DESARROLLO SUSTENTABLE: RETO HUMANO
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

-INTELIBELLEZA- 

DESARROLLO SUSTENTABLE: RETO HUMANO

Por: Isabel Specia Cabrera*
 
Preservar las condiciones planetarias favorables para el desarrollo humano es el principal objetivo de la sustentabilidad. Lograr el equilibrio entre las necesidades del hombre y la capacidad de carga del planeta para garantizar la vida a las generaciones futuras, es tarea compleja de quienes habitamos la tierra. Mantener el límite de las actividades humanas es indispensable si se quiere evitar la destrucción de la diversidad y funcionamiento de los ecosistemas. Todas son frases que a diario acompañan nuestro ir y venir en torno a la preservación de los recursos naturales en pos de la sustentabilidad, sin embargo, este mundo lleno de usos y costumbres no logra entender por completo cuál es el papel que los seres humanos jugamos en el planeta azul.

 

Al parecer el respeto a la tierra no es uno de los valores que los humanos tengamos inculcados desde el seno materno, por el contrario pareciera que nuestra misión es terminar con todo aquello que nos rodea. Es el desarrollo humano o más bien el crecimiento poblacional uno de los factores principales de deterioro de la tierra, cada vez requerimos de mayores espacios civilizados para habitar (casas, comercios, instituciones educativas, fuentes generadoras de empleo y sitios de recreación, entre muchos más) ello nos ha llevado por años a poblar lugares que de una u otra forma pertenecían a la naturaleza. Las ciudades registran un crecimiento irregular y desmedido, lo que conlleva al sacrificio indiscriminado de ecosistemas completos.

Los espacios anteriormente destinados a la agricultura, ahora se han convertido en grandes conjuntos habitacionales que albergan a miles de familias, por lo que áreas boscosas debieron de transformarse en tierras cultivables. Y me pregunto, ¿En dónde podremos ubicar un bosque, después de talarlo? Definitivamente la respuesta sería que una vez talado un bosque, no logrará restablecerse.

Si bien es cierto que los recursos naturales son elementos indispensables para la vida humana, también es cierto que se puede lograr el tan anhelado equilibrio entre las necesidades del hombre y la carga del planeta.

Los medios de comunicación transmiten una y otra vez anuncios publicitarios enfocados al respeto al planeta, sin embargo, como mencionaba anteriormente, los usos y costumbres humanos van más allá de lo que un medio informativo puede lograr. Es “natural” ver como miles de personas arrojan basura a la vía pública, o la tala inmoderada de bosques, el asesinato cruel de especies animales, modificación o destrucción de ecosistemas y una lista interminable de acciones humanas en detrimento de nuestro entorno.

La actividad humana tiene predominio sobre todo aquello relacionado con la flora y la fauna, tiene predominio incluso sobre su misma especie. La crueldad humana no es algo de lo que debamos enorgullecernos, por el contrario, como especie podemos decir que somos una vergüenza para el planeta. Ninguna especie animal o vegetal ha logrado en la Tierra lo que el hombre ha hecho, en detrimento de la misma.

Sin embargo, y gracias a que no todos en la tierra buscamos su destrucción, encontramos un sin fin de acciones ya sea privadas, sociales, gubernamentales o educativas, encaminadas al logro de la sustentabilidad en el planeta. Muchas asociaciones civiles, lucrativas o no, buscan hacer conciencia en las viejas y nuevas generaciones sobre el uso de los recursos naturales. Existen también programas encaminados al logro de la sustentabilidad, en los que se busca la participación ciudadana. En las escuelas, se inculca en el niño el respeto a todo aquello que lo rodea, si en casa reforzamos esta acción, seguro lograremos mucho.

En países desarrollados se ha logrado frenar en mucho la sobreexplotación de los recursos naturales. La conciencia de preservar para las futuras generaciones se ha ido globalizando en la medida en que, como seres humanos, buscamos mantener nuestra especie.

Acciones a nivel internacional como conferencias ambientales han buscado y, en algunos casos, logrado modificar las acciones humanas nocivas para el planeta. Desde 1972, con la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente Humano,  en la cual el tema no formaba parte de la agenda, se inició la búsqueda de hacer responsable al hombre en la conservación del medio ambiente. En la conferencia, realizada en Estocolmo, Suecia, se creó el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

En 1992 se llevó a cabo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, conocida como Cumbre de la Tierra. La reunión, efectuada en Río de Janeiro, Brasil y a la que asistieron 107 jefes de Estado y de Gobierno y decenas de miles de delegados y representantes de la sociedad civil, arrojó una serie de compromisos encaminados a la preservación del medio ambiente.

Se puede decir que el aporte fundamental de la cumbre fue la difusión del concepto de desarrollo sustentable o sostenible, definido como aquel que permite satisfacer las necesidades del presente sin comprometer las capacidades que tendrán las futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades.

Para 2002, en Johannesburgo, Sudáfrica, se efectuó la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible, cuya finalidad fue evaluar el cumplimiento de los compromisos adquiridos en la cumbre de Río. Al término del encuentro, los altos dignatarios se comprometieron a edificar una sociedad humana global, equitativa y solícita, consciente de la necesidad de dignidad humana para todos. Se asume también el compromiso de impulsar y fortalecer a nivel local, regional, nacional y global, los fundamentos del desarrollo sostenible: desarrollo económico, desarrollo social y protección ambiental.

Así, el hombre cada día adquiere un mayor compromiso y responsabilidad en sus actividades. Como individuos podemos aportar nuestro grano de arena. En nuestras labores cotidianas, el evitar los malos vicios como tirar basura en vía pública, desperdiciar el agua, usar productos contaminantes, o el uso excesivo de transporte privado, podría llevarnos a una mejor forma de vida, sobre todo nos permitiría heredar a las futuras generaciones las condiciones necesarias para su desarrollo.

El reto es grande, pero somos humanos, y como tales, podemos lograrlo.

* Isabel Specia Cabrera es periodista, académica y escritora mexicana radicada en el Distrito Federal. 

Más de la obra de Isabel Specia Cabrera:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1845 invitados y ningún miembro en línea