El riesgo relativo de sufrir cáncer aumenta un 16% por cada 10 cm arriba del 1.53 m (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

29 de agosto de 2021

ConoSER Bien

 

Sir Isaac Newton decía: “Si he podido ver más lejos que otros, es porque estaba sobre los hombros de gigantes”. Lo que quería expresar con ello es que su genialidad residía en las obras e inteligencias de otros grandes sabios de la historia y no precisamente que una persona más alta pudiera ayudarlo a visualizar más cosas.

Muchos científicos sostienen que las personas más altas son también más, sanas y dominantes. Establecen que las personas altas son más estéticas, esto los hace lucir mejor con la ropa que usan, lo que les da una ventaja en apariencia. Socialmente las personas altas tienen más probabilidades de adaptarse y obtener una aprobación de la comunidad, lo que les ayuda a ser más felices en su vida diaria.

No obstante, algunos expertos apuntan lo contrario. Así, un ensayo publicado en The Lancet en 2011 reveló que el riesgo relativo de sufrir cáncer aumenta un 16 % por cada 10 cm por encima del 1.53 metros. Se indica que a veces la altura está determinada principalmente por los genes de las familias. Aproximadamente entre el 60 y el 80% de la diferencia de altura entre individuos está determinada por factores genéticos, mientras que entre el 20 y el 40% puede atribuirse a efectos ambientales, principalmente a la nutrición.

Puede que en cada época hubiese alguien que destacara por la altura, ya en la Biblia en Génesis 6:4 se dice: “Y había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres y ellas le dieron hijos. Estos son los héroes de la antigüedad, hombres de renombre”.

El hombre antiguo, desde el Antiguo Egipto a la Francia de Napoleón, no pasaba de una altura media de 1.68 m. Las momias que se conservan del Antiguo Egipto nos hablan de un pueblo con una altura media de 1.68 m. Se estima que los antiguos griegos los hombres medían 1.62 m y las mujeres 1.53 m. Los antiguos romanos no estaban muy lejos, según los restos óseos encontrados, se cree que los hombres tenían una estatura media de 1.67 y las mujeres 1.55 metros.

Se puede pensar que los vikingos eran muy altos pero los estudios óseos de sus restos nos hablan de hombres con una media de 1.70 y mujeres de 1.58 m. Si nos vamos más atrás en el tiempo de los neandertales, encontraríamos a hombres que no superarían el 1.70 m de altura. En cuanto a los hombres y mujeres de la Edad Media, se habla de una talla media de 1.60 m.

Esto, por supuesto, no son datos estrictos, ya que en todas las épocas ha habido hombres y mujeres que han destacado por su altura. En cualquier caso, la realidad es que los seres humanos actuales, somos más altos que los de los siglos anteriores. Tan solo en los últimos 150 años, la altura media de las personas en los países industrializados ha aumentado en 10 centímetros.

Personajes históricos como Napoleón Bonaparte, con sus escasos 1.55 metros, se ha convertido en el símbolo de los hombres bajos y capaces. Wolfang Amadeus Mozart el genio de la música se detuvo en 1.52 m. El azote de Dios -Atila, el hombre que aterrorizó a Roma no llegó al metro y medio de estatura. Para comprobar que el don de gentes nada tiene que ver con la talla, las de Gandhi y Stalin eran casi la misma, 1.64 y 1.63 m respectivamente. Francisco Franco fue otro dictador ególatra de baja estatura medía solo 1.63 m. Mozart y Schubert, 1.63 y 1.55 m.

De acuerdo con el Libro Guinness de los Récords el hombre más alto de la historia fue el norteamericano Robert Pershing Wadlow con 2.72 m. Fue conocido también como Alton Giant o el gigante de Alton.

En México las estaturas de algunos de sus personajes más relevantes, como lo son los presidentes de la nación son: Guadalupe Victoria, el primer presidente en la historia de México, medía 1.64 metros, Vicente Guerrero y Nicolás Bravo, eran ligeramente más altos, ya que ambos alcanzaron el 1.66. Carlos Salinas de Gortari mide 1.70, la misma estatura que Enrique Peña Nieto. Su predecesor, Felipe Calderón mide 1.69. Por su parte, AMLO alcanza el 1.73.

El presidente de menos estatura en la historia de México es Benito Juárez. El oriundo de Oaxaca apenas medía 1.37 m y se dice que esto lo acomplejaba, sobre todo cuando supo que Maximiliano de Habsburgo casi medía 1.90 m. Otro presidente cuya altura estaba muy por debajo del promedio era Francisco I. Madero. Era de tan baja estatura que el apodo que le pusieron fue “El Enano del Tapancoya”, se asegura que medía 1.57 m.
Muchos pensamos que Vicente Fox es el presidente más alto que ha tenido México. Pero su 1.92 m es rebasado por Venustiano Carranza ya que el promotor de la Constitución de 1917 medía 1.98 metros.

Hoy en día, esta tendencia al aumento de estatura se mantiene más o menos estable, ya que en los países industrializados la buena y sana alimentación desde la infancia está, en líneas generales, garantizada. Esto indica que, por más bien que comamos, hay un límite máximo de altura que nuestra genética no puede sobrepasar, independientemente de las mejoras en las condiciones de vida.
Juzgue usted amable lector.

Jorge A. Rodriguez y Morgado (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) ingeniero y comunicador. Conduce el programa conoSERbien en sabersinfin.com
next
prev

Hay 623 invitados y ningún miembro en línea