Así surgió el Día Mundial sin Alcohol (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

15 de noviembre 2020

 

ConoSer Bien

 

La responsabilidad con el alcohol

 

Quise ahogar las penas en alcohol, pero las condenadas aprendieron a nadar.
Frida Kahlo

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió establecer el 15 de noviembre de cada año el Día sin Alcohol, esto como una fecha especial para fomentar la responsabilidad de las personas, sobre todo de los jóvenes, para controlar el consumo de alcohol. Este día gracias a diversas iniciativas se pretende concientizar a la población de las graves consecuencias que puede llegar a tener el consumo de alcohol ya que la ingesta excesiva de este producto está relacionada con un gran número de trastornos y enfermedades que pueden conducir a la muerte.

La palabra alcohol proviene del árabe al-kuhúl con la connotación de “el espíritu”. El significado de la palabra alcohol es el antepasado del rímel. Se trataba de un polvo finísimo de antimonio que utilizaban las mujeres para pintarse los ojos. La palabra se empezó a utilizar por los alquimistas, a partir de ahí se empieza a adoptar para referirse a los productos de la destilación en general, que son elementos finos y puros.

Es en el siglo XVI cuando se aplica esta denominación al “espíritu de vino”, o sea, al etanol, que se extrae del vino por destilación. Se atribuye este último significado al médico y alquimista suizo Paracelso.

El uso nocivo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos. Entre los problemas de salud se tiene: Daño cerebral; problemas de memoria; adicción y dependencia; subida de la tensión arterial; posibilidad de desarrollar ciertos tipos de cáncer; daño en las mucosas del aparato digestivo y problemas de alimentación, entre otros. Recientemente se han determinado relaciones causales entre el consumo de alcohol y la incidencia de enfermedades infecciosas tales como la tuberculosis y el VIH/sida.

Además de las consecuencias personales asociadas a ciertos tipos de enfermedades, también se distinguen ciertas actitudes o hechos que pueden ocurrir cuando una persona no controla la ingesta de alcohol como: vandalismo; peleas, violencia; problemas familiares; aumento de suicidios; disminución de los reflejos y mayor probabilidad de sufrir un accidente.

En un informe reciente publicado por la OMS se indica que cada año se producen 3 millones de muertes en el mundo debido al consumo nocivo de alcohol, lo que representa un 5.3% de todas las defunciones. En general, el 5.1% de la carga mundial de morbilidad y lesiones es atribuible al consumo de alcohol. El consumo de alcohol provoca defunción y discapacidad a una edad relativamente temprana. En el grupo etario de 20 a 39 años, un 13.5% de las defunciones son atribuibles al consumo de alcohol.

Más allá de las consecuencias sanitarias, el consumo nocivo de alcohol provoca pérdidas sociales y económicas importantes, tanto para las personas como para la sociedad en su conjunto. De todas las muertes atribuibles al alcohol, el 28% se debieron a lesiones, como las causadas por accidentes de tránsito, autolesiones y violencia interpersonal; el 21% a trastornos digestivos; el 19% a enfermedades cardiovasculares, y el resto a enfermedades infecciosas, cánceres, trastornos mentales y otras afecciones.

Se estima que en el mundo hay 237 millones de hombres y 46 millones de mujeres que padecen trastornos por consumo de alcohol. La mayor prevalencia entre hombres y mujeres se registra en la Región de Europa (14.8% y 3.5%) y la Región de las Américas (11.5% y 5.1%). Los trastornos por consumo de alcohol son más frecuentes en los países de ingresos altos.

La Región de Europa tiene el consumo per cápita más alto del mundo, a pesar de que ha disminuido en más del 10% desde 2010. Las tendencias y proyecciones actuales apuntan a un aumento del consumo mundial de alcohol per cápita en los próximos 10 años, particularmente en las regiones de Asia Sudoriental, Pacífico Occidental y las Américas.

El consumo diario medio de quienes beben alcohol es de 33 g de alcohol puro al día, aproximadamente equivalente a 2 vasos de vino (150 ml cada uno), una botella grande de cerveza (750 ml) o dos vasos de bebidas espirituosas (40 ml cada uno).

A nivel mundial, el 45% del alcohol total registrado se consume en forma de bebidas espirituosas. La cerveza es la segunda bebida alcohólica en términos de alcohol puro consumido (34%), seguida del vino (12%). Desde 2010, solo se han producido cambios menores en las preferencias de bebidas alcohólicas. Los cambios más importantes tuvieron lugar en Europa, donde el consumo de bebidas espirituosas disminuyó en un 3%, mientras que el de vino y cerveza aumentó.

El consumo nocivo de alcohol también puede perjudicar a otras personas, por ejemplo, familiares, amigos, compañeros de trabajo y desconocidos. Asimismo, el consumo de alcohol genera una carga sanitaria, social y económica considerable para el conjunto de la sociedad.

La panorámica actual del consumo de alcohol en México de acuerdo a estudios recientes indican que: Más del 13% de la población presenta síndrome de dependencia al alcohol; 12.5 % son hombres y 0.6% son mujeres entre 18 y 65 años de edad; el alcohol es el principal causante de accidentes con un 70 % y 60 % de los traumatismos; el 80 % de los divorcios están asociados con el consumo de alcohol y el 60 % de los suicidios están vinculados con el uso y el abuso del alcohol.

El alcoholismo sin duda alguna constituye un grave problema de salud pública, en casi todos los países del mundo, y en el caso de México, se calcula que existen cerca de 9 millones de personas inválidas por el alcoholismo, además de que el alcoholismo representa el 11.3% de la carga total de enfermedades y el 49 % de los suicidios; el 38 % de los homicidios en el país son cometidos por estar bajo los efectos del alcohol; 38 % en casos sobre lesiones, particularmente entre jóvenes de 15 y 25 años de edad, los accidentes ocupan la primera causa de mortalidad.

Es por esto, amable lector, que las campañas de prevención, como la establecida en este día, deben concientizar a la población de todos aquellos problemas que generan las adicciones, especialmente el alcohol. Pretender sensibilizar a los padres de la importancia que tiene enseñar a sus hijos los peligros que tiene el alcohol es uno de los objetivos principales de este día.
Y cuando estemos frente a esta sustancia psicoactiva, depresora del sistema nervioso central, y con capacidad de causar dependencia: alcohol, recordemos las palabras atribuidas a Solón de Atenas, uno de los Siete Sabios: “Nada con exceso, todo con medida”.



Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; www.sabersinfin.com
next
prev

Hay 1245 invitados y ningún miembro en línea