Libertad y libertinaje… La moral en masculino
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

17 de septiembre de 2012

En la sociedad moderna nos encontramos con discursos y prácticas benévolas basadas en el pensamiento masculino dominante (llámese machismo o patriarcado): lo que para los hombres es libertad, lo que hacen las mujeres se le llama libertinaje.

Si un varón toma alcohol lo justifican en nombre de: así son los hombres y si lo hacen las mujeres, se les cuestiona su vida moral. Entonces, cada vez que los hombres tenemos prácticas de riesgo en la vida sexual o en la toma de decisiones, el discurso de mandatos culturales en la vida de los hombres les decimos que eso es libertad, por ello, muchos varones consideran que ya hay igualdad de género en nuestra sociedad moderna y que todo se encuentra bien.

El asunto no es si las mujeres y los hombres hacemos lo mismo, sino que las posibilidades de tránsito en la vida cotidiana, los varones tenemos más movilidad social mientras que a las mujeres se les sigue observando y juzgando sus actos.

La penalización del aborto sólo se centra en el cuerpo de las mujeres ¿y por qué no en el de los hombres? si hablamos de un Estado laico y democrático ¿por qué cuando una mujer vive violencia no se le atiende adecuadamente y se le juzga como si ella tuviera la culpa? ¿por qué si una mujer tiene un aborto se le enjuicia como una delincuente y, a quienes abandonan a la pareja durante el embarazo o con hijos/as no se les trata igual?. Los hombres ¿a qué le llamamos una vida digna? ¿no será que los hombres también abortamos al abandonar nuestras responsabilidades?

Frases como: las mujeres abusan de la libertad y, eso, es libertinaje, la promiscuidad ¿sólo es cosa de mujeres?, las mujeres que no cuidan a sus hijos/as son irresponsables ¿y el padre en dónde está?, éstas son muestras de la manera en que la sociedad machista regula la moral de las mujeres, mientras lo que se considera igualdad sigue siendo beneficios y privilegios para los hombres.

Mientras los varones pensemos en controlar, regular y legislar en el cuerpo de las mujeres no podremos hablar de una sociedad igualitaria. Algunas personas señalan con mucha seguridad que ya se les permite a las mujeres decidir pero… ¿en qué espacios y bajo qué condiciones pueden hacerlo?, esto de: se les permite, es como si ellas no tuvieran derecho para hacerlo y por lo tanto  un hombre “democrático” le otorga este derecho.

Vale la pena hacer visible cuáles son los costos de las mujeres que deciden romper la estructura machista: son aisladas o separadas por tener pensamientos feministas, como si el feminismo en la historia hubiese matado a mujeres y a hombres, cosa que el machismo sí lo ha hecho; algunas mujeres son impedidas en aspirar a otros puestos políticos o administrativos, algunas más son sancionadas o acosadas y a otras, se les pide sus renuncia a cargos o simplemente no se les toma en cuenta.

Mientras los hombres sigamos aferrados a la roca del machismo no podremos declarar una sociedad democrática, es necesario replantear el Estado laico y que la educación de nuestro país esté basado en principios científicos y no en ideas religiosas; que la educación de la sexualidad se base en el marco de los derechos sexuales y reproductivos así como de una dimensión integral y no desde la perspectiva homofóbica y discriminatoria.

Dejemos de usar nuestros privilegios masculinos para señalar libertinajes en los cuerpos y en la sexualidad de las mujeres.

cirilo_rivera

*Cirilo Rivera García es capacitador, tallerista y conferencista en temas de perspectiva de género, masculinidad, violencia masculina y violencia familiar. Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - hombresmirandonos.blogspot.mx

Si te interesa acudir a un grupo para hombres contra la violencia en las familias, informes al 22 21 81 93 02

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 381 invitados y ningún miembro en línea