Un día como hoy se cumplen 501 años de la matanza de cholultecas (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

18 de octubre de 2020

 

ConoSER Bien

 

Glorificarse con una victoria militar significa regocijarse con la matanza de las personas.
¿Y acaso puede ser respetado aquel que se alegra de la matanza?
Tao Te Ching

El día de hoy, se cumplen 501 años de uno de los episodios más sangrientos que marcaron la Conquista de México, ya que la entrada de los españoles a Cholula, la ciudad sagrada de Quetzalcóatl, provocó la matanza de miles de pobladores de ese lugar.

La palabra Cholula (Municipio de Puebla, México) viene del náhuatl cholollan con el significado de "Lugar de la huida", compuesto con choloa = "huir" y lan = "lugar". (originalmente su nombre era Tollan-Chollollan-Tlachihualtépetl, que significa “Gran ciudad donde cae el agua en el lugar de huida del cerro hecho de tierra”) y se trata de uno de los asentamientos más antiguos de México. Localizado a siete kilómetros al oeste de Puebla de Zaragoza, capital del estado mexicano de Puebla. En Cholula se construyó el primer centro ceremonial importante, a partir del cual crecería lo que sería uno de los principales centros religiosos de Mesoamérica.

La historia comienza, después de haberse entrevistado con los calpixques (del náhuatl calli “casa” y pixqui “guardián”) del huey tlatoani ("orador") Moctezuma Xocoyotzin en San Juan de Ulúa, Cortés decidió marchar hacia la ciudad de México-Tenochtitlan a pesar de los intentos de disuasión de los mexicas. De tal forma que pronto pactó con los totonacas de Cempoala que eran tributarios sometidos y emprendió su marcha a la capital mexica, en la trayectoria se enfrentó brevemente a los tlaxcaltecas, que eran acérrimos enemigos de los mexicas, después de algunos combates logró convencerlos para formar una alianza y de esta manera vencer al estado mexica.

Estando aún reunidos Cortés y los gobernantes de Tlaxcala, llegaron mensajeros de Moctezuma con grandes regalos de oro y bellas mantas ornamentadas con finos plumajes para convencer a los españoles de desplazarse a Cholula.

Los cholultecas dejaron pasar a Hernán Cortés a la Ciudad Sagrada, que era uno de los sitios más importantes de veneración, porque no esperaban que alguien se atreviera a atacarla, era sitio de devoción de los dioses prehispánicos (Tláloc y Quetzalcóatl) y uno de los lugares más prominentes de la época prehispánica.

Al llegar a la Cholula, Cortés es recibido en el lugar con sus huestes y no se le permite el paso a los tlaxcaltecas, quienes tuvieron que esperar en los límites de la ciudad hasta recibir órdenes para el ataque. Cortés fue alojado en uno de los palacios de los suburbios de la ciudad y le fue enviada una traductora para su estancia en Cholula, Marina, ella le agradó y le advirtió que tenía que partir previo a la matanza. Además, le pidió que citara a todos en la plaza.

Ante el llamado, un 18 de octubre de 1519 miles de cholultecas acuden a la plaza los habitantes no iban armados, no tenían ejército y no esperaban el ataque, pues estaban en la Ciudad Sagrada, a la que nadie se atrevía a atentar por los santuarios que albergaba.

De acuerdo con los cronistas y al propio Hernán Cortés, el ataque se trató de una acción preventiva por la sospecha de una posible emboscada dentro de la ciudad de Cholula. El resultado fue la muerte de 3,000 mil cholultecas en cinco horas, en su mayoría civiles desarmados. Los cholultecas habían sido fieles tributarios de los mexicas, después de la acción militar, fueron sometidos y se volvieron aliados de los conquistadores españoles.

El mismo Cortés comenta: “…hice llamar a de los señores de la ciudad diciendo que les quería hablar, y metílos en una sala, y en tanto hice que la gente de los nuestros estuviese apercibida, y que en soltando una escopeta diesen en mucha cantidad de indios que había junto al aposento y muchos dentro en él. Así se hizo, que después que tuve los señores dentro en aquella sala, dejélos atando, y cabalgué, e hice soltar la escopeta y dímosles tal mano, que en pocas horas murieron más de tres mil hombres. Y porque vuestra majestad vea cuán apercibidos estaban, antes que yo saliese de nuestro aposento tenían todas las calles tomadas y toda la gente a punto, aunque como los formamos de sobresalto fueron buenos de desbaratar, mayormente que les faltaban los caudillos porque los tenía ya presos; e hice poner fuego a algunas torres y casas fuertes donde se defendían y nos ofendían, y así anduve por la ciudad peleando, dejando a buen recaudo el aposento, que era muy fuerte, bien cinco horas, hasta que eché toda la gente fuera de la ciudad por muchas partes de ella, porque me ayudaban bien cinco mil indios de Tascaltecal y otros cuatrocientos de Cempoal.”

Los sobrevivientes pidieron clemencia a Cortés, explicando que cumplían órdenes de los mexicas. De esta forma las hostilidades cesaron, Cortés se reunió con los dirigentes que habían sobrevivido y pactó con ellos, les pidió dejar de realizar sacrificios y actos de canibalismo, así como dejar su religión para convertirlos al cristianismo. Al principio rehusaron la idea de destruir a sus ídolos, pero finalmente se convirtieron en aliados de los españoles. Los prisioneros capturados por los tlaxcaltecas fueron puestos en libertad. Cinco días más tarde, la ciudad regresó a su actividad normal como si nada hubiera sucedido.

Otro episodio más de la cruel conquista de la Nueva España, no lo cree así amable lector.

 

Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; www.sabersinfin.com
next
prev

Hay 398 invitados y ningún miembro en línea