POEMA DEL CID
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

elda ruiz flores.jpg- UN MUNDO SIN LIBROS ES COMO UN CUERPO SIN ALMA -

POEMA DEL CID
Síntesis: Elda Ruíz Flores*


Se ha conservado en un códice copia evidente del original, hecha en 1307 por Pedro Abad.

 

En el poema, donde se narran de una manera sobria y realista las aventuras del héroe español, que pueden dividirse en tres partes: Cantar del destierro. Cantar de las bodas y Cantar de la afrenta de Corpes. Faltan en el códice las primeras páginas, comenzando el poema con el verso: De los sos ojos tan fuertemente llorando.

El Cid es desterrado por Alfonso VI, a consecuencia de cierta acusación. La ciudad de Burgos, por orden del rey, le niega todo auxilio. El Cid se encuentra sin recursos, pero de esta situación viene a sacarle la astucia de Martín Antolínez, el "húrgales de pro" quien consigue un préstamo de los judíos Raquel y Vidas, dándoles en garantía dos arcas llenas de hipotéticas monedas de oro. Con los recursos en la mano, el Cid sale de Castilla y comienza una vida de continuas luchas, con las que pretende "ganar el pan de cada día", como dice el poema con su recio realismo castellano. Primero lucha con el rey moro de Zaragoza y más tarde con el conde de Barcelona, a quien gana la espada Colada, conquistando por último Valencia, a cuya ciudad conduce a su familia. El rey moro de Marruecos, Búcar, ataca a Valencia, pero el Cid le vence, le da muerte con Colada y le gana la espada Tizón.

Reconciliado con el rey, accede, a petición de éste, a que casen sus hijas con los infantes de Carrión. El autor del poema hace aquí una contraposición entre la nobleza heroica y la nobleza cortesana. Los infantes, educados en la corte lejos de las batallas, van a portarse en Valencia de una manera cobarde, huyendo ante los moros y escondiéndose en una ocasión en el rincón más sucio del palacio al ser acosados por unos leones que el Cid tenía domesticados.

Esta conducta suscita la burla de los caballeros del Cid, y de ellas van a tomar venganza los infantes en sus esposas. Piden permiso al Cid para regresar a León; se ponen en camino, y al llegar al robledal de Corpes las atan desnudas a un árbol y las azotan. Recogidas por Alvar Fáñez, son devueltas a su padre, quien pide entonces justicia al rey por la afrenta sufrida.

Se reúnen Cortes en Toledo, y el Cid reclama, primero, sus espadas Colada y Tizón, que había dado a los infantes. Exige después la devolución de la dote y, por último, los reta.

Los de Carrión luchan contra dos caballeros del Cid y son derrotados. En este momento, se presentan emisarios de los infantes de Navarra y Aragón pidiendo la mano de las hijas del Cid. Por lo cual, al final del poema, el "juglar afirma: Ahora los reyes de España todos sus parientes son.

La versificación del poema es irregular, predominando la base de hemistiquios heptasilábicos. Se nos muestra su autor lleno de pasión española. Con su fuerte vitalidad va serenando el doloroso comienzo hasta llegar al análisis psicológico del alma de los infantes, mostrándonos cómo lentamente se va preparando en su ánimo la cobarde afrenta de Corpes, necesaria para destacar en toda su gloria la segura magnanimidad del Campeador.

El texto antiguo fue establecido en 1913 por don Ramón Menéndez Pidal. Español. Últimos del XIV o principios del XIV.
 
* Elda Ruíz Flores es licenciada en Periodismo y Comunicación Colectiva, conduce el programa de InteligenciaSexual.com.

Más artículos del Elda Ruíz Flores

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1499 invitados y ningún miembro en línea