¡Hey tú!... como te llames
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

- POR ANGAS O MANGAS -
 
 
¡Hey tú!...como te llames
Luis Fernando Paredes Porras*
 
El sastre

Lejos, muy lejos se encontró el sol el día del solsticio de verano.  Parece burla cuando los calores en días pasados en esta región sotaventina han rebazado incluso los cuarenta grados.


Es decir, quienes bautizaron a esta ciudad como San Juan Bautista Tuxtepec no lo hicieron tomando como base el que, al estar lejos el sol, se sintiera fresco.

¿Usted le ha puesto nombre a algo o a alguien? ¿Cómo lo hace? ¿En qué se fija para asignarle un nombre a aquello que se diferenciará de todas las demás entidades terrestres?

Poner un nombre no es cosa de risa, es algo serio. El nombre es parte de la personalidad. Tan serio es que hay un juicio para poderse cambiar el nombre en el caso de que los padres, o el autor intelectual de ello, nos haya perjudicado sin querer queriendo.

Todo tiene un nombre, el que no lo sepamos  y recurramos a llamarle de otra forma es cosa distinta. Pero no basta tener un nombre para que la gente nos llame por él, ya ven que luego es más conocida la persona por su apodo.

Le cuento  todo esto porque ayer fue el día de San Juan y vivimos en la ciudad en la que un día, por extrañas razones que no están documentadas hasta donde he  podido investigar – y pido me saquen de esta ignorancia si alguien lo sabe con precisión- una persona o grupo de ellas decidieron que aquí así se llamaría: San Juan Bautista Tuxtepec.

No le pusieron el nombre de quienes  firmaron el famoso Plan de Tuxtepec  (y hasta donde conozco no ha habido una propuesta de cambiarle el nombre a la ciudad). De esta manera, todos los que vivimos aquí, los que hacemos la ciudad, los que le damos vida, estamos estrechamente vinculados con San Juan Bautista por la única  razón  de que así se llama la ciudad.

Haciendo una investigación básica, un niño de primaria, con acceso al mar de información que hay en la red, puede ubicar palabras clave en torno a este personaje, como quien dice, elementos para hacer lo que en didáctica se llama un mapa conceptual. Haciendo esta somera indagación encontrará elementos que existen en la región: Un río, pero no el Papaloapan, sino el Jordán y el gusto de bautizar, aquel  personaje de nombre Juan y podríamos decir, de apodo, el Bautista, lo hacía en nombre de una postura espiritual, aquí es costumbre, como dice Felipe Matías, que te rebauticen con un apodo nada más por joder o por cariño, que para el caso es igual, pues te cambian el  nombre.

Una operación mental básica es realizar categorías y ésta a su vez depende de nuestra habilidad de poder ubicar características en los objetos observados, lo cual nos permitirá ubicar su esencia y colocarles en la categoría adecuada. Es decir, poner un nombre requiere saber observar. Observar con respeto, no para criticar sino para identificar la esencia de lo observado, trátese de persona, animal, cosa o idea. De ahí que quien observa es una persona sensible pues mantiene el asombro a flor de piel.

Este asombro da lugar a múltiples actividades.

Los sotaventinos, los cuenqueños, oriundos o por adopción, nos gusta platicar y en la plática poner nombre a las cosas, constantemente estamos bautizando situaciones o personas. Es algo característico de  este lugar en  donde vivimos.

Se equivocan quienes piensan que celebrar el santo de la ciudad es una fiesta exclusivamente religiosa. Es la fiesta de la ciudad, la iglesia católica lo hace a su manera, porque en realidad celebramos que alguien, hace tiempo, observando lo que se comía, lo que se bebía, lo que se decía, lo que se pensaba en esta región, dijera …que se llame San Juan Bautista. Algo pasó por la mente de este creador, estableció una relación con lo que aquí pasa.

La fiesta de San Juan es un claro recordatorio del símbolo que nos describe: un río y la capacidad de asombro que nos permite nombrar a las cosas.

Todo ciudadano que viva en esta lugar precioso debemos de analizar las posibles causas del que nuestra ciudad se llame como se llama, repito, no es fácil poner un nombre puesto que por angas o mangas luego no nos gusta… pero hasta ahora nadie ha protestado de San Juan Bautista, Tuxtepec.
 

* Luis Fernando Paredes Porras es director del proyecto Las 1001 Voces y Colectivo a favor de la infancia , el cual consiste en desarrollar el pensamiento crítico de los niños a través de la comunicación. Luis Fernando Paredes Porras es conferencista y facilitador en educación.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 909 invitados y ningún miembro en línea