Niños operados de las amígdalas mantendrían riesgo de apnea del sueño
Minuto a Minuto

 

 

20 de octubre de 2021

Los niños que han sido sometidos a la extracción de adenoides (masas de tejido blando detrás de la cavidad nasal) y amígdalas palatinas podrían persistir en episodios de apnea obstructiva del sueño (AOS), que interrumpe la oxigenación normal durante el sueño.

Aunque las investigaciones médicas advierten sobre la persistencia de episodios de AOS tras la intervención quirúrgica en pacientes pediátricos con comorbilidades como deformaciones craneofaciales, enfermedades neurológicas, obesidad, asma, rinitis severa, enfermedades genéticas y trastornos neuromusculares, los especialistas también han visto este mismo comportamiento en pacientes sanos que no deberían presentar esta complicación, y en los que aún no se han establecido los factores que llevarían al fracaso después de la cirugía.

Así lo establece en su investigación la médica Kelly Johana Delgado Salgado, especialista en Otorrinolaringología de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), la cual buscaba determinar los factores de riesgo para AOS en pacientes pediátricos sin comorbilidades mayores y que habrían sido sometidos a una adenoamigdalectomía, como se denomina el procedimiento para extraer o extirpar los adenoides y las amígdalas.

“Después de las juntas médico-quirúrgicas que se desarrollan en la Fundación Hospital de la Misericordia (HOMI), en las que se evalúa a los pacientes más complejos, muchos de ellos por casos de AOS, surgió el cuestionamiento sobre los pacientes que presentaban esta condición pero que no tienen ninguna comorbilidad aparentemente asociada que pudieran predisponer a la AOS residual”, explica la doctora Delgado.

Para llevar a cabo el estudio, la investigadora presentó el protocolo de investigación ante el Comité de Ética del Hospital, el cual fue aprobado. En una fase inicial se analizaron 1.016 historias clínicas de pacientes que habían sido intervenidos mediante adenoamigdalectomía por diagnóstico de AOS entre enero de 2015 y diciembre de 2019; después de aplicar criterios de inclusión y exclusión se estableció con una cohorte de 592 pacientes pediátricos.

La doctora Delgado señala además que “determinamos características clínico-demográficas en esta población pediátrica sin comorbilidades mayores y se determinó que el desenlace de AOS residual se presentó con más frecuencia en los niños sin antecedentes de amigdalitis a repetición, diagnóstico de AOS prequirúrgico por polisomnografía (estudio para AOS), con una importante hipertrofia de adenoides y amígdalas”.

Luego, en colaboración con la doctora Mónica Carrazo, se realizó un análisis de regresión logística (método estadístico) que identificó claros factores de riesgo en estos pacientes, como no tener antecedente de amigdalitis de repetición, algo que, según la investigadora, es la primera vez que se describe en la literatura médica.

¿Por qué ocurre?

Según la experta, aún no se tiene una explicación sobre la persistencia de la apnea obstructiva del sueño en pacientes sin comorbilidades que son operados.

Se sabe que la AOS se produce porque hay una obstrucción durante el sueño de la vía aérea superior del niño, generalmente causada por las adenoides y las amígdalas grandes, por eso la primera intervención quirúrgica se da en esta zona, y se espera que después de operarlos desaparezca la obstrucción y así el niño pueda dormir y respirar con normalidad.

Sin embargo, hasta en el 26,7 % de los casos –como se describe en el estudio– el niño sigue con la AOS y es entonces cuando habitualmente se busca si presenta otras causas de obstrucción –como la lengua muy grande– que muchas veces no son identificadas y no sabemos por qué siguen haciendo apneas respiratorias durante el sueño.

Sin embargo, también señala que como posibles factores de riesgo está el no tener antecedentes de amigdalitis a repetición, ya que, según un estudio, los pacientes con amígdalas grandes sin infección (sin amigdalitis crónica) tienen una mayor respuesta inflamatoria que aquellos que tienen amigdalitis crónica y que esta puede persistir aun después de la cirugía y esto sería una posible explicación de la AOS residual.

“También se darían en pacientes con adenoides muy grandes, en los que una de las posibles causas sería que durante la cirugía no hayan sido completamente extirpadas, quedando restos que causen persistencia de la obstrucción o que exista un recrecimiento de estas”.

Según la doctora Delgado, tras intentar la cirugía sin éxito, y después de descartar otras causas de obstrucción susceptibles de manejo quirúrgico, el tratamiento para esos niños es la colocación de un aparato llamado CPAP que permite el ingreso constante de aire por la vía aérea cuando duerme, evitando la obstrucción.

Sin embargo, cuando aun así el niño no mejora, como último recurso, en casos de niños con patología muy severa con alto riesgo de muerte súbita por AOS, los especialistas tendrían que optar por realizar una traqueotomía, que consiste en realizar una incisión en la tráquea que permite el ingreso y la salida de aire superando el nivel de obstrucción con todos los cuidados y posibles complicaciones que conlleva está intervención.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 379 invitados y ningún miembro en línea