaria para el caso mexicano, se aplica en otros países, no hay que buscar “el hilo negro”, existen las condiciones necesarias para llevarla a cabo. Estamos en tiempo para que en el 2018 el próximo Presidente de México llegue con una victoria legitimada en las urnas y en la sociedad.

Tendremos que esperar sí es que se retoma la reforma electoral, como una de las reformas necesarias para México como lo han manifestado los nuevos legisladores o sólo les interesa la laboral y la energética.

renesanchezjuarez

 

*René Sánchez Juárez es Secretario General de la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (FROC) en Puebla, México.

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 660 invitados y ningún miembro en línea