Per-Ingvar Branemark, padre de la implantología dental moderna (Artículo)
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

16 de abril de 2018

Per-Ingvar Brånemark, fue un cirujano ortopédico sueco y profesor de investigación, promocionado como el "padre de la implantología dental moderna”. Después de estudiar en la Universidad de Lund en Suecia, Brånemark se convirtió en profesor de anatomía en la Universidad de Gotemburgo en 1969.

Brånemark deseaba estudiar la curación potencial y la remodelación de la interacción entre la médula ósea y sangre, con objeto de describir la conexión entre curación y fenómenos que tienen lugar en la médula ósea después de la ocurrencia de un perjuicio. Fue en 1965 que el Profesor Per-Ingvar Branemark, por delante de un grupo de investigadores de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), comenzó sus estudios que condujeron al descubrimiento de la osteointegración. En ese momento, Brånemark estaba interesado en los protocolos de investigación y los procedimientos quirúrgicos que resuelvan las deficiencias físicas y funcionales de los seres humanos.

Brånemark optó por el uso de titanio. El metal se utiliza en la industria nuclear en Rusia y fue señalado por un cirujano ortopédico, Hans Emneus en Lund, que estaba estudiando diferentes metales utilizados para la articulación de la cadera prótesis. Brånemark obtuvo una muestra por medio Jernverk de Avesta, ya partir de entonces comenzó a utilizar el titanio puro para hacer la cámara de observación.

Para lograr este objetivo, usó un método desarrollado años antes en la Universidad de Cambridge (Inglaterra) se planeó una serie de experimentos que utilizaron una cámara de observación pequeña que se inserta quirúrgicamente en la tibia de los conejos para estudiar el flujo sanguíneo en el hueso. Bränemark, interesado en la regeneración de la médula ósea postraumática, decidió usar la “rabbit ear chamber” de Cambridge, pero esta vez insertada en el fémur de los conejos. Así implantó una cámara óptica endoósea de titanio que consistía en un tubo roscado hueco con varillas de cristal a ambos extremos. Después de la cicatrización, transiluminaba el hueso colocando una luz intensa en la parte inferior y un microscopio en la superior.

Al entrar en la cámara de observación de titanio en la tibia de conejos, Brånemark utiliza un procedimiento quirúrgico muy delicado para causar el menor daño posible a los tejidos. Él creía que el hueso tenía una capacidad limitada para reparar y deben ser manejados con el mismo cuidado que otros tejidos delicados del cuerpo como los ojos y el cerebro.

Al final del experimento, después de unos pocos meses, como las cámaras eran caras, decidió utilizarlas de nuevo después de sacrificar al animal, pero al intentar desenroscarlas se encontró con que el titanio había desarrollado una unión tan sólida con el hueso que era imposible separarlo. De hecho, si se empleaba mucha fuerza, se rompía el fémur, pero la cámara seguía pegada al hueso. Convirtiéndose en una base segura, modificado y optimizado para recibir a largo plazo prótesis fija en el maxilar y la mandíbula para la aplicación en seres humanos.

Este fue el primer paso hacia el descubrimiento de la osteointegración, (del hueso de la América), la técnica se ha perfeccionado en los últimos 40 años por los científicos que crearon el sistema más avanzado de la prostodoncia fija la historia del mundo de restauración dental.

Museo de Odontología de la BUAP.

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 752 invitados y un miembro en línea

  • Mino DBlanc