Oaxaca, la de educación humillante
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

Masca la Iguana
Oaxaca, la de  educación humillante



Oaxaca se escribe con x, igual que  México,
que a decir del poeta algo tiene de cruz y de calvario…
Luis Fernando Paredes Porras


Todo y nada pasó el lunes que iniciaron las clases de manera oficial en Oaxaca. Todo porque se inaugura una época histórica, época de posibilidades educativas innovadoras; y nada porque una golondrina, dice el refrán, no hace primavera.


Dice la sociología de la educación que el Estado impartirá la educación que requiera para mantener el orden, el poder; de ahí que la cotidianeidad de ambiente escolar reproduce la estructura que el Estado necesita. Las Escuelas de Oaxaca reflejan lo que han hecho de ella sus gobernantes y sus aliados, las niñas y niños de Oaxaca en las escuelas oficiales reciben la peor instrucción de México.  Temerario sería si dijera reciben la peor educación en las escuelas, ya que educar, nos compete a todos y siendo entonces corresponsables de educar-nos de  manera inadecuada. Esto los gobiernos municipales,  estatales y federal lo celebran, pues lo necesitan para  seguir ordeñando descarada e impunemente a uno de los Estados símbolo de las culturas originarias; un Estado donde nació quien dijera que el respeto es esencia de la paz y donde en la actualidad la paz se cambió por sometimiento, disfrazado de respeto a los derechos humanos, siendo la educación uno de ellos.


En México entró en vigor a fines del 2014 la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en el marco de los 25 años de la Convención Internacional de los Derechos de la Infancia. En Puebla se llevó a cabo el Congreso Mundial que organizara la UNICEF para celebrar el primer cuarto de siglo de la existencia de los Derechos de las niñas y niños de todo el mundo. En Oaxaca, este 2015 en el inicio de clases esperamos el irrisorio pero aún inalcanzable objetivo de que la infancia reciba los servicios educativos los 200 días que señala la ley; ya no hablemos de los demás factores que inciden en el acto educativo. Tener todas las horas de clases que marca la ley es el primer indicador de que podría acercarnos a la búsqueda del interés superior de la infancia en materia educativa. La Sección 22  impidió que los Oaxaqueños que ahora llevan a sus hijos a las escuelas, recibieran como ha sucedido con sus vástagos también, las horas completas de servicio educativo. La tragedia por décadas ha sido que  los servicios educativos que se dignaron dar los maestros no se puede decir que  fueran en todo momento, profesionales.. Los indicadores de ello se perciben en la cotidianeidad de sus municipios, en el palpitar diario de este mágico y sufrido estado de Oaxaca.


Todo y nada simboliza este regreso a las escuelas  oaxaqueñas. Nada si la sociedad no hace suya la tarea de educarse a sí misma a través de cualquier medio, de cualquier persona, grupo o institución. La Educación en Oaxaca, insisto para tocar la llaga que haga despertar el sentimiento de la propia dignidad,  es de las peores del mundo, no estamos hablando tan solo de la información que reciben niñas y niños en sus escuelas, sino de la Educación, eso que los griegos llamaron Paideia.
Los maestros pertenecientes a la sección 22, alienados a su sección 22, tienen en este regreso  a su trabajo,  todo y nada. Todo lo tienen aquellos que respondieron a su vocación creando la magia con sus alumnos con lo que se tenga en el momento, en donde se encuentren, porque ellas y ellos han sufrido también la pérdida de la dignidad de un oficio noble, de una profesión fundamental para la vida de los pueblos y pudiera ser que estos tiempos sean favorables para su digno reconocimiento. Nada tendrán los que usen las horas de clases, las asambleas de padres de familia y cualquier espacio no destinado a ello para tratar de seguir adoctrinando, manipulando, pretendiendo  seguir obteniendo todo a cambio de que ellas y ellos den lo mínimo y en cientos de casos,  nada a la buena educación. Corrijo, estas personas sí pueden tener algo de continuar igual, todo nuestro menosprecio.


No son tiempos para eludir responsabilidades, sólo la educación podrá evitar que vivamos una vejez dolorosa y nuestros descendientes una vida humillante.


Dice la iguana que ella seguirá viviendo en el pestilente arroyo Moctezuma, porque esa es una lección para quien tenga la educación de apreciarla, quienes no, seguirán contaminando y otros, permitiéndolo, lo cual, me dice también es otra lección. Le digo que si puede repetir lo que dijo porque no le entendí…me mira con su ojo derecho unos instantes, suspira  y  se pone a mascar.

Luis Fernando Paredes Porras es educador mexicano, Dirige el Centro para el Desarrollo de las Inteligencias Múltiples, CDEIM y sabersinfin sureste.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1589 invitados y ningún miembro en línea