Sueño y disminución cognitiva
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

3 de agosto de 2012

     Problemas de sueño que van desde el exceso o lo contrario, pueden estar vinculados con la disminución cognitiva, esdecir, la capacidad de establecer procesos de almacenaje, procesamiento, captación y manejo de información a nivelcerebral o en pocas palabras, la posibilidad de conservar la inteligencia.
     
Todo esto surge a partir de la Conferencia Internacional de la Asociación para Alzheimer (CIAC) que el pasado 16 de julio se llevó a cabo en la ciudad de Vancouver. Varios estudios fueron presentados al respecto, con muestras estadísticamente significativas y resultados verdaderamente preocupantes para quienes tenemos alteraciones en el sueño, lo que nos obliga a plantear nuestras necesidades de descanso cotidiano.

     Un estudio titulado “Nurses health” (salud de enfermeras) demostró que mujeres que dormían 5 horas o menos tuvieron un mayor riesgo de disminución cognitivo comparándolas con aquellas que durmieron alrededor de 7 horas.  Otros estudios demostraron que mujeres con trastornos respiratorios del sueño tuvieron más del doble de probabilidades de desarrollar a la larga deterioro cognitivo.

     Pero una presentación impactante con el título de “Dormir mal, es igual a 2 años de envejecimiento” refleja lo nocivo que es el no descansar. Ya sabemos que en todos los aspectos de la vida, vamos a acelerar el deterioro orgánico en la medida en la que acumulemos factores de riesgo que podríamos identificar como ésa necia postura muy humana de alejarnos de lo natural; pero es perturbador cómo tenemos qué vivir en la actualidad, sometidos a diversas tensiones emocionales y requerimientos de trabajo con mínimas posibilidades de acercarnos a un nivel de vida que sea lo suficientemente satisfactorio como para poder prolongar nuestra expectativa de subsistencia.

     Estas revelaciones nos llevan a un asunto que pocas veces es tomado en cuenta por el médico. Si bien pocos profesionistas llevan a cabo historias clínicas detalladas en las que se busca tener un conocimiento de los principales hábitos como el alimentarse bien y hacer ejercicio en una forma cotidiana, ahora constituye un motivo de investigación lo que se ha llegado a denominar “higiene de sueño”.
     La promoción de un descanso que esté sustentado al mismotiempo en actividades diurnas sanas, indudablemente se debe reflejar en la probabilidad de vivir más y mejor.

     El problema es que sin tener la certeza, casi puedo afirmar que más del 50% de la población en nuestro país tiene pésimos hábitos, no solamente de sueño sino también de alimentación que, junto al sedentarismo, marcan las características epidemiológicas de enfermedades crónicas y degenerativas como diabetes, hipertensión, cáncer, que están alcanzando cifras alarmantes. Si a esto le agregamos el deterioro mental, nuestro panorama a la larga es verdaderamente desolador.

     Así difícilmente podremos aspirar a tener una vida no solamente más sana sino más digna. Debemos establecer estrategias claras que nos permitan aspiraciones de salud que vayan más allá de lo material, bajo la premisa de que es determinante la nutrición, el ejercicio y por supuesto, el sueño adecuado. Así podremos alejar por más tiempo al descanso… eterno.

Jose_Gabriel_Avila-Rivera

José Gabriel Ávila-Rivera es médico egresado de la BUAP, especialista en Epidemiología e investigador del Proyecto de Salud Ambiental y Humana, Departamento de Agentes Biológicos, Facultad de Medicina de la BUAP.

Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 594 invitados y ningún miembro en línea