Hoy fui al teatro. Recuento de ¿Quién dice que el cielo es tranquilo?
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

carlos ricano.jpgHoy fui al teatro.
Recuento de ¿Quién dice que el cielo es tranquilo?

Carlos “Carinoster” Ricaño Zetina*

Después de una jornada de trabajo digamos normal, llena de actividad de subir y bajar en un miércoles cualquiera, a las 6:00 de la tarde en punto, entré en la sala del teatro Arlequín del Espacio 1800 en el corazón mismo de la ciudad de Puebla.
Maravillosa experiencia es la mística de estos lugares enclavados en el centro histórico de la Angelópolis. El olor, el color, los sonidos y el respetable público presente me sorprendió, sobre todo porque a pesar de creer que asistía a una puesta en escena de una obra para adultos, encontré familias completas desde abuelitos hasta infantes que aún juegan a las carreras en espacios tan reducidos. Saludaba a mi amiga Antonia Estarlich, colaboradora de Sabersinfin.com, al tiempo que me sentaba en mi butaca preferida y sin alcanzar el anuncio de la tercera llamada, inició la obra con música en vivo interpretada dulcemente por un guitarrista de corte latino. Lentamente subió el telón e inició para mi gusto un viaje celestial ante la presencia misma de Jesús de Nazaret, quien dormía plácidamente para así acercar la trama de la obra a su expresión simple y llana de tratar la divinidad como entes de carne y hueso, entiéndase mejor como Dios Humano.

    ¿QUIÉN DICE QUE EL CIELO ES TRANQUILO? Lleva por título la obra de la escritora Antonia Estarlich Sánchez, originaria de Valencia España, amante de México y su recia tradición. Se destaca entre otras cosas la calidad del trabajo intelectual literario, que con gentil maestría, aterriza un diálogo entre Dios, María, Jesús, Pedro y Magdalena, todos ellos coexistentes y amigos milenarios; y claro el arcángel San Gabriel. Destaca la aparición de un personaje singular ajeno al cuadro celestial, la escritora y poetisa sor Juana Inés de la Cruz, femenina y mexicana.

    No me sorprende el hecho de que la obra posea el corte generacional contemporáneo que vibra en los foros internacionales en pro de la equidad de género, ya que la autora es muy mujer y el personaje principal es la Virgen María, tampoco el acercamiento humano que se presenta con el diálogo expuesto, que por cierto se admira la genialidad para tocar un tema así, donde los puntos son la vanidad humana, la codicia, el concepto de esclavitud virginal con que nos ha educado la Iglesia, la mala administración del sacrificio de Jesús, ni otros roces como lo pudiera ser el uso adecuado de un simple condón. Finalmente ya estamos acostumbrados a escuchar el monólogo que pudiera tener una vagina. Lo que sí me sorprende es como se ha manejado la idea rectora para decir en voz de la propia madre de Dios que ya no desea ser más la Virgen, sin blasfemar y sin querer decir más que lo que se dice tan simple y claramente, como “ya no quiero ser la Virgen María, tan sólo deseo ser María de Nazaret madre de Jesús”. Genial y plausible ese acercamiento que permite pensar en un concepto más robusto para los hombres de fe.
    Finalmente quiero comentar que la puesta en escena ha tenido la ambientación adecuada al más puro estilo de una buena puesta en Broadway, luces, efectos, actores, vestuario y una buena acústica si se considera que mis vecinos eran infantes inquietos al momento de disfrutar la delicia de escuchar un chelista en vivo. Dejo pues mi comentario para recomendar ampliamente esta obra que tanta falta haría para enmendar en algo la conducción de la Iglesia en la Tierra, pues de todos es sabido que el reino de Dios no es de este mundo.

*Carlos Ricaño es arquitecto y Director de la escuela de Desarrollo Urbano del CEUNI en Puebla, actualmente se prepara en línea en el taller literario de tierradepoetas.com para llegar a ser poeta y pensador mexicano.

Más de la obra de Carlos Ricaño:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 742 invitados y un miembro en línea

  • Mino DBlanc