LA EVALUACIÓN
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

rosario contreras rojas 2.jpg

LA EVALUACIÓN

Por: Rosario Contreras Rojas*

 La evaluación se encuentra presente en nuestra vida cotidiana, ya que continuamente al tomar decisiones analizamos los antecedentes y consecuencias de nuestros actos.

Por ello se concibe a la evaluación como un proceso reflexivo y sistemático que requiere de información tanto cualitativa como cuantitativa,  abarcando tanto lo explícito como lo implícito, rigiéndose por principios de validez, participación y ética.

La evaluación  es una práctica cotidiana que pretende mejorar  y potenciar el desarrollo personal de  quienes lo realizan.

La evaluación se conformó históricamente como un instrumento ideal de selección, control  individual y  social.

 

    Es así que en el siglo pasado aparece una herramienta de la evaluación como  actividad y técnica cuyo nombre fue examen, éste pretendía valorar los conocimientos que poseían los alumnos después de la enseñanza impartida.

 

    Constituye así un valioso instrumento didáctico para controlar el aprendizaje que realizan los alumnos y además un medio de información de la manera en que se desarrolló la actividad académica para revisarla y reorientarla.

 

Ya en el siglo XX aparece el término test reemplazando al de examen.

 

El test es considerado entonces, como un instrumento científico válido y objetivo, que podría determinar una infinidad de factores psicológicos de un individuo, como la inteligencia, las aptitudes e intereses y el aprendizaje.

   

La evaluación educativa ha nacido y se ha desarrollado en el siglo XX al amparo de la psicología experimental .

 

Con lo anterior podemos mencionar que el test o examen es una parte de la evaluación, ya que  no lo es todo (cabe señalar que hay múltiples formas de evaluaciones cuantitativas), por otra parte no podemos descuidar el aspecto cualitativo, que es el que nos enriquece y nos hace tomar aspectos que pueden ser insignificantes para unos, pero  significativos para otros, esta información informal que logramos obtener a través de diversas actividades empíricas no permite  comprender si los métodos, estrategias o la forma en que se conduce la clase es adecuada o no, por otro lado nos llevaría a examinar si nuestra planeación es acorde al contexto en el que se desenvuelven los agentes educativos, si responde a las características de cada uno de los alumnos, reconociendo en el aprendiz como una parte de una estructura ya determinada.

 

 Toda esta  información nos permite tener un amplio panorama con respecto a los qué, por qué, cómo, para qué de la evaluación.

La evaluación tiene una perspectiva cuantitativa que tiene que ver con el concepto de evaluación como medición y una perspectiva cualitativa, que relaciona la evaluación con la capacidad y la acción de apreciar, valorar, comparar y comprender. Existen dos paradigmas sobre evaluación:

Paradigma Positivista (Cuantitativo): totalmente objetivo, centrado en resultados numéricos o porcentuales. Utiliza instrumentos objetivos, encasilla los resultados en términos medibles y cuantificables, por ello se instrumenta de las matemáticas y la estadística.

Sus resultados son generales, no permite ver las diferencias individuales en cada estudiante, es decir, lo que interesa aquí es producir información que sea de utilidad para el control, al igual que homogeniza a todos los participantes.

Paradigma Alternativo o Naturalista (Cualitativo): adopta una orientación cualitativa y surge de las críticas y limitaciones del paradigma positivista. Desde esta perspectiva se valoran los aspectos contextuales y situacionales, de ahí que lo que caracteriza a este paradigma es su preocupación por indagar en profundidad, atendiendo a la complejidad de variables, su carácter heurístico y la posición del estudiante que va a actuar de acuerdo con sus propios conocimientos y creencias por lo cual no se puede exigir objetividad y neutralidad absoluta. . Se considera que desde la evaluación es posible poner en marcha procesos de reflexión crítica; procesos de toma de decisiones libres y procesos de elaboración de intenciones y proyectos en un marco de relaciones interpersonales. No utiliza métodos estadísticos, sino fenomenológicos, etnográficos, históricos y estudios de caso.

 

LA EVALUACIÓN DENTRO DEL PROCESO EDUCATIVO.

 

Se  concibe como una actividad sistemática integrada dentro del proceso educativo, y su finalidad es la optimización del mismo. Tiene por objeto proporcionar la máxima información para mejorar este proceso, reajustando los objetivos, revisando críticamente planes, programas, métodos, agentes educativos y recursos, facilitando la máxima ayuda y orientación a los alumnos.

   

Asimismo, permite elevar la calidad del aprendizaje y aumentar el rendimiento de los alumnos; de esta manera la evaluación hasta entonces considerada como un acto meramente sancionador, se convierte en un acto educativo y formador.

 

La evaluación debe responder a la pregunta: PARA QUÉ mencionando el objetivo marcado y al mismo tiempo está relacionado con la oportunidad CUANDO se evalúa.

 

Existe la evaluación:

 

 

next
prev

Hay 1825 invitados y ningún miembro en línea