Un día como hoy, pero de 1941, falleció la novelista, ensayista y feminista Virginia Woolf
Minuto a Minuto

 

 

 

28 de marzo de 2021

 

ConoSer Bien

 

El día de hoy, 28 de marzo, se cumplen 80 años de la muerte de Virginia Woolf, novelista, ensayista, feminista y escritora de cuentos de origen británico y una de las más destacadas figuras del modernismo literario del siglo XX, que se ha convertido en un mito de la literatura y del feminismo. Pero la vida de Virginia Woolf estuvo marcada por la inestabilidad emocional y por varios intentos de suicidio. Al final, la autora acabó con su sufrimiento en 1941, ahogándose en las aguas del río Ouse.

A Virginia Woolf, nacida en Londres como Adeline Virginia Stephen el 25 de enero de 1882, le tocó vivir en un mundo de hombres. La infancia de Virginia estuvo rodeada de intelectualidad, en su casa se respiraba arte, política y un ambiente tan liberal como complejo. A pesar de esto, fueron sus hermanos varones los únicos que pudieron estudiar en la Universidad, ya que se consideraba que las mujeres de la familia debían quedarse en casa para cuidar de su padre.

A los trece años, en 1895, Virginia sufrió un duro golpe ya que su madre murió a causa de una fiebre reumática. Este hecho provocó en Virginia su primera crisis depresiva. Dos años más tarde, la muerte de su hermana Stella. En una obra autobiográfica, la autora comenta que tuvo que soportar abusos sexuales por parte de dos de sus hermanastros y que a raíz de ello jamás pudo dejar de sentir desconfianza hacia los hombres y desarrolló una visión romántica hacia las mujeres. En 1905, su padre murió de cáncer, y antes de que Virginia hubiera cumplido los 23 años ya se había intentado suicidar.

Tras la muerte de su padre, Virginia y sus hermanos se trasladaron a Bloomsbury, en la zona oeste de Londres. Su casa se convirtió en un centro de reunión para un grupo elitista de intelectuales británicos, formando el grupo conocido como "Círculo de Bloomsbury". Las reuniones que se llevaban a cabo en la casa abrieron un nuevo mundo para Virginia, que de pronto se vio rodeada de ideas sobre la igualdad, el feminismo, la aceptación de la homosexualidad y la bisexualidad, el amor por el arte, el pacifismo y el ecologismo.

Se considera que Virginia padeció un trastorno bipolar con fases depresivas severas. A pesar de que la inestabilidad mental de la joven, en agosto de 1912 se casó con el teórico político, escritor, editor y antiguo funcionario público británico, Leonard Woolf. Los trastornos más graves que padeció Virginia los sufriría entre los años 1913 y 1915. El 9 de septiembre de 1913, ingirió cien gramos de veronal (ácido barbitúrico que se utiliza como somnífero y tranquilizante) en otro intento por quitarse la vida.

En 1925, Virginia lograría un gran éxito con la publicación de su novela “La señora Dalloway”. Ese año, Virginia conoció a la también escritora Vita Sackville-West, con la que mantuvo una relación amorosa. Vita también estaba casada y aunque la relación entre ellas acabó sin que se separasen de sus respectivos maridos, la amistad entre ambas mujeres se mantendría durante el resto de sus vidas.

En el marco de la Operación León Marino, por la cual el ejército nazi iba a invadir Gran Bretaña, Hitler redactó una lista negra en la que se encontraban los nombres de autores tan carismáticos como Aldous Huxley, H.G. Wells y la propia Virginia Woolf. Llegado el caso, la pareja tenía planeado suicidarse en su garaje aspirando los gases del tubo de escape de su vehículo. Además, Leonard guardaba bajo llave un frasco con una dosis letal de morfina que le había proporcionado, el hermano psiquiatra de Virginia, por si se complicaban las cosas.

Virginia se veía reflejada en los personajes de sus obras, que destilan depresión y escepticismo, y en los cuales la idea del suicidio y el miedo a la gente son recurrentes. A Virginia le aterraba la soledad, era muy autocrítica y se sentía invadida a menudo por un sentimiento de culpa. También sufría terribles dolores de cabeza e insomnio. Algunos médicos atribuyeron a la escritura sus problemas de salud, algunos le recomendaron que lo dejara, a pesar de estas recomendaciones, siguió escribiendo. Gracias a que no dejó de hacerlo, nos ha legado una obra sorprendente, vasta y original.

Virginia en su depresión, el 28 de marzo de 1941, incapaz de hacer frente a la desesperación que la envolvía, se puso el abrigo y despojándose de su bastón, llenó los bolsillos de piedras y se adentró en el río Ouse, dejándose llevar por "las aguas que corren". Antes de tomar esta trágica decisión, dejó dos cartas, una para su hermana Vanessa y otra para su marido, las dos personas más importantes de su vida.

En la carta de despedida de su querido esposo no sólo se percibe su padecimiento, tristeza y profundo dolor, sino también la gratitud y el gran amor que sentía hacia él. Su cuerpo fue encontrado tres semanas después, y Leonard hizo incinerar sus restos y esparció sus cenizas en el jardín de su propio hogar.
Juzgue usted, amable lector.


Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; www.sabersinfin.com
next
prev

Hay 283 invitados y ningún miembro en línea