El Rápido y Furioso en la Historia
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

Tal vez ahora que las autoridades federales están ¿exigiendo?  la pronta indagatoria en torno al Operativo Rápido y Furioso,  derivado de las declaraciones insistentes de que el “gobierno de México no fue informado de ningún operativo que incluyera el trasiego controlado de armas a México”, y que salió a la luz pública, a partir del asesinato del agente estadounidense ocurrido en nuestro territorio el pasado mes de febrero.

Me permito rescatar una reciente publicación del Dr. Jesús Gómez Fregoso que nos ilustra sobre algunos hechos históricos relacionados por la “alta preocupación” de las autoridades federales mexicanas por esta operación que dicen desconocer.

Tal vez estos pasajes les permitan recordar los recurrentes conflictos entre México y EEUU por este tipo de operaciones que  han sido un eterno problema.

El Dr. Gómez Fregoso nos recuerda lo ocurrido hace un siglo justo un 27 de marzo del año 2011 cuando “Se notifica a la embajada de México en Washington que el departamento de guerra declaró que durante los dos últimos años el gobierno yanqui no ha vendido armas a particulares y que unas, que según el cónsul de México en San Diego California entraron por allí deben ser de otra procedencia”.

El historiador nos invita a releer también el libro de Daniel Cosío Villegas Estados Unidos contra Porfirio Díaz (Editorial Hermes, 1956) en el que se analiza algunos de los aspectos de estos problemas y nos recuerda los hechos ocurridos en los últimos días del Imperio de Maximiliano y la ascensión de Porfirio Díaz al poder, incluso su derrumbe, marcados  fuertemente por las relaciones de México con EEUU  (…)“Toda la frontera norte fue un excelente caldo de cultivo para  problemas internacionales en especial en lo referente al tráfico de armas y a las incursiones de apaches y otros pueblos indios estadounidenses a nuestra tierra”, que derivó en el establecimiento de una “zona libre” en 1851 en Tamaulipas con el fin de alentar el poblamiento de la parte norte del Estado que permitía la importación libre de mercancías incluida,  las armas.

Los bloqueos estadounidenses a Veracruz en tiempos de la Reforma y el Imperio. La invasión que realizaron en 1914 a Veracruz. Las armas y aviones que ayudaron a Obregón a vencer en la rebelión delahuertista. Las intervenciones armadas de parte de Estados Unidos a nuestro país y hasta lo ocurrido en 1916 cuando el asalto de los dorados de Villa a Columbus.

Incluso nos refiere la historia de los indios estadounidenses acontecida mucho antes de los hechos referidos,  entre los años 1860 a 1880,  que fueron  llevadas a la pantalla por el actor John Wayne en las que se da cuenta de esas historias dramáticas donde apaches y comanches pasan a la frontera norte de nuestro país,  para huir de las tropas estadounidenses y dice el autor (…)“guerras intermitentes, bárbaras, de pactos desconocidos, de promesas rotas, de avaricia y de egoísmo, corrupción y desgobierno; de agresividad y vacilación alterna en los blancos, y de una defensa valerosa, desesperada, ciegamente salvaje, y la derrota inevitable de los indios estadounidenses”.

Todo lo cual nos ilustra no solo sobre  el contrabando de armas en la frontera norte de nuestro país; también nos ilustra en torno a  la injerencia histórica de EEUU en  México.

No en balde Isidro Fabela en 1918 formula una doctrina que contenía entre otros principios, el reconocer que todos los países fueran iguales, la promoción del respeto mutuo de las instituciones y las soberanías; y fundamentalmente la no intervención de ningún país en los asuntos internos de otro.

Algunos de estos principios, fueron retomados por la Doctrina Estrada que operó desde 1930 y durante casi todo el siglo XX.

Sin embargo también y muy  lamentablemente para nuestro país, ese pragmatismo y estilo en el que se han conducido los gobiernos federales panistas desde el año 2000 en materia de política exterior, que minimizó la estrategia diplomática  -según lo han señalado los especialistas en esta materia- sin duda ha repercutido y estamos ya sufriendo las consecuencias.

De ahí la importancia de acercarse a la historia para percibir la dimensión y los alcances que puede llegar a tener la operación Rápido y Furioso.

Y las reflexiones obligadas:
¿El gobierno mexicano desconocía realmente este operativo?
¿El resultado de la investigación terminará con el contrabando de armas?
¿Debemos creer -como ha documentado la prensa- que también el gobierno estadounidense lo desconocía?
¿El gobierno federal –aprovechando el conocimiento del operativo- pensará en replantear la relación con EEUU basada en el respeto a las instituciones y a la soberanía del país, que conviene a ambos países: a México por la dependencia económica y su propia seguridad; y a Estados Unidos por su seguridad nacional?

O ¿seguirá siendo una forma disfrazada de intervención? y al gobierno mexicano le convenga permitirlo sin medir sus alcances, ¿con el buen pretexto de  su guerra en contra del narcotráfico?

rocio garcia o*Rocío García Olmedo (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)ha desempeñado diversos puestos públicos y políticos en el estado de Puebla, México.

Más de la obra de Rocío García Olmedo:
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1216 invitados y ningún miembro en línea