La esquina florida
Minuto a Minuto

 

 

luis fernado paredes porras tuxtepec.jpg- CENTRO PARA EL DESARROLLO DE LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES -
 
La esquina florida
 
Luis Fernando Paredes Porras*
 
“Donde pone el ojo pone la planta”, ese es el refrán que  describe a Doña Inés, amante de las plantas desde que tiene memoria.  Nació en Achotal Veracruz, por el rumbo de Acayucan y desde hace 35 años es habitante del infonavit Jorge L Tamayo.


jardin tuxtepecano.jpgSu casa, ubicada en la esquina de la 10 y diecisiete  es sin lugar a dudas un bello ejemplo de amor por la naturaleza y a más de uno provoca nostalgia de los viejos solares llenos de plantas, árboles frutales y girasoles deleite de mariposas. Sus hijos aún conservan un álbum de tanta mariposa que hace años capturan entre sus plantas, pero como un jazmín rompió la tubería pues tuvo que quitar a  muchas y se murieron.
 
Conocí a Doña Inés y a Don Samuel después de que no pude hacer una entrevista en el asilo de ancianos no me permitieron  tomar fotos, pero la vida es así, enfrente, en contra esquina, aprovechando que la tarde caía – y que había agua, porque no todos los días tiene – vi la paciencia de Inés y platiqué con ella.

Me enteré de que es diabética y cuidara  su plantas es muy importante para ella, mucho más ahora que en otros tiempos. No pude escucharla cuando les habla y les dice “ ya les voy a dar su agüita” . Y ahí en el filo de la banqueta, retando al cemento, hay cebollín, chaya – “buena pa’lazucar” , rosa luto de Juárez – tan roja que parece morada -, azucenas de colores, noche buena, belén, rosas de cartón, cuna de moisés, limón, te de limón, isora, sábila, palmita, papaya y guanabana.

Cuando llegó su marido, Don Moisés, nos bebimos un vaso con agua de limón y siguió el inventario: bugambilia, aguacate, ninfas, galán de noche, dólar, helechos, cintillo, cilantro de la habana, orégano, chilpaya, tulipán, epazote, yerbabuena, cactus, antulios, árbol de Brasil , un maguey  - pa’grabar en una penca  tu nombre junto al mío entrelazados”- ,y otras que no sabe como se llaman ya porque en alguna caminata las vio en el cerro y se las jaló o porque nadie la has sabido decir, pero a todas las quiere por igual.

Esta es muy buena para los granos, me dice con esa voz de quien sabe lo que  habla, “cose la hoja y la unta con “vaporrú” sobre el grano y mire, luego luego lo hace reventar o le desaparece, por eso le llaman la milagrosa”.

Ya entrados en confianza Don Samuel me enseñó dos piedras , de las muchas que recoge por sus caprichosas formas, mostrándome como una era una calavera y la otra el perfil de un águila. 
Samuel  e Inés tienen 38 años de casados,  él comenta  que a ella siempre le han gustado las plantas. Un día,  dice Doña Inés, “mi hijo estaba chico y le dio una patada sin querer  a una maceta y mi planta se me murió…hay como me dolió… hasta le lloré”.

Un matrimonio de adultos mayores me enseñaron  muchas cosas en breves instantes: hospitalidad, saberes de generación a generación, amor, nostalgia, compañerismo.

“La gente pasa y se quedan mirando mis plantas”, me dice ya para despedirme Inés, y yo comprendo la razón y le doy las gracias.

* Luis Fernando Paredes Porras ( Esta dirección de e-mail está protegida contra spam bots, necesita Javascript activado para verla ) es director del proyecto Las 1001 Voces y Colectivo a favor de la infancia , el cual consiste en desarrollar el pensamiento crítico de los niños a través de la comunicación. Luis Fernando Paredes Porras es conferencista y facilitador en educación. 

next
prev

Hay 763 invitados y ningún miembro en línea