Universidades buscan mayor impacto en el sector productivo y en la sociedad
Minuto a Minuto

 

 

08 de noviembre de 2021

Fortalecer capacidades en los jóvenes y desarrollar estrategias para que las poblaciones con menor acceso a la educación superior puedan incorporarse al sector laboral o convertirse en emprendedores es la propuesta principal de “Transforma 2021”.

Este Primer Encuentro para la Gestión de la Transformación Organizacional de las Instituciones de Educación Superior se llevó a cabo en la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Manizales, teniendo como centro de discusión la potencialización de las capacidades científicas y tecnológicas de los jóvenes para responder a las necesidades que se generan en la sociedad.

En Colombia solo 2 millones de jóvenes tienen acceso a la educación superior, lo cual genera una brecha en el conocimiento y excluye a aquellos que tienen habilidades o talentos, quienes necesitan solo una oportunidad para perfeccionar su arte u oficio.

“El tránsito a la modernidad nos ha costado porque no hemos entendido que el conocimiento es el verdadero motor del desarrollo, pues seguimos teniendo la idea de que en la acumulación de tierras está el crecimiento económico, seguimos siendo una nación basada en la renta, en la que el Estado es el principal empleador y los procesos de creación de emprendimiento o desarrollos tecnológicos avanzan de manera paulatina”, explicó el profesor Camilo Younes Velosa, vicerrector de Investigación de la UNAL Sede Bogotá.

Agregó que “debemos pensar en cómo hacer que esas dinámicas científicas tecnológicas y de crecimiento se basen en el conocimiento”.

Para la profesora Elisabeth Restrepo Parra, directora de Investigación de la UNAL Sede Manizales, “las universidades deben trabajar cada vez más en combinar las líneas de investigación básica, porque de allí nacen los fundamentos: no podemos quedarnos en nuestras dependencias o laboratorios para que solo sean publicados los artículos científicos; debemos conocer las necesidades de las empresas, los individuos y la sociedad, con el fin de realizar una investigación aplicada y de esta manera hacer de la investigación algo útil que aporte a la transformación de la sociedad, la región y el país”.

Al respecto, Sebastián Robledo Giraldo, doctor en Ingeniería de la UNAL y docente de la Universidad Católica Luis Amigó, afirma: “creíamos que estábamos haciendo ciencia, pero cuando llegó la pandemia la sociedad nos preguntó ¿qué van a hacer por nosotros?, ¿dónde están los laboratorios? Y los investigadores a través de las vacunas fueron la respuesta. Por lo tanto, ellos deben repensar que se va a investigar de ahora en adelante, porque ya hay una necesidad sentida”.

Ingenio ante la escasez de recursos

La profesora Restrepo considera que “cuando no se cuenta con los recursos para realizar una investigación se debe recurrir a las soluciones innovadoras. El ingenio viene por la escasez de recursos, lo cual hace que crezcamos”.

“Por lo tanto, debemos formar profesionales con conocimiento interdisciplinario y con la capacidad de hacer un costeo de su mano de obra, de buscar la sostenibilidad de sus proyectos, hacer la proyección y el retorno de la inversión, entre otros aspectos, con el fin de que sus emprendimientos se conviertan en empresas que generen nueva tecnología, avances científicos, sociales y culturales, brindando oportunidades laborales y aportando al crecimiento de la región”.

Los recursos

Gracias al Sistema General de regalías (SGR), desde 2019 el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (Minciencias) otorgó recursos para los proyectos de ciencia y tecnología desarrollados por las universidades de la región.

Entre ellos están el Centro de Desarrollo Tecnológico, propuesto por la UNAL y  la Universidad Autónoma, el cual busca resolver problemas técnicos presentados por las empresas en el menor tiempo posible y a menor costo, y la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI), un proyecto liderado por la UNAL y la Universidad de Caldas cuyo  objetivo es tomar los resultados de los investigadores y ofrecer estas soluciones, productos o innovaciones a las empresas o la sociedad con el fin de responder a una necesidad.

Con estos proyectos se busca impactar en la región, fortaleciendo la interacción entre la academia, la industria, la empresa y la sociedad.

“El sistema universitario de Manizales ha aprendido a trabajar en equipo, pues juntos somos más fuertes”, sostiene el vicerrector Younes.

“Debemos ir en busca del recurso humano que se encuentra en los pueblos, veredas o lugares apartados de nuestro país, pues se trata de jóvenes que solo necesitan una oportunidad para adquirir el conocimiento, porque el talento ya lo tienen”, puntualizó la docente Restrepo.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 288 invitados y ningún miembro en línea