"A los 17"
Minuto a Minuto

 

 

juan jose cesin 2.jpg- VIVIR EL PRESENTE -
 
 
“A los 17”

Juan José Cesín Vargas*

Estimado lector ¿recuerda usted cuando tenía 17 años? Seguramente al hacerlo su mente lo llevará por los recuerdos de la escuela, preparatoria o universidad, los lugares donde jugaba el deporte de su preferencia, las amigas, los amigos, los sueños, el sin fin de tareas que cumplir, los exámenes, los pleitos interminables con los padres para poder ir a una fiesta o salir con el novio o la novia…

 


Los 17 es una edad de cambios, pero también es una edad en que las emociones están al  máximo. Muchos llegan a experimentar el primer amor a esa edad y se convierte en un recuerdo imborrable como lo es también el primer beso o la primera escapada para encontrarse con el ser amado.

Recuerdos maravillosos que seguramente estarán asociados al duro proceso de crecer, encontrarse y soñar. Porque coincidirá conmigo que esta es una edad de sueños. Se planifica el futuro mientras se ríe, se canta y se disfruta de cada instante que la vida nos va regalando.

Uno de los grandes regalos que recibimos quienes trabajamos en el sector educativo es el de convivir con jóvenes que comparten su forma de ver la vida con nosotros. Nos enseñan en cada momento y en cada instante. Nos hacen partícipes de sus aventuras y en ocasiones hasta cómplices de ellas. Uno se da cuenta cuando están deprimidos o una preocupación ronda por su cabeza pero también se ve envuelto en la magia de sus sonrisas y en el desenfado para caminar por la vida.

Los jóvenes tienen ese encanto de comunicar su amor a los demás de una manera extraordinaria. No hay voz que suene más dulce que la de un joven cantando o riendo. Hoy en día su gusto por bailar y acompañarse los hace únicos. Viven el presente y lo viven con gran aprecio a las personas que le rodean, principalmente sus amigos.

Al escribir esta columna un gran nudo se forma en mi garganta porque recibí la noticia de que uno de mis alumnos de literatura había fallecido. Mi corazón se encuentra estremecido tan sólo de pensar los muchos pasos que se van a perder y los muchos sueños que quedarán inconclusos.

A veces creemos que cuando se tiene determinada edad, hay todo un camino por delante. Pensamos que podemos hacer las cosas mañana porque aún hay tiempo cuando el tiempo es una de las cosas más relativas en este mundo.

Por eso, estimado lector, hoy le quiero invitar a dar todos los abrazos que Fernando Abel ya no podrá dar, regalar todas esas sonrisas que a él hubiese querido repartir, compartir su corazón con todas las personas que le rodean sin importar si las conoce o no, decir los te quiero que están listos para salir de su boca para regalarlos a sus seres queridos, a perdonar, a dar gracias a la vida, a disfrutar cada sabor, cada aroma, cada amanecer y cuando lo haga, hágalo pensando en todos aquellos que no tienen, como ahora tiene usted, la oportunidad de vivir el presente.
 

*Juan José Cesín Vargas es catedrático del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla, autor de los textos: "Educación para la vida y formación permanente: Futuro de las Escuelas Normales” y “Coro Normalista de Puebla. 45 años de alimentar el alma con sus voces”

Más de la obra de Juan José Cesín:


 
next
prev

Hay 794 invitados y ningún miembro en línea