SER MAMÁ
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

specia2.jpg

SER MAMÁ

Por: Isabel Specia Cabrera*

¡Está usted embarazada! de manera habitual es la frase con la cual se nos informa que en poco tiempo seremos madres. Dejaremos de ser y hacer lo acostumbrado para convertirnos en protectoras de un hijo. Alimentarlo, cuidarlo, educarlo, será de ahora en adelante nuestra nueva misión. Nunca sabremos si el camino que tomamos para educar y formar a nuestros hijos es el correcto, pero sí estaremos seguras de que este camino lo tomamos con todo el amor que un ser puede dar a otro.

 

Aprendemos, reímos, lloramos, sufrimos, en fin, todo esto y más al lado del pequeño. Su crecimiento nos deja una sensación extraña, día a día vemos como se hace independiente en todos los aspectos, hasta llegar el momento en que podrá vestirse, bañarse y comer por sí mismo. Irá un día a la escuela y en tanto él ingresa al plantel educativo con alegría o llanto nosotras sufriremos amargamente las tres horas que estará alejado de casa.

 

Su conducta cambiará al establecer relaciones interpersonales con otros pequeños, en fin llegará entre cambio y cambio a la adolescencia. Y es ahí, justo en ese momento cuando la vida nos pone la mayor prueba en el hecho de ser madre. Los hijos inician un gran cambio, dejan de ser pequeños para pasar a ser jóvenes con deseos de descubrir, de vivir su propia vida aunque aún sus acciones lleguen en momentos a manifestar inmadurez.

 

Su adolescencia es realmente un reto como madre, pues es ahí cuando vemos como pueden tomar caminos que para nosotras pueden ser negativos, es en ese momento en que se genera la mentira, el ocultar, el alejamiento de casa. Es un proceso natural que cada uno de nosotros ha vivido, sin embargo pareciera que con los años lo hemos olvidado y queremos con todo, hacer lo mismo que hicieron con nosotros, prohibir, prohibir y prohibir. Tal vez es el miedo a verlos fracasados o inmiscuidos en problemas legales o sociales, tal vez es, como dice Allan, mi hijo, el “síndrome del nido vacío” tal vez es que a nuestra edad, vemos el actuar cotidiano complejo y pensamos que ellos no podrán con él.

 

Sin embargo, ahí estaremos, luchando contra ellos mismos en la búsqueda de su felicidad. Pero ¿Quién dijo que somos nosotras las encargadas de buscarla, acaso no a nuestra forma, buscamos la propia? ¿Quién nos da la autoridad de tomar sus decisiones, o elegir su camino, de obligarlos a hacer lo que nosotras consideramos conveniente para ellos, será que eso se hizo con nosotras?

 

Tal vez la educación que recibimos en casa nos indica el camino que supuestamente debemos seguir al educar a nuestros hijos. Pero acaso no sería mejor permitirles equivocarse, caer de vez en cuando para que afiancen sus valores y fortalezas.

 

Pues no importa lo que hagamos o digamos, ellos, nuestros hijos e hijas, elegirán la vida que quieren vivir, crecerán y harán lo que más les convenga. Siempre, y eso es algo de lo cual debemos sentirnos orgullosas las madres, exaltando los valores que logramos inculcarles desde pequeños.

 

Así, sabrán actuar con respeto, amor, tolerancia y justicia ante el mundo que enfrentarán al salir de casa. Sabrán discernir entre lo correcto e incorrecto, entre lo bueno y lo malo. Podrán guiarse con pies firmes hacia sus metas.

 

Su vida se verá rodeada de obstáculos que librarán de una u otra forma, se enfrentarán a grandes retos, lograrán muchas cosas más de las que somos capaces de imaginar, en fin… vivirán su vida.

 

¿Acaso no hicimos nosotras, las nuevas mamás, lo mismo?

 

* Isabel Specia Cabrera es periodista, académica y escritora mexicana radicada en el Distrito Federal. 

 

Más de la obra de Isabel Specia Cabrera:

 

 

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 277 invitados y ningún miembro en línea