"Un día cualquiera, que de santo, no tiene nada"
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

31 de marzo de 2018

¿Qué de santo puede tener un día cualquiera, donde un hombre, una mujer, un niño o una niña es crucificado de distintas maneras?

Tal vez tú y yo hemos sido traicionados y humillados como aquel Cristo al que tanto pedimos clemencia y misericordia.

Tal vez, esta aniquilación del alma y el espíritu se ha normalizado. Tal vez, nos hemos acostumbrado y lo hemos aceptado.

El asunto es que en aquel rostro del Cristo desfigurado, que en aquel cuerpo desangrado y en aquel espíritu humillado, podamos lograr identificar los rasgos y la mirada de todos aquellos hombres y mujeres, niños y niñas que desde que la especie humana existe sobre la faz de la tierra, han tenido que vivir un viacrucis como vida; sus derechos han sido arrebatados como los de aquel nazareno; quizá nosotros mismos muchas veces hemos sido, “Los fariseos, los soldados romanos”… Los verdugos; de alguna manera... Quizá.

La pobreza: El látigo.
La humillación: Los escupitajos.
La traición: Los azotes.
La envidia: Los clavos.
La esclavitud: La cruz.
La explotación: El poder.
La maledicencia: El pecado
El odio: La violencia
La muerte: La muerte.

Un día cualquiera como éste, como ayer y tal vez como el de mañana un Cristo es crucificado y, de santo no tiene nada.

El abandono, la indiferencia, la puritanería, la doble moral, la envidia -entre otros-, son los síntomas de los que serán o ya son sus verdugos.

Quizá algún día, diferente a éste,... Santo sea.

AMÉN.

Marcel Moranchel.

 

 

Imagen: Internet.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 2245 invitados y ningún miembro en línea