LIBERTAD, DERECHO INALINEABLE
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

specia.jpg - INTELIBELLEZA - 

 LIBERTAD DERECHO INALIENABLE

 Por: Isabel Specia Cabrera*

 Hablar de libertad es siempre un tema controversial, pues normalmente los seres humanos recurrimos a ella de la forma más conveniente, y es que el valor de la libertad es tan grande que todos queremos poseerla sin restricción alguna.

Transitar por la calle libremente, expresar lo que siento y pienso, vestir o no a la moda, es hacer uso de mi libertad. Sin embargo, la libertad que cada uno de nosotros tiene, siempre estará condicionada a la afectación del resto de la sociedad: “tu libertad termina donde empieza la libertad del otro”.

 

Pues resulta que en este país, la libertad no se ejerce, ni en lo más mínimo de dicha manera, pues hay quienes se han encargado de privarnos de ella, e incluso, todos hemos incurrido alguna vez en privar de su libertad al prójimo.

La palabra libertad se ha definido ahora como un “puedo hacer lo que quiero”, y lógicamente, este “puedo hacer lo que quiero”, y tan es así, que la legalidad se va perdiendo e incluso va siendo presa de quienes tienen el deber de velar por ella.

Los jóvenes no pueden divertirse como nosotros lo hacíamos hace no muchos años, ir a un antro, como ellos lo llaman es poner en riesgo su libertad y en ocasiones su vida. Transitar por la calle libremente, ni pensarlo, pues serían presa fácil de la delincuencia común y en cuanto a su “alocada” forma de vestir, no falta quien los recorra con la mirada o simplemente se aleje para no cruzar a su lado.

Sin embrago, y gracias a su juventud, todos ellos buscan su libertad de alguna manera y tratan por todos los medios de ejercer su derecho a ser libres a ir y venir sin que sean mal vistos, a divertirse no importando el riesgo que pueden correr, son libres de elegir su futuro, bueno o malo para el adulto, ellos simplemente deciden. Visten de diversas formas y maneras formando nuevas tribus en las grandes ciudades, se hacen llamar emos, punketos, darketos, poser, etc. y así, toman el control de su momento y espacio.

No es de sorprender el hecho que los jóvenes busquen una forma de llamar la atención, o separarse de la vida adulta con sus acciones y vestimenta. No les importe el que un adulto los acepte o no como son, ellos simplemente se dedican a vivir y a ejercer su derecho a la libertad de ser joven.

Estos grupos, manifiestan claramente su desacuerdo con la forma tradicional de comportamientos o de pensar y ser, así, se crea un contracultura, que bien definida por el escritor José Agustín “…es toda una serie de movimientos y expresiones culturales, regularmente juveniles, colectivos, que rebasan, rechazan, se marginan, se enfrentan o trascienden la cultura institucional. Y por cultura institucional se da a entender a la cultura dominante, dirigida, heredada y con cambios para que nada cambie, muchas veces irracional, generalmente enajenante, deshumanizante, que consolida al status quo y obstruye, si no es que destruye, las posibilidades de una expresión auténtica entre jóvenes, además de que aceita la opresión, la represión y la explotación por parte de los que ejercen el poder, naciones, centros financieros o individuos…”

Ir en contra de un sistema, es la parte que puede unir de alguna manera a las tribus, sin embargo, son diferentes en la manera en que conciben al mundo y su futuro. Así, las grandes ciudades se han llenado de grupos juveniles que muestran una manera distinta y nueva de interpretar a la realidad.

No obstante, en esta búsqueda de la libertad, ellos, los que suelen gritar más fuerte, los que pueden unirse en grandes grupos y hacerse escuchar, ellos los que piden y exigen respeto por parte de los adultos, son los primeros en hacerse presos de sus propias acciones. Se someten, en principio, a una forma de vestir y actuar para ser aceptado en una tribu urbana, exponiendo su vida ante otras tribus, se atan a las drogas, por el placer de hacerlo, por evadirse de realidades, por ser aceptado en su tribu o por curiosidad, pero al fin atado.

¿Existirá la libertad en ellos, o tienen que vivir el miedo de vestir o manifestarse de una manera distinta, exponiendo su vida ante uno o más integrantes de las tribus contrarias?. La juventud es sólo eso, juventud y se dice que esta enfermedad se cura con los años. Lo importante de ser joven es saber distinguir entre aquellos errores que me harán reír en el futuro o aquellos que marcarán mi futuro.

Dar libertad a los jóvenes es como poner el más bello tesoro que la humanidad tiene en riesgo, pero al mismo tiempo es ver que nosotros, los adultos tuvimos esa libertad en nuestras manos y preferimos cambiarla por las ataduras que la madurez y la edad implica.

Ser libres es un derecho que todos los humanos tenemos, lo importante es que cada uno ejerza su libertad con responsabilidad sin tener que recurrir al “puedo hacer lo que quiero”.

* Isabel Specia Cabrera es periodista, académica y escritora mexicana radicada en el Distrito Federal. 

Más de la obra de Isabel Specia Cabrera:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1050 invitados y ningún miembro en línea