Entre la ficción y la irrealidad
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

-La Historia Jamás Contada -

 

Es un hecho que los “medios de (comunicación de) masas” han influido en mucho más que las opiniones de quienes los han hecho parte de sus vidas, aunque el propósito original de su desarrollo era solamente establecer un sistema de información que permitiera entregar publicidad comercial al mayor número posible de compradores potenciales, una especie de USB (en este caso, “Universal Service Bus”) que pusiera en contacto a éstos con las mercancías disponibles.

 

Pero en los hechos han llegado a sustituir virtualmente (palabra clave) la interacción entre individuos como matriz de socialización y moldear en cambio sus actitudes y comportamientos, gustos y preferencias, intereses y metas dentro de un sistema cerrado donde la DIFERENCIA no sólo es inconcebible sino improducible.

 

Su producto es un HOMBRE UNIDIMENSIONAL (Marcuse) no sólo uniforme en cuanto a sus objetos de interés (las mercancías que ofrece el sistema), sino también en la forma que conceptualiza, de modo que hasta los individuos que deciden y actúan libremente son incapaces de desear, concebir o producir algo ajeno a las especificaciones mercantiles en boga, como queda expuesto en el lenguaje en uso, una jerga construida en términos de mercadeo que pretende no sólo explicar el Mundo sino hasta resolver sus ingentes problemas (¿qué otra cosa, si no, es la tecnocracia?)

 

Aunque el asunto va más lejos todavía, pues ahora las personas se conocen e interactúan no sólo a través de los medios (con la manipulación ideológica inherente a ello), sino EN el escenario virtual creado por éstos, donde juegan o representan el papel que les asignan, como si la vida fuera un videojuego o un concurso. Los “quince minutos de gloria” -de aparecer en los medios- se han convertido en toda la vida, irreal pero vivida, de muchísima gente.

 

 Hace 50 años, sólo nuestras abuelas vivían –temporalmente- en sus radionovelas, pero ahora la plaza mercantil –virtual- que son los medios, está repleta de irrealidades entre las que el consumidor puede escoger la que le apetezca en ese momento y sentir por un rato (antes que el “síndrome de tolerancia” le exija una dosis mayor) que HA VIVIDO. 

 

Como dato curioso, no es la primera vez en la Historia que esto sucede, pues ya Cervantes hizo la crítica de quienes vivían en la “realidad virtual” (irrealidad) de las novelas de caballerías, sintiéndose “caballeros andantes” (los “superhéroes” de aquellos tiempos) en un mundo real cuya sordidez tuvo mucho cuidado en dejar bien patente en su obra.

 

Esta es una faceta inexplorada del magistral escritor: su habilidad como psicopatólogo social, pues aunque se ha tomado dogmáticamente su personaje como alegoría de las más altas virtudes humanas, siendo fieles al contexto –y posiblemente la intención- de la obra, lo que hace es describir en detalle la reelaboración psicótica que hace un sujeto de lo que sus sentidos le aportan de un Mundo para él intolerable. Así que una relectura cuidadosa de EL INGENIOSO HIDALGO... podría tal vez proporcionar algunas claves para entender lo que desde hace unos 35 años parece una creciente epidemia de alejamiento -¿voluntario?- de la realidad, pues son cada vez más los que pasan de simples consumidores (lectores, oyentes, espectadores) de obras de ficción, a ser parte de la IRREALIDAD  de éstas.

 

(Publicado en Sabersinfin el 29 de abril de 2014)

 

Fernando Acosta Reyes (@ferstarey) es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño (SIDLE), músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.

 

Imagen: aventuradepapel.files

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1009 invitados y ningún miembro en línea