Se cumple un aniversario más del cuento original de Alicia en el País de las Maravillas (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

3 de julio de 2022

ConoSer Bien

 

Creo que sí, estás demente. Pero te diré un secreto:
las mejores personas lo están.
Alicia en el País de las Maravillas

 

Mañana, 4 de julio, se cumplen 160 años de que el diácono anglicano, lógico, matemático, fotógrafo y escritor británico Charles Lutwidge Dodgson, más conocido por su seudónimo Lewis Carroll, le cuenta a Alice Liddell un cuento que más tarde se convertiría en uno de los clásicos para niños y adultos, “Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas”¹ y su continuación “A través del espejo y lo que Alicia encontró allí”.

Charles Dodgson y Alicia Liddell se vieron por primera vez el 6 de marzo de 1856. Desde entonces, Dodgson comenzó a llevar a Alicia y a sus dos hermanas a pasear y solía entretener a las niñas contándoles fantásticas historias durante esas excursiones.

Fue el 4 de julio de 1862, en un paseo en barco de ocho kilómetros a través del río Támesis, en el que viajaban el propio Carroll, el reverendo Robinson Duckworth, y las tres pequeñas hermanas Lorina Charlotte, Alice y Edith Liddell, de trece, diez y ocho años, respectivamente. El viaje resultaba aburrido por lo que las niñas pidieron a Carroll que les contara una historia. Mientras el reverendo Duckworth remaba, Carroll narró a las hermanas la fantástica historia de una niña que perseguía a un conejo a través de su madriguera y caía a un mundo de maravillas, y de ahí, de la improvisación, surgieron una serie de historias fantásticas tituladas “Las aventuras subterráneas de Alicia” que entusiasmaron a las niñas.

Cuatro meses después Carroll, a petición de Alicia, empezó a escribir esas historias. Tardó más de dos años en acabar el manuscrito y se lo regaló a Alicia en la navidad de 1864, acompañado por unas ilustraciones hechas por él mismo. Un año después, la historia fue publicada por Alexander Macmillan, posteriormente de que los amigos de Carroll lo animaran a hacerlo.

Se podría pensar que la historia que nació de ese paseo en barco era poco más que un espontáneo y divertido cuento infantil sin mayores pretensiones, pero, está lejos de ser eso. Varios estudiosos del tema hacen ver que el contenido de la novela incluye varios aspectos.

En primer lugar, Alicia en el País de las Maravillas era un complejo relato lleno de alusiones satíricas a los amigos de Carroll, a la educación inglesa o a multitud de temas políticos de la época, así como un confuso rompecabezas repleto de juegos de lógica y de palabras, mezclados con símbolos e imágenes un tanto surrealistas².

El resultado es un libro que después de más de un siglo y medio se ha convertido en una de las obras maestras de la literatura, una historia que fascina a todo tipo de lectores, desde matemáticos hasta amantes de los psicotrópicos pasando, por supuesto, por el público infantil.

Desde el punto de vista del psicoanálisis, hubo críticos que reinterpretaron el texto desde una perspectiva más sexual, indicando la existencia de símbolos como las cerraduras o las llaves, que señalarían el apareamiento, o el agujero del conejo o la cortina que ha de correrse, símbolos de la maternidad.

Tal vez parezca una lectura un tanto obsesiva, pero no hay que olvidar que la historia que cuenta Carroll es la de una niña que pasa desde la infancia a la edad adulta a través de la pubertad. Alicia se siente incómoda con su cuerpo en algunos momentos, sufre cambios extremos que ponen en duda su identidad; en muchas ocasiones pone en duda la autoridad e intenta comprender las reglas que ésta impone, aunque a primera vista parezcan aleatorias y arbitrarias.

Alicia, como una extranjera en esa tierra extraña, no solo desconoce los hábitos y costumbres de los nativos, sino que incluso los ve carentes de lógica. En muchas ocasiones trata de imponer sus propios valores, a menudo con resultados desastrosos y se preguntan ¿No podría ser esto una crítica al colonialismo?

Otro tipo de lectura es la que se hace relacionando el contenido del libro con psicotrópicos y otras substancias que alteran la percepción de la mente. Determinados elementos como el ambiente psicodélico o personajes como la oruga, fumando una pipa de agua rodeado de hongos mágicos, o el gato de Cheshire y su desquiciante sonrisa han dado pie a estas especulaciones.

Distintos estudiosos del libro concluyen que El País de las Maravillas es un lugar gobernado de forma caótica, con un sistema legal arbitrario y carente de sentido, por lo que cuestionan que: ¿Acaso no podría ser un reflejo de la Inglaterra victoriana? ¿Y no podría ser la temperamental reina de corazones una imitación literaria de la reina Victoria? Por lo que dejan planteada esa posibilidad.

Las interpretaciones, amable lector, pueden ofrecer puntos de vista totalmente distintos sobre un mismo elemento. Los hechos encierran, entrelíneas, un gran simbolismo característico del camino iniciático. Eso es precisamente lo que hace que Alicia en el País de las Maravillas sea un clásico, que es atemporal y que tiene una cantidad de lecturas inagotables.

Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; www.sabersinfin.com
 

Referencias:
1. https://www.ucm.es/data/cont/docs/119-2014-02-19-Carroll.AliciaEnElPaisDeLasMaravillas.pdf
2. https://lapiedradesisifo.com/2016/12/14/los-mensajes-escondidos-en-alicia-en-el-pais-de-las-maravillas/

 

 

next
prev

Hay 1180 invitados y ningún miembro en línea