INDIGNANTE
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

specia2.jpgINDIGNANTE

Por: Isabel Specia Cabrera*

 

Cada día escuchamos en la radio, leemos en los diarios, o vemos en la televisión como nuestra gran ciudad, la ciudad de México ha perdido su encanto, su atracción, su envidia provocada a otras grandes ciudades del mundo. Vemos, oímos y leemos cierto tipo de noticias, que de no ser por el amor y las raíces en esta urbe, provocaría la salida de forma radical de miles y miles de ciudadanos.

 

Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

 

 

Escuchar a diario una mala noticia ocurrida en esta ciudad ya no es asombroso, es más, esta situación está formando parte de la cotidianidad. Las grandes urbes siempre tendrán grandes problemas, por supuesto, pero ¿acaso no contamos con los gobernantes totalmente capacitados para solucionar estos problemas?, ¿o será que, como siempre, sólo fueron promesas de campaña?

 

Mi intención no es escribir sobre política, sería demasiado pedir a mi misma, mi intención es sólo manifestar la indignación que me provoca el asalto a mano armada a un científico francés en esta gran ciudad. Y debo aclarar que mi indignación no responde a su nacionalidad, me encantaría conocer Francia, es mi gran sueño, no, mi indignación responde a su carácter de científico, me indigna que gente que realmente vale la pena en este planeta, tenga que debatirse entre la vida y la muerte porque unos mal vivientes, seres sin el menor valor como ser humano, requieran dinero fácil.

 

En esta gran ciudad, la ciudad de los palacios, la ciudad de las chinampas y los mercados sobre ruedas, se ha registrado una enorme cantidad de asaltos, todos, estoy segura, contra seres humanos que desempeñan cabalmente su papel como humano. ¿Por qué nunca escuchamos que un secuestrador fue asaltado y recibió un tiro en el cabeza?

 

Los habitantes de esta gran ciudad enfrentamos día a día grandes retos, desde el pésimo transporte público, que suele ser insuficiente ante la demanda de citadinos que requieren trasladarse a sus centros de estudio, trabajo o simplemente para la adquisición de bienes para subsistir. Sin embargo, cada uno de esos retos que nos representa en vivir en el Distrito Federal, lo enfrentamos y superamos. Contra lo que no podemos, es contra la delincuencia, que ha crecido de manera ya incontrolable. La falta de oportunidades o educación en muchos ha llevado a que una gran cantidad de jóvenes y no tan jóvenes emerjan como la amenaza para la ciudad.

 

Las actividades delictivas no sólo mantienen presos a los ciudadanos en sus propias casas, sino que ahuyentan al turismo y frena el desarrollo del país. Habría que escuchar a quienes todo el tiempo se preparan o trabajan para lograr algo mejor en esta país, nos daríamos cuenta que la vida nunca ha sido fácil y que ahora, poner precio a la vida de un ser, ha sido la manera absurda de enfrentarla.

La ciencia, no debería tener precio, mucho menos aquellos que la ejercen, mucho menos aquellos que han dado horas y horas de trabajo para lograr un mejor mundo. 4 mil 800 euros y 370 dólares no puede ser el precio de ningún científico, escritor, agricultor, maestro, padre de familia, estudiante, obrero, empleado, y por no dejar, de ningún ser humano que viva como tal.

* Isabel Specia Cabrera es periodista, académica y escritora mexicana radicada en el Distrito Federal. 

Más de la obra de Isabel Specia Cabrera:

 

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 853 invitados y ningún miembro en línea