¿Y yo por qué?
Minuto a Minuto

 

 

30 de enero de 2013

- Apuntes y Aportes -

Esta es una expresión –desafortunadamente- muy utilizada en diversas ocasiones por distintas personas: desde la niña o el niño que prefiere que su hermana o hermano cumplan las tareas que les encomiendan los papás o maestros hasta un ex presidente de nuestro país para evadir una respuesta a una situación concreta.

Esta frase del ¿Y yo por qué?, empleada en distintas circunstancias, podríamos considerarla responsable de que dejemos de hacer muchas cosas en beneficio de la sociedad, pues resulta más fácil no asumir responsabilidades y dejar de hacer cosas. No obstante, lo mejor sería preguntarnos ¿alguien lo puede hacer mejor que yo? O cuando menos ¿si no lo hago, alguien más lo hará?

Y digo esto, porque generalmente lo que dejamos de hacer o tratamos de evadir son cosas importantes, de impacto en lo personal, para nuestro círculo más cercano de interacción, pero también para todo el conjunto social. Entonces, si no hacemos lo que nos corresponde ¿quién lo hará?

El tema central de este Apunte no es la frase en sí, sino lo que puede representar para la sociedad en su conjunto, pues muchas veces actuamos aún en contra de lo que dicta la razón y nuestro propio raciocinio. Imaginemos distintas situaciones en las que alguien eludiera hacer algo diciéndose a sí mismo o a sí misma ¿y yo por qué?

Un profesor que al inicio de cada ciclo escolar se interrogue ¿les doy bien las clases a los alumnos o mejor ni me exijo ni les exijo? Y decida “llevársela tranquila”, diciendo “¿y yo por qué debo ser buen maestro?”. Un médico que sea testigo de un momento en el que alguien requiere una atención urgente, decidiendo no atenderla pensando que la atenderá otro médico que se encuentra cerca de la persona que demanda la atención.

Un futbolista que en un partido muy importante para su equipo o selección no brinde su máximo esfuerzo, esperando que sus deficiencias sean suplidas por otro u otros de sus compañeros de equipo.

Y así podría seguir proponiendo algunos ejemplos, prefiero invitar a cada uno de ustedes, estimados lectores, para que en nuestro propio ámbito de actividades, en distintas circunstancias, dejemos de pensar en esa frase que debemos sacar de nuestro pensamiento y nuestro lenguaje, para que siempre pongamos lo mejor de nosotros en lo que hacemos.

Debemos estar conscientes de que si cada uno de nosotros hace lo que nos corresponde de la mejor manera, estaremos construyendo una sociedad, un estado y un país cada vez más competitivo y que crezca día a día con el esfuerzo colectivo.

No creo posible que un grupo social crezca o se desarrolle sólo porque así lo imagine su liderazgo o autoridad, para un desarrollo real y sostenido es necesaria la participación de todos los integrantes, por eso todos debemos preguntarnos qué es lo mejor que podemos hacer para contribuir al desarrollo de nuestra sociedad y nuestro entorno.

Para Puebla y México, estoy seguro, podemos entre todos conformar un gran “Dream Team”, no integrado sólo por las figuras que destacan en lo personal en alguna actividad específica, sino conformado por todos y cada uno de los que aquí vivimos, decidiéndonos a hacer muy bien lo que nos toca hacer.

Se dice con razón que lo extraordinario es el resultado de hacer muy bien las cosas ordinarias, esto es, si cada alumno, padre de familia y maestro brinda su mejor esfuerzo en el proceso educativo, pronto tendremos mejores alumnos y posteriormente mejores ciudadanos.

Si cada deportista y persona involucrada en el tema brinda también su mejor esfuerzo, será posible muy pronto empezar a ocupar mejores posiciones en los medalleros de competencias internacionales, en cualquier disciplina deportiva.

Si cada uno de nosotros se decide a participar en actividades de beneficio social, pronto tendríamos la posibilidad de generar posibilidades de desarrollo personal y colectivo para muchas más personas.

Lo importante es participar y hacerlo de una manera decidida y convencidos de que contribuimos a hacer un mejor México, dejemos esa frase que nos impide crecer y promueve la mediocridad “¿y yo por qué?”.

¿Lo intentamos y luego compartes tu experiencia, estimado lector?

JUAN CARLOS TREJOJuan Carlos Trejo Arenas es Secretario Técnico del Grupo Legislativo del PRI en el Congreso del Estado y Secretario de Planeación Estratégica y Coordinación Política del Comité Municipal del PRI en Puebla.

next
prev

Hay 698 invitados y ningún miembro en línea