La Fiesta de la No Independencia
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

16 de septiembre de 2014

- La Historia Jamás Contada -

Tan arraigada está la costumbre de celebrar la Independencia, que sólo en épocas realmente malas, como la actual, reflexionamos sobre su significado: ¿independencia de qué o en qué?, junto a su pregunta asociada, ¿por qué habríamos de celebrarla? La versión oficial, cuando menos de hasta hace 50 años, era que se trataba de la independencia POLÍTICA con respecto a España, de la que fuimos colonia durante tres siglos (1521-1821). Por eso la proclama ritual desde el Balcón cada 15 de septiembre, que aún incluía aquello de los “gachupines”… ¡Bueno, una efemérides más! Y luego la fiesta, celebración, verbena popular, noche libre o como cada quien la entendiera, con todo el folklore del caso.

¿Pero qué tienen que ver estas dos cosas, juntas o por separado, con la forma concreta en que vivimos ahora o hacia donde sea fiesta del gritonos dirijamos? Ésta fue una pregunta válida desde el momento mismo que se institucionalizó la conmemoración-celebración de tan difuso hecho, pues la Historia no se detuvo ahí, sino que habrían de pasar muchas cosas, como la Intervención francesa, la misma Revolución, la Guerra Cristera, el Cardenismo, México ’68…

Por si algo faltara, con la inesperada llegada de la Derecha “pura” a –la impura ya estaba dentro de- el Poder federal el año 2000, se hizo pública y casi oficial una corriente revisionista que pretendía “desaparecer” el periodo liberal postindependentista y replantear a México como una monarquía, para beneplácito de iturbidistas y similares, que de inmediato se pusieron a trabajar en la construcción de un escenario apropiado. Dicha corriente –bastante, por cierto- no es nueva ni mucho menos, pero desde entonces se muestra sin pudor alguno junto a su intención de retomar la Independencia pero con Hidalguía, vitoreando, si no precisamente a Fernando VII, sí cuando menos a un equivalente actual, restaurando de paso la estructura social de la Colonia –idealizada- pero ya sin vicerrey, sino todo un Rey- con mayúscula- y su Corte, sus imprescindibles lacayos de librea y por supuesto la Nobleza, que para crearla sólo sería cuestión de empezar a repartir títulos… y feudos, como sucedió en el origen pero también durante el Porfiriato.

¿Independencia de qué, entonces? Si con el giro –éste sí de 360 grados- que fueron tomando los acontecimientos, ya estamos casi como al principio, por lo que fue todo el pleito, desde la Guerra de Independencia hasta el presente. Al grado que ya mucha gente prefiere vivir en su propio cuento de hadas, sea virtual de videojuego, contracultural libertario o hasta destructivo de secta, por sentirlo más acogedor que el oficial y su fastidioso protocolo. Así que para ser lógicos dentro de toda esta ilógica situación, mejor sería celebrar, sí, el Día de la No Independencia, como aquella Fiesta de No Cumpleaños del famoso cuento del lógico, matemático y escritor inglés Charles Dodgson, más conocido por su pen name –“nombre de pluma”, seudónimo literario- de Lewis Carroll, quien de vivir en México, seguramente sería politólogo.

¿O es que existe algún indicio, por lejano que sea, de que las cosas vayan a cambiar –por fin- para bien de los mexicanos, dándonos algo parecido a una INDEPENDENCIA real?

Fernando Acosta ReyesFernando Acosta Reyes (@ferstarey - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño (SIDLE), músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 613 invitados y ningún miembro en línea