Tapabocas limitarían comunicaciones interpersonales
Minuto a Minuto

 

 

BOGOTÁ D. C., 10 de mayo de 2021 — Agencia de Noticias UN-

Así lo destaca el fonoaudiólogo Oswal Martínez Moreno, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), especialista en Audiología y magíster en Docencia e Investigación Universitaria, quien advierte que “el uso cotidiano y necesario de estas mascarillas dificulta el reconocimiento de las expresiones faciales, reduce el volumen de las palabras pronunciadas y genera sobreesfuerzos para hablar, entre otros efectos, especialmente en personas que padecen alguna discapacidad auditiva”.

Cuando las personas se comunican utilizan información auditiva, visual y gestual, acompañada de expresiones faciales que a su vez ayudan a darle significado a lo que intentan decir o hacer. Sin embargo, con las mascarillas se pueden presentar dificultades en la comunicación e interlocución en entornos tanto laborales como de aprendizaje, familiares y sociales, entre otros.

En el marco de la charla “El uso del tapabocas y sus efectos en la comunicación”, del programa #SaludUNALContigo de la Facultad de Medicina de la UNAL, el especialista indicó que “cuando nos ponemos un tapabocas, normalmente este elimina los roles de la cara media e inferior afectando parte de la expresión de las emociones e interfiriendo en la comunicación y en la forma de interactuar con las personas”.

Por lo general los tapabocas (o mascarillas) están hechos de tela, papel o plástico, se colocan cubriendo nariz y boca y se usan para prevenir la transmisión de enfermedades por vía aérea y el contacto con sustancias como químicos y aerosoles. En la pandemia su uso es vital para prevenir el contagio por SARS-CoV-2.

Afectación auditiva

Según el fonoaudiólogo Martínez, en Colombia más del 11 % de la población presentan discapacidad auditiva, entre ellos más del 2 % de los niños menores de 5 años, y esta situación se puede agravar por el uso de tapabocas, ya que una parte importante de la información que recopila una persona con pérdida de audición lo hace a través del canal viso-gestual, es decir de poder observar los movimientos de la cara, la pronunciación y articulación que se dan en la cara media e inferior.

El tapabocas funciona además como una barrera que impide que la onda sonora se propague adecuadamente, reduciendo entre 3 y 5 decibeles (dB) y con los tapabocas N95 hasta 12 dB. “Esta situación se hace más grave en espacios ruidosos como parques, restaurantes o bares, donde el uso de la mascarilla y el distanciamiento social elevan dichos rangos”.

Ante estas limitantes de una herramienta que es vital para el manejo y la mitigación del COVID-19, el especialista recomienda estar más atentos a los movimientos de la parte superior de la cara, utilizar el lenguaje corporal –movimientos de manos y brazos–, pronunciar mejor y más lento, mirar al interlocutor a los ojos y fijarse más en los gestos de movimiento, y tratar de repetir en vez de gritar.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 1410 invitados y un miembro en línea

  • Mino DBlanc