PRINCIPIO DE MOTIVACIÓN POR EL PROFESOR
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

PRINCIPIO DE MOTIVACIÓN POR EL PROFESOR
Por: Rafael Fiscal Flores*

 Mucho se ha hablado del perfil del profesor motivante y por supuesto del profesor desmotivante, no hay la menor duda de que ciertas actitudes de los profesores motivan a los alumnos poniéndoles en situación de aprendizaje, haciendo, por tanto, que los alumnos se dediquen con más interés al proceso de aprendizaje. De igual forma hay actitudes de los profesores que provocan en los alumnos el desinterés y la desmotivación por la materia, y en general por los aprendizajes.

Perfectamente podríamos hacer una larga lista de aquellas actitudes de los profesores que obran a favor de la motivación de sus alumnos hacia los contenidos de la materia y de aquellas que obran en contra de dicha motivación. Pero creo que obtener una lista de tal naturaleza resultaría ocioso, después de todo lo único cierto es que los profesores explicamos lo que sabemos, pero enseñamos lo que somos.
 

 Efectivamente el que se obtenga un perfil del profesor motivante o desmotivante de algo debe de servir, pero creo que es más importante y definitorio que lejos de que el profesor trate de imitar conductas que no le son propias, se haga cargo de reconocer aquellas conductas que le definen y que juegan a favor de obtener altos niveles de motivación de los alumnos hacia los contenidos de la materia, y evidentemente de aquellas que juegan en contra.

 

 No se trata de imitar conductas de otros por más que los fines sean benéficos, porque después de todo se estaría incurriendo en actitudes hipócritas, difíciles de mantener. El secreto se ubica en el tipo de relación que el profesor crea y mantiene con los alumnos. Relación que tiene más que ver con lo que el profesor es, que con lo que el profesor diga, haga o deje de hacer. Sin embargo, resulta todavía de mayor importancia la percepción que el alumno tiene de lo que su profesor es. Por lo que la imagen/percepción del profesor, motivante para el alumno, e inspiradora de una atmósfera de confianza, no surge sólo de los sentimientos sinceros y reales de los profesores hacia sus alumnos, sino de los sentimientos que los alumnos perciben en sus profesores.

 

 En el ámbito escolar la relación entre profesor y alumnos se denomina relación pedagógica “entendida como una mediación capaz de promover y acompañar el aprendizaje de nuestros interlocutores, es decir, de promover en los educandos la tarea de construirse y de apropiarse del mundo y de sí mismos” (Prieto Castillo, 1995:15). Por su parte Postic (2000:15) considera la relación pedagógica como una relación educativa significada por “el conjunto de relaciones sociales que se establecen entre el educador y los que él educa, para ir hacia los objetivos educativos, en una estructura institucional dada, relaciones que poseen características cognitivas y afectivas identificables y que tienen un desarrollo y viven una historia”.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 536 invitados y ningún miembro en línea