Un día como hoy, entró en vigor el calendario gregoriano (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

4 de octubre de 2020

ConoSER BIEN

 

Los dos guerreros más poderosos son la paciencia y el tiempo.
León Tolstói

Un día como hoy, 4 de octubre, pero del año 1582, en Roma, el papa Gregorio XIII decreta el calendario gregoriano en sustitución del calendario juliano. La noche del jueves 4 de octubre dio paso al viernes 15 de octubre de ese año mediante este conteo del tiempo.

Lo anterior, debido principalmente a que una de las fechas más importantes para la Iglesia Católica no estaba correspondiendo con las estaciones del año. La pascua, fecha basada en el día del equinoccio vernal (o sea, el primer día de la primavera del hemisferio norte) se estaba celebrando en los primeros días del mes de marzo.

La palabra “tiempo”, proviene del latín "tempus" e indica momento, instante, estado temporal. El tiempo es una magnitud física creada por el hombre con el que se mide la duración o separación de acontecimientos. El tiempo permite ordenar los sucesos en secuencias, estableciendo un pasado, un futuro y un tercer conjunto de eventos ni pasados ni futuros respecto a otro.

Hace mil quinientos años, Agustín (354-430 d. C.), filósofo, padre, doctor de la Iglesia católica y sabio obispo de Hipona que después fue santo, preguntó: "¿Qué es el tiempo?" y se respondió a sí mismo: "Si alguien me lo pregunta, sé lo que es. Pero si deseo explicarlo, no puedo hacerlo".

Los seres humanos desde la prehistoria conocieron el concepto del tiempo a partir de la observación de fenómenos naturales regulares, como el amanecer y el atardecer (ciclos del Sol), los ciclos de la Luna, los cambios en la posición de las estrellas en el firmamento, las estaciones del año, el crecimiento y decrecimiento de las aguas de ríos, mares y lagos y, sobre todo, por el nacimiento, desarrollo y muerte de todos los seres vivos.

Los sacerdotes sabían que los ciclos naturales estaban relacionados íntimamente con los movimientos de los astros: la Luna, el Sol y las estrellas. Estos sacerdotes eran astrónomos y de su acuciosa observación de la bóveda celeste dependían en gran medida la precisión de sus predicciones y el poder que tenían sobre la gente de su comunidad.

Las distintas culturas han creado muchas maneras de medir el tiempo, valiéndose entre otras cosas de los cuadrantes solares, las clepsidras o los relojes, o bien a partir de elaboraciones intelectuales basadas en la observación astronómica, como son los calendarios. La Historia se auxilia de estas convenciones creadas por el hombre para situar los procesos y los sucesos en el pasado.

Originariamente, en muchas culturas antiguas se utilizaba el calendario lunar para contar el tiempo (se ha hallado en Francia un calendario grabado en piedra de este tipo, que cuenta con unos 15,000 años de antigüedad). Las evidencias históricas más antiguas indican que el primer calendario solar fue creado en el Antiguo Egipto, a principios del tercer milenio a.C., y surgió de la necesidad de predecir con exactitud el momento del inicio de la crecida del Nilo, que tiene una periodicidad anual, acontecimiento fundamental en una sociedad que vivía de la agricultura. Este calendario tenía un año de 365 días, dividido en tres estaciones, meses de 30 días y decanos de 10 días.

Julio César fue el precursor de un calendario Juliano, ya que tomó control sobre el caótico calendario romano. El tradicional calendario romano estaba siendo manipulado por varias personas (como políticos y comerciantes con mucho poder) que añadían días o meses al azar. Este era un calendario muy desincronizado con las estaciones de la Tierra (las que, como sabemos, son el resultado del movimiento de nuestro planeta alrededor del Sol).

El calendario juliano entró en vigor en el 45 a. C., poco antes de la conquista romana de Egipto. Era el calendario predominante en el mundo romano, y posteriormente en la mayor parte de Europa y en los asentamientos europeos de América y otros lugares. En términos astronómicos, el calendario juliano se atrasa con respecto al año trópico aproximadamente un día cada 128 años lo que equivale a 11 minutos 14 segundos de exceso por año.

En el año 1572, Ugo Boncompagni se convirtió en el Papa Gregorio XIII. Este nuevo Papa mostró su inconformidad con el calendario de aquella época. La razón de este desorden se debía que, por los últimos 1,600 años, la civilización se había regido por el calendario juliano, este último se basaba en el movimiento del Sol para medir el tiempo.

El Papa Gregorio XIII decidió arreglar el calendario para que sea más preciso, buscó ayuda de astrónomos para poder desarrollar un nuevo calendario mejorado y más preciso. La solución que encontraron fue casi perfecta.

El nuevo calendario gregoriano seguiría teniendo 365 días con un día adicional cada cuatro años (que fue movido luego del 28 de febrero para que sea más fácil agregarlo) pero no habría años bisiesto en los años terminando en “00”, a menos que estos años fueran divisibles por 400. Por lo tanto, los años 1700, 1800, 1900 y 2100 no serían años bisiestos, pero el año 1600 y 2000 sí serían años bisiestos. Este cambio fue tan preciso que los científicos hoy simplemente tienen que agregar algunos segundos al reloj para que el calendario siga coincidiendo con el año tropical.

El Papa Gregorio XIII hizo público un documento el 24 de febrero de 1582 que establecía el calendario gregoriano como el nuevo calendario oficial del mundo católico. Ya que el calendario juliano tenía 10 días de diferencia, el Papa decidió que el 4 de octubre de 1582 sería seguido por el 15 de octubre de 1582.

La noticia de este cambio se diseminó a través de Europa: no solo se utilizaría el nuevo calendario, sino que esos diez días se perderían para siempre, además el año nuevo comenzaría el primer día de enero en vez del 25 de marzo, y habría un nuevo método de determinar la fecha de pascuas.

Fue así, amable lector, cómo el hombre ha ido midiendo el tiempo desde la antigüedad. En la actualidad en casi todos los países del mundo se utiliza el calendario gregoriano (es el calendario civil más ampliamente utilizado). Sin embargo, hay países que tienen sus propios calendarios por razones civiles existiendo hasta la fecha otros calendarios como el chino, el islámico, el hindú, el hebreo y otros más.

 

Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; www.sabersinfin.com
next
prev

Hay 921 invitados y ningún miembro en línea