Población joven se siente poco vulnerable a COVID-19
Minuto a Minuto

 

 

10 de septiembre de 2021

Aunque la mayoría de la población joven es más consciente de la importancia de prevenir para evitar el contagio, también tiende a sentirse poco vulnerable ante el virus SARS-Cov-2, por la creencia de gozar de una buena salud, juventud y de tener un sentido de invulnerabilidad.

Así lo revela la investigación de Eduardo Aguirre Dávila, profesor del departamento de Psicología, líder del Grupo de Investigación en Socialización y Crianza, la cual evalúa las conductas de prevención por parte de los colombianos ante el riesgo de contagio, y que fue expuesta en el marco del Simposio UNAL COVID-19.

“Sabemos que la pandemia es una amenaza de gran proporción para la salud física y mental de las sociedades y eso nos motivó a utilizar los datos de una encuesta que consultó los métodos para gestionar la no propagación de la epidemia en términos de cambio de conducta”, señala el docente.

Y agrega que dentro de ese marco se buscó comprender la adopción de comportamientos preventivos durante la pandemia, analizando principalmente 7 variables principales: vulnerabilidad al coronavirus, salud mental, norma social subjetiva, barreras y facilidades de conductas de prevención, autoeficacia, expectativas de resultados e intención de conducta de prevención.

Los investigadores aplicaron 913 encuestas –a una población en su mayoría joven y universitaria– basadas en el modelo de percepción del riesgo, el cual considera que a mayor probabilidad de uso de mascarillas y conductas de evadir lugares concurridos habrá más posibilidades de prevenir el contagio, además de una mayor propensión de involucrarse con el lavado de manos y el distanciamiento social.

Conscientes de la prevención

Según este modelo, los individuos con alta autoeficacia tienen mayor probabilidad de iniciar cuidados preventivos, buscar tratamientos tempranos, e incluso ser más optimistas sobre la eficacia de estos procedimientos.

“En cuanto a la adherencia, las personas muestran una mejor percepción del riesgo y mayores probabilidades de comprometerse con las campañas de prevención, cuidado y consulta temprana por los síntomas que pueda traer la COVID”, señala el docente.

Comparando cada una de las siete variables analizadas, se encontró que el rango de tamaño del efecto, es decir la magnitud del resultado, es mayor para la percepción de autoeficacia, la expectativa de resultado, la intención y las conductas de prevención, lo que indica que la población universitaria tiene una conciencia clara sobre la importancia de la prevención.

Además sus expectativas son altas respecto al uso adecuado de los elementos para prevenir el contagio por COVID-19, como el tapabocas y la distancia física.

Los resultados también mostraron un comportamiento moderado por las otras variables estudiadas como la vulnerabilidad al virus. Se encontró que las personas terminan creyendo que “eso no me va a pasar porque tengo buena salud, soy joven y no estoy en contacto con las personas”, describe el profesor Aguirre.

Agrega que “en los más jóvenes no se presentan claramente los resultados acerca de la variable de facilitadores para prevenir la conducta, en la que encajan las fiestas, reuniones sociales, apertura del país y diferentes escenarios para la diversión que vuelven a funcionar, lo que influye en una poca conciencia ante estos eventos”.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 379 invitados y ningún miembro en línea