Historia sobre el enjuague bucal (Artículo)
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

21 de abril de 2018

El enjuague bucal a nivel comercial apareció por primera vez a finales de 1800 cuando los productos de cuidado dental tuvieron éxito dentro del público a nivel mundial, pero en la antigüedad los romanos fueron los primeros en inventar esta sustancia casi milagrosa, en ese momento contenía alcohol según ellos porque sus propiedades eliminaban los gérmenes, aunque actualmente se descubrió que el alcohol fija las bacterias sobre todo en equipos médicos.

Los ingredientes utilizados durante los primeros años para el enjuague bucal incluían frutas, carbón y flores secas, la personas también preferían una mezcla de hierbas naturales con hojas de menta, leche de cabra, carbón en polvo y miel para refrescar su aliento, por otro lado en India y China se usaban diferentes ungüentos, lociones y tabletas para curar enfermedades dentales, se creía que estos ingredientes naturales tenían la fuerza para matar gérmenes que producían la gingivitis , placa dental y molestias en la boca.

Un hecho sorprendente es que los romanos pensaban en la orina humana como uno de los mejores fluidos naturales para la limpieza dental, ellos creían fielmente que eliminaba la placa bacteriana y mantenía el aliento fresco. Preferían la orina humana para la limpieza oral porque contiene amoniaco, se dieron cuenta que este elemento tiene atributos poderosos de limpieza y comenzaron a usarlo como enjuague bucal sin pensarlo, luego esta práctica se hizo popular no solo entre los romanos sino también en el pueblo griego, debido a su enorme demanda los emperadores comenzaron a colocar impuestos sobre ella y se utilizó hasta el siglo XVIII.

Algunas tribus americanas llegaron a utilizar sangre de tortuga como enjuague bucal, buscando prevenir el dolor de muelas, otra opción era el vino blanco y leche de cabra mientras que los egipcios solían masticar carbonato de sodio para blanquear los dientes, además de elaborar bálsamos con miel, comino, incienso, grasa de ganso y ocre.

Anthony Leeuwenhoek un famoso microscopista en la década de 1670 descubrió la placa dental además que esta contenía organismos vivos, cayendo en cuenta que estos diminutos seres podían ser eliminados por medio de una mezcla de brandy más vinagre concentrado, la fórmula se convirtió en un éxito y más adelante en los años 60 se agregó el compuesto de clorhexidina utilizado por el profesor Harald Loe perfeccionado la fórmula.

Un dato curioso es que el enjuague bucal también cumple necesidades especiales para personas con aparatos de ortodoncia, problemas de sensibilidad dental y prótesis especiales, no basta con cepillarse los dientes y usar hilo dental para mantener nuestra salud en óptimas condiciones, ya que el enjuague bucal ayuda a combatir las bacterias que generan el mal aliento, y si quieres mantener tus dientes sanos lo mejor es hacer gárgaras durante unos 30 segundos dos veces al día junto al cepillado dental.

La demanda de este producto ha aumentado en los últimos años y es probable que continúe creciendo debido al gran número de personas que se preocupan por su salud, la variedad de sabores, colores y funciones en el mercado es sorprendente y llega a satisfacer a todos los gustos, pero en su mayoría contienen cloruro de cetilpiridinio, peróxido de hidrógeno y hexametefosfato en cantidades variables, todos tienen el potencial de prevenir manchas en la superficie de los dientes. Seguramente habrás leído en el supermercado las etiquetas de los enjuagues que anuncian: “blanqueamiento dental”, “disminuye la sensibilidad dental”, “aliento fresco en segundos” y hasta “elimina la placa bacteriana”, por eso es tan importante consultar con tú dentista cual es la opción que se adapta mejor a tus necesidades.

Museo de Odontología de la BUAP.
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1528 invitados y ningún miembro en línea