Un día como hoy, pero del año 1879, nació Albert Einstein (Artículo y videos)
Minuto a Minuto

 

 

 
14 de marzo de 2021

 

ConoSER Bien

 

Estoy agradecido por todos los que me dijeron NO. Es gracias a ellos que estoy siendo yo mismo.
Albert Einstein

Un día como hoy, 14 de marzo, pero del año 1879, nace en la ciudad alemana de Ulm, Albert Einstein. Físico de origen judío, nacionalizado después suizo, posteriormente austriaco y finalmente estadounidense, es considerado el científico más importante, conocido y popular del siglo XX. Fue proclamado “personaje del siglo XX” y el más preeminente científico por la revista Time.


Hace 116 años, Albert Einstein publicó su Teoría General de la Relatividad (1905) en la que reformuló por completo el concepto de la gravedad, lo que cambió radicalmente nuestra visión del Universo y durante todo el siglo XX tuvo una gran influencia en ámbitos como la ciencia, la filosofía, el arte, la política y la cultura popular.

Ganador del Premio Nobel de Física 1921, no por la Teoría de la Relatividad, pues el científico a quien se encomendó la tarea de evaluarla no la entendió, y temieron correr el riesgo de que luego se demostrase errónea. En esa época era aún considerada un tanto controvertida, fue por sus explicaciones sobre el efecto fotoeléctrico y sus numerosas contribuciones a la física teórica que obtuvo el Nobel.


Algunos datos que no son conocidos comúnmente sobre la vida de este eminente científico y ciertas crónicas sobre la cual han surgido varios mitos sobre Einstein son las siguientes: debido a la forma de su cabeza al nacer, su familia pensó que tenía una malformación que le impediría crecer con normalidad. Fue un niño con sobrepeso, de carácter taciturno y aprendió a hablar fluidamente hasta mucho después de la edad promedio (cerca de los 9 años), por lo que sus padres sospecharon que padecía algún tipo de retraso.

Durante un periodo de enfermedad a los 5 años, su padre le dio una brújula que lo cautivó y motivó su interés en la ciencia. Se cuenta que le fascinaba el hecho de que la aguja siempre señalara en la misma dirección y a partir de ahí comprendió que había fuerzas naturales que afectaban nuestra realidad, aunque no pudiéramos verlas.

No le gustaba usar calcetines porque desde joven notó que sus dedos gordos siempre terminaban haciendo agujeros en los calcetines; hábito que mantuvo hasta su muerte. Aunque no era religioso, tenía una sensibilidad espiritual muy grande que rechazaba las concepciones usadas por las religiones. Sin embargo, llegó a decir que creía en el Dios del filósofo judío Baruch Spinoza, el cual “se revela en la armonía de todo ser, no en un Dios que se preocupa por el destino y las acciones de los hombres”.

Por su fama, viajes de trabajo y una supuesta competencia intelectual con su primera esposa, Mileva Maric, se distanció de ella y elaboró una especie de reglamento. En el documento establecía que ella estaba obligada a hacerle tres comidas al día, mantener limpia la casa, interrumpir sus sesiones de trabajo para hablarle sólo si era necesario o evitar encuentros íntimos y preguntas personales a menos que él así lo quisiera.

Cuando Adolf Hitler asumió al poder en 1933, Einstein se encontraba en el extranjero y debido a que fue perseguido por el régimen nazi, renunció a su ciudadanía alemana, terminó instalándose en E.U.A. y nunca más regresó a su país natal.

Durante la Segunda Guerra Mundial se ofrecía una recompensa de 20 mil marcos a quién lo entregara a las autoridades nazis. Si bien era pacifista, quedó alarmado por el poderío alemán y ofreció al presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt colaborar para evitar el uso de una bomba atómica durante el conflicto, pero su propuesta quedó desestimada.

En 1952 le ofrecieron el cargo de primer ministro de Israel tras la muerte del presidente Chaim Weizman, lo cual rechazó por considerar que no tenía aptitud para ello. Poco antes de morir trabajaba en un discurso para celebrar el séptimo Día de la Independencia de Israel, el cual nunca pudo terminar. La comunidad científica le rindió homenaje al poner su nombre a uno de los elementos de la tabla periódica: el einstenio.

Su foto con la lengua de fuera fue tomada el 14 de marzo de 1951 en la celebración de su cumpleaños 72 en la Universidad de Princeton. Cansado de lidiar con fotógrafos y seguidores, les sacó la lengua al subir al auto y el reportero Arthur Hasse captó la instantánea y tiempo después confesó que el mismo Einstein le pidió algunas copias para uso personal.


Tras su muerte, el cuerpo fue incinerado parcialmente, pues el patólogo Thomas Harvey, encargado de practicar la autopsia, sustrajo el cerebro sin el permiso de la familia para, según él, descifrar la respuesta de su genialidad. Contrario a lo esperado, el cerebro de Einstein era de tamaño común, con un peso de 1,230 gr, las únicas particularidades son que tenía más células gliales (encargadas de agilizar la comunicación entre las neuronas) o que su lóbulo parietal inferior (vinculado con el razonamiento matemático) era 15 % más ancho de lo normal”.

Un pequeño homenaje, amable lector, al hombre que de joven sufrió por los problemas escolares, que jamás fue una eminencia para las relaciones humanas, que sufrió el nazismo de Adolfo Hitler, también le debemos a Einstein el sobrenombre con el que conocemos al beisbol: el de Rey de los Deportes.

 

Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; sabersinfin
next
prev

Hay 1308 invitados y ningún miembro en línea