Origen de las revistas dentales en México (Artículo)
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

9 de abril de 2018

En el ámbito de la odontología mexicana, sus antecedentes se remontan a cien años con las primeras publicaciones que aparecieron en nuestro país.

El primer medio informativo nació en 1887 con “El Arte Dental”, publicado por el doctor Alfonso María Brito; otros medios impresos fueron “El Boletín Odontológico Mexicano”, editado mensualmente en 1920 por la Compañía Dental Mexicana; la “Revista Odontológica de México”, editada en 1928 por la Casa Linderman y Cía., que posteriormente cambió de nombre a Casa Schinkel, S.A., y finalmente, “El Noticiario Dental”, editado en 1936 por la Casa Especialidades Dentales.

Cabe señalar que estos títulos fueron editados después del nacimiento de varias publicaciones, uno de ellos “Odontología”, por la Escuela de Odontología, y el otro el “Heraldo Odontológico Oro Cast”, patrocinado por la Casa Dental Jalisco, los cuales tuvieron únicamente dos años de edición. Las publicaciones odontológicas que circulaban en esa época eran editadas y patrocinadas únicamente por casas comerciales, con distribución gratuita a nivel nacional.

Uno de los objetivos de este tipo de textos de carácter científico, desde sus inicios, fue la creación de una revista que fuera portavoz a nivel nacional de los socios y dentistas, así como la publicación mensual de las pláticas, conferencias y trabajos que se impartían con los miembros de la agrupación, y las observaciones y propuestas en beneficio de la profesión; otro objetivo más fue establecer intercambio internacional con publicaciones odontológicas de cualquier parte del mundo.

La Segunda Guerra Mundial afectó el desarrollo del proyecto por la escasez de papel, tinta, hule, seda, nylon, y esta situación requería restringir o fusionar las ediciones que circulaban. Ello dio origen a la fusión de varias revistas para que la edición fuera vigorosa y compacta, por lo que en ese entonces la mesa directiva de la Asociación Dental Mexicana analizó esa propuesta, encontrándose con un gran inconveniente, que era la supeditación del proyecto a una firma comercial. Ante ello, la Comisión Científica de la Asociación Dental Mexicana se reunió con las casas comerciales dueñas de las revistas y les solicitó su apoyo para la creación de una nueva publicación odontológica, con fines totalmente científicos, dirigida y editada por esta asociación, pero con el apoyo económico de casas de productos dentales. Se discutieron todas las posibilidades y se llegó a lo siguiente: El doctor Abraham King, Director del “Boletín Odontológico Mexicano”, estaba dispuesto a fusionarse con la nueva publicación, pero bajo la condición de que continuara con el nombre de Boletín por dos años más, por lo que la Comisión rechazó la propuesta. El Administrador, Lorenzo Lino, del “Noticiario Dental”, aceptó la fusión de ambas publicaciones y se retiró no sin antes desearle el mejor de los éxitos a la publicación de una revista por parte de la Asociación Dental Mexicana. El Editor Klaus Schinkel, de la “Revista Odontológica de México”, aceptó sin condición alguna; además, destinó recursos económicos para los gastos de edición y el sostén de esta revista.

Asi, para 1943 es que la revista oficial de la Asociación Dental Mexicana ve la luz y realiza su primera publicación, constando de 64 páginas en papel satinado, con un total de 20 anuncios de casas comerciales y con cinco reportajes o artículos de carácter científico.

Museo de Odontología de la BUAP.

Imagen: Composición Internet.
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1453 invitados y ningún miembro en línea