La verdad a medias es la peor mentira
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

9 de junio de 2011

“La verdad a medias es la peor mentira”. Afirmaba el Maestro Eleazar Maldonado, y el tema viene a cuento por lo siguiente: El lunes seis de junio del año en curso, en el diario poblano El Sol de Puebla, me sorprendió leer un desplegado pagado  a decir de la responsable del mismo: Margarita Palomino Ovando, había sido señalada de formar parte del Poder Judicial estatal, sin cumplir con el requisito mínimo de contar con la respectiva cédula profesional, por un investigador de una prestigiada universidad privada poblana; el asunto no es menor por las implicaciones institucionales que conlleva.

1.- Cuestionar a una de las Magistradas del TSJ de Puebla con la mejor formación académica, para contrastar en principio que dicho poder es uno de los más corruptos, es el peor ejercicio que en materia de investigación “científica” se puede mostrar. Existen otros actores para comprobar causas del estancamiento y limitación, pero no a una brillante jurista que obtuvo altas calificaciones en sus estudios de Maestría y Doctorado en la facultad de Derecho de la BUAP y fue graduada con honores.

2.- El cuestionamiento a Palomino Ovando, lleva a cuestionar también a los postgrados en Derecho inscritos en el padrón de calidad de CONACYT, así como a los profesores investigadores que influyeron en su formación y que en un porcentaje mayor son destacados investigadores del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

3.- Pero no sólo eso,  si que el denuesto en contra de la formación profesional y en particular en la formación académica de la Magistrado y Dra. en derecho Palomino Ovando, provoca un severo daño a la Facultad de derecho de la BUAP, así como a otras  instituciones académicas de prestigio en Puebla, en las cuales participa y ha participado como docente prestigiada.

4.- Pero el daño también se revierte en contra del investigador y de la propia investigación, que evidencia errores en el levantamiento de información, lo que conduce a posibles conclusiones subjetivas, carentes de objetividad y por lo mismo cargadas de subjetividad; que obligan a que la información interpretada de nueva cuenta sea puesta a un riguroso estudio, análisis y corroboración de las hipótesis planteadas.

5.-  El affaire deja abierto el camino para hacerse preguntas varias, entre ellas; por que llamar la atención y enderezar la espada “intelectual”, en contra de quien representa el modelo a seguir dentro de una verdadera carrera judicial moderna que redunde en la autonomía del poder judicial y sobre todo en el proceso de su exigente modernización que saque al dicho poder del estancamiento en el cual ha sido retenido.

6.- Acaso influyeron en las descalificaciones el interés particular de los compañeros de la Magistrada, quizá apanicados porque su prestigio está montado sobre un régimen político del pasado, en donde la simulación era la reina.

7.- Es de destacarse que en el TSJ hay talento  de egregios doctores como el que representa el Dr. Don Fernando García Rosas, que contra toda adversidad coronó sus estudios doctorales en la UNAM, además de ser él quien abrió camino en los estudios históricos institucionales del Congreso del Estado y de las Constituciones poblanas. ¿Para qué denostar persona e instituciones, cuando Puebla reclama trabajo y talento?

*Raymundo García García es mexicano, catedrático, investigador y doctor en Ciencia Política.

raymundo_garcia_garcia_3M ás de la obra de Raymundo García García:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 843 invitados y ningún miembro en línea