El valor del lenguaje (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

31 de marzo de 2021

Actualmente nuestra vida se desarrolla en una civilización específica, dentro del marco de etnias, clases sociales y sistemas económicos. Nuestro modo de existir o de estar en el mundo hace referencia entre otras cosas al idioma, la educación y los valores que nos han sido heredados y enseñados por parte de otros individuos. La calidad de nuestra existencia depende de la calidad de nuestro lenguaje y la calidad de nuestro lenguaje refleja las relaciones que establecemos.

Una de las características de los seres humanos es que somos racionales y con base en esto, nuestras condiciones básicas sociales son el comprender y el expresar. Comprender es apropiarse de la realidad, clasificándola ordenadamente según las palabras comunicadas. Expresar es hacer eficaz nuestra voluntad, actuando sobre los demás para dejar constancia de nuestra presencia. No podemos definirnos sin mencionar a otros seres y es en este proceso, donde el lenguaje juega un papel determinante como canal y manera de exteriorizar nuestras posibilidades de elección.

No se sabe con certeza cuándo y cómo nació el lenguaje. Lo único que se sabe es que nació como una inquietud de los seres humanos de expresarse y de dejar huella de su existencia. Así mismo es posible afirmar que resulta absolutamente imposible definirlo en forma delimitada, ya que se trata de una facultad humana que evoluciona constantemente ante la aparición de nuevas necesidades de expresión.

Es importante resaltar, que no existe ninguna lengua que pueda decirse completa, ya que no hay alguna que logre expresar la totalidad de sensaciones, emociones, sentimientos e ideas que procesa el ser humano; aunado a esto también existe un gran desconocimiento de muchas palabras en el propio idioma de las personas o del uso incorrecto del mismo. Aquél que no se expresa adecuadamente, tampoco piensa correctamente.

El Diccionario de la Real Academia Española define lenguaje como "Facultad del ser humano de expresarse y comunicarse con los demás a través del sonido articulado o de otros sistemas de signos”. Y lengua como: "Sistema de comunicación verbal propio de una comunidad humana y que cuenta generalmente con escritura".

También el lenguaje lo podemos definir como un sistema de símbolos vocales mediante el cual los miembros de una sociedad se comunican e interactúan entre sí. Se trata, en pocas palabras, del más eficiente sistema de comunicación del que los seres humanos disponemos, ya que es el mecanismo principal mediante el cual damos significado a las personas, objetos y situaciones a través del pensamiento.

El cerebro no nace cargado de idioma, de palabras; viene dotado biológicamente para poner en ejecución sistemas asociativos, para hacer teorías, para percibir la realidad y su función está relacionada con la inteligencia y memoria lingüística.

El lenguaje se basa en la capacidad de los individuos para comunicarse por medio de un conjunto de signos, tanto orales como escritos, que a través de su significado y su relación le permiten manifestarse. Lo importante es entender que el lenguaje es, en el fondo, algo que se produce dentro de la mente y que en última instancia es independiente de cualquier sonido, imagen, o movimiento en particular.

El lenguaje se relaciona con todas las capacidades sensoriales, motrices y cognitivas. Se configura a través de la imitación, la asociación, la inducción, y requiere del contacto humano para desarrollarse. Es una herramienta para comunicar o intercambiar pensamientos, conceptos, mensajes, información, experiencias y reflexiones.

La complejidad del lenguaje es una de las grandes diferencias que separan al hombre de los animales, ya que si bien estos últimos también se comunican entre sí, lo hacen a través de medios instintivos relacionados a diferentes condicionamientos que poca relación tienen con algún tipo de inteligencia como la humana.

El lenguaje es generativo, no sólo nos permite describir lo que percibimos de la realidad, sino que “crea realidades”, porque básicamente es un sistema de representaciones. Cuando sabemos el nombre de una realidad, parece que sobresalimos en cierta medida. Dar nombre es caracterizar, enmarcar, delimitar; tener en cierto grado dominio y conocimiento de las cosas. Y precisamente porque es generativo, hay que ser muy cuidadoso con lo que uno dice, ya que con ello uno se crea su propia realidad.

Dany Dharma
Instructor de meditación, coach de vida y escritor

next
prev

Hay 430 invitados y ningún miembro en línea