La delincuencia en México y la vulnerabilidad de las mujeres en nuestra sociedad (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

14 de mayo de 2022

Compartiendo tu opinión

 

Cuidándonos entre todos podemos hacer frente a esta ola de violencia que cubre actualmente a la sociedad mexicana.

Es evidente que el confinamiento ha detonado la delincuencia en nuestro país, especialmente si hablamos de la agresión contra el género femenino.

Tanto varones como mujeres nos encontramos ante el riesgo de ser víctimas de un asalto, un robo o cualquier tipo de agresión. La mayoría de la gente llega con miedo a hacer un retiro en el banco o a pagar un servicio o producto.

La pobreza, la desigualdad, el abandono de la educación a temprana edad, el crimen organizado, y ahora, sumando la afectación psicológica que nos regaló el COVID-19, parecen haber acabado con todo indicio de paz entre la población mexicana.

Que distinto sería transitar la transpandemia sin los índices de violencia actuales en México. Desde el año 2019 ya se había registrado un incremento considerable en crímenes de homicidio:

La violencia aumentó en México en el primer semestre del año (2019). Datos oficiales calculan los homicidios de junio en 2.560, la cifra más alta para un solo mes en la historia reciente. https://bbc.in/39cUbMX

Es triste saber que estamos rompiendo récords de violencia, teniendo tanta riqueza cultural y una gran capacidad intelectual.

Para el año 2021 la ONU había puesto a México sobre la mesa debido a la inseguridad que existe, no solo en las calles, sino también dentro de nuestra propia casa.

El Comité de las Naciones Unidas contra la Desaparición Forzada (CED) expresó su seria preocupación por la gravedad de la situación de las desapariciones forzadas en México. Al 26 de noviembre de 2021, último día de la visita del CED a México, 95,000 personas estaban registradas oficialmente como desaparecidas en México. https://bit.ly/3L8tg2d

Las cifras hacen temblar a cualquiera y para 2022 se siguen sumando casos a esta larga lista.

Dar solución a esto no es una tarea sencilla, de serlo, ya se habría erradicado desde hace varios sexenios. Sin embargo estoy convencido que en este momento nuestra mejor arma de defensa es la organización social.

Cuidarnos entre todos y no mirar con indiferencia el sufrimiento o la vulnerabilidad de quienes tenemos al lado. Esta convicción no es solo mía, antes veíamos un acto de agresión en público y todos se hacían de la vista gorda, o se daban la vuelta. Hoy se escuchan cada vez más casos en los que la gente mete las manos por una persona que está siendo violentada aun cuando es desconocida para ellos.

El ser humano, desde el principio de los tiempos, se agrupaba en clanes, tribus y sociedades, porque la fuerza de grupo es siempre mayor a la de un individuo que se las arregla por sí solo. Hoy más que nunca tenemos que valorar la efectividad del trabajo en equipo y cuidarnos unos a los otros.

Grupos de vecinos, cansados de los robos a casa habitación, o de las constantes desapariciones de sus niños o de las mujeres, se asignan tareas, roles y cargos para mantener vigilada su colonia y bajo el lema: “te metes con uno, te metes con todos”, han logrado resistir a la situación actual.

Todos quisiéramos caminar con tranquilidad a media noche, o transitar calles solitarias sabiendo que nada malo nos va a ocurrir, pero hoy, la realidad es otra. Y no podemos ignorar lo que está sucediendo en México. Debemos encontrar formas de actuar y sobre todo maneras de organizarnos que puedan garantizar una mayor seguridad en nuestro día a día.

Hablar de las mujeres y mencionar las cifras de feminicidios en nuestro país, es atroz. Sumando a las cifras de asesinatos, otras situaciones de violencia que sufren muchas mujeres como agresión en casa por parte de su propia familia, el abuso sexual a niñas, jóvenes y adultas, los casos de mujeres que sufren violencia laboral o acoso en las calles; haciendo un recuento de todas estas situaciones nos damos cuenta de la vulnerabilidad en la que se encuentra hoy este sector de la población.

Se puede hacer mucho desde casa, atendiendo a la educación de los niños y también de las niñas, inculcando valores esenciales como el respeto y la igualdad. Replantearnos el trato que nosotros mismos le damos a nuestras hijas o a nuestras madres, hermanas y abuelas también aporta un granito de arena al enorme esfuerzo por reducir la violencia contra la mujer.

Es triste aceptarlo, pero hoy no podemos dejar solos a nuestros niños en las calles, como antes jugábamos nosotros. Quizás ya no podemos confiar en que nuestras hijas adolescentes salgan solas de noche a divertirse. Todos deberíamos gozar de ese derecho a salir, tomar un par de copas, divertirnos, asistir vestidos como más nos guste, y volver con bien a casa. Pero hoy, la inseguridad nos ha robado esas libertades.

Pero podemos hacer mucho si, antes que nada, aceptamos que nos encontramos ante una situación extraordinaria, distinta a la que vivimos nosotros, cuando éramos jóvenes.
Algunos adultos dicen a los niños: “yo a tu edad ya iba y venía solo a todos lados”, sin embargo es real que eran otros tiempos.

Estamos en el periodo de la reagrupación, del trabajo en equipo. Tenemos que hacer frente a un monstruo que desaparece a las niñas, que asesina jóvenes y personas mayores.

Hace miles de años, nuestros antepasados salían en grupo a cazar al mamut o a defenderse de las fieras que les acechaban, hoy, la inseguridad en nuestra sociedad es una bestia que solo en equipo podemos enfrentar.

Estar vigilantes, ser empáticos con el sufrimiento ajeno, hacer equipos de trabajo, asignar roles, tener un mejor sentido de responsabilidad social, cuidar a nuestros hijos, madres, abuelos y hermanas, en fin, alcanzar una verdadera organización social, puede darnos ahora un poco de paz en esta ola de violencia.

La transpandemia traerá mayor desigualdad, crisis económicas más fuertes y muchos efectos negativos en la conducta de las personas; hay que mantenernos alerta, tomar medidas de prevención y cuidarnos unos a los otros.

Referencias:
Najar Alberto. Violencia en México: cómo se explica el nuevo récord en el número de homicidios. BBC News Mundo. Julio 2019 https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-49079323
“95,000 personas desaparecidas y 52,000 personas fallecidas sin identificar: el Comité de la ONU urge a México a actuar de inmediato para buscar, investigar e identificar.” Naciones Unidas, derechos humanos. Ginebra, noviembre 2021 https://hchr.org.mx/comunicados/95000-personas-desaparecidas-y-52000-personas-fallecidas-sin-identificar-el-comite-de-la-onu-urge-a-mexico-a-actuar-de-inmediato-para-buscar-investigar-e-identificar/#:~:text=Al%2026%20de%20noviembre%20de,15%20al%2026%20de%20noviembre.
Bibliografía:
CNDH: Personas desaparecidas y no localizadas. Informe 2020 http://informe.cndh.org.mx/menu.aspx?id=50062
Velasco Domínguez María de Lourdes, Castañeda Xóchitl Salomé. Desaparición de mujeres y niñas en México: aportes desde los feminismos para entender procesos macrosociales. FLACSO. Septiembre 2019. https://www.redalyc.org/journal/509/50963078006/html/

 

Salvador Calva Morales es rector del Sistema Universidad Mesoamericana.

next
prev

Hay 918 invitados y ningún miembro en línea