Cibercondría, una triste realidad
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

16 de marzo de 2014

"Nuestra imaginación, que se desarrolla por el sentido de la vista,
es el límite de la Internet".
JARyM

No le ha ocurrido amable lector que cuando tenemos algún tipo de problema y en especial molestias relacionadas con el tema de la salud, recurrimos inmediatamente a Internet para tratar de determinar, por medio de los síntomas, sus causas y la forma de remediarlas. De acuerdo a la manera que interpretemos la información proporcionada por la Red, un simple dolor de cabeza nos hace creer que es un tumor cerebral o el cansancio que presentamos se debe a un lupus incipiente.

La palabra Internet proviene del inglés International Network of Computersy es un sistema que permite conectarnos a una Red de Computadoras que se encuentran distribuidas alrededor del mundo y por medio de las cuales se puede acceder a una abundante fuente de información sobre cualquier tema, ya sea en formato de textos, imágenes, música o programas en un entorno multimedia.

La información en la Red puede ayudarnos a entender mejor tanto la salud como la enfermedad, sin embargo, esta puerta abierta en Internet tiene el potencial de aumentar la ansiedad de las personas que tienen poca o ninguna formación médica, sobre todo cuando la web se emplea como un procedimiento de diagnóstico basado en unos hipotéticos síntomas.

Este binomio de exceso de información, por un lado, y de falta de suficiente criterio, por el otro, ha generado un nuevo tipo de enfermedad que se ha bautizado como cibercondría por su parentesco con la hipocondría. La cibercondría es un término acuñado por los investigadores Ryen White y Eric Horvitz de Microsoft Research para referirse a la escalada de infundada preocupación que pueden generar determinados síntomas de ansiedad, como resultado de la búsqueda en la literatura médica que se puede encontrar en Internet.

La cibercondría es un término relacionado con la hipocondría, esa "afección caracterizada por una gran sensibilidad del sistema nervioso con tristeza habitual y preocupación constante y angustiosa por la salud". De esta forma, la nueva patología afecta a aquellos que también se obsesionan por su estado de salud y consultan a través de Internet qué podría afectarles, hecho que deriva en una obsesión enfermiza.

Un estudio reciente sobre la cibercondría, elaborado por médicos del Hospital San Francisco de Asís en Grecia establecióque: “Consultar en Internet no es tan recomendable si no se tiene una guía, ya que usted no es médico para interpretar muchas de las cosas que salen ahí. Estamos totalmente de acuerdo  en que la gente esté enterada, tiene que saber qué patologías podemos padecer, para cuando se tenga que ir al médico tener la idea y manifestarlo”.

La cibercondría es objeto de todo tipo de investigaciones por parte de expertos en cibernética y de especialistas sanitarios en distintos países. Un estudio de la Escuela Médica de Harvard de los Estados Unidos, indica que “La enfermedad suele convertirse en una parte central de la identidad de un hipocondríaco. A lo que los hipocondríacos se les dificulta aceptar es que las personas normales y sanas también tienen síntomas”.

Las personas afectadas por la cibercondría suelen autodiagnosticarse, a causa de la fe ciega en Internet, y suelen recurrir también a la automedicación basándose en aquello que han leído en sus pantallas, este hecho puede tener graves consecuencias y efectos adversos. Es necesario tomar consciencia de que la salud es algo con lo que no se juega y son los especialistas quienes deben examinarnos y diagnosticar las enfermedades.

No tenemos que ser cibercondriacos para poner en peligro nuestra salud, basta con que confiemos en la información equivocada. Dicen los especialistas que ahora cuando se atiende a pacientes que navegan por Internet, “primero se tiene que desdiagnosticarlos para saber si en realidad están enfermos, ya que se quejan de que padecen alguna enfermedad con base en los síntomas que encontraron en línea”.

En medicina no todo está escrito, es mejor consultar con el médico, que acudir con el Webtor, el poder de Internet es el camino más fértil para esas personas que creen estar enfermas de tal o cual cosa, hemos de tener claro que por mucha información que esté a nuestro alcance, nunca se deberá sustituir la relación de confianza entre médico y paciente, que sea el galeno el indicado que nos diga cómo tratar la enfermedad de acuerdo a la sintomatología y sea él quien elija el tratamiento, o no lo cree así estimado lector.

Jorge Rodriguez y Morgado 2Jorge Rodríguez y Morgado (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es catedrático universitario, conduce: ConoSERbien en Sabersinfin.com.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 572 invitados y ningún miembro en línea