El inalienable derecho a existir
Minuto a Minuto

 

 

19 de mayo de 2021

De acuerdo a la carta de Derechos Humanos, artículo 2, leemos:
“Los Derechos Humanos, son: irrenunciables, irrevocables, e intransferibles. resguardando la dignidad de las personas, inherentes a todo individuo, por el solo hecho de pertenecer a la especie humana.
Toda persona tiene derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, orientación política, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.”

De igual forma, de acuerdo al derecho jurídico, dichos derechos, NO dependen de la voluntad humana.

Cabría preguntarse entonces, ¿Qué acaso naciones como Israel, no lo tienen?
Sucede que en cada ocasión que el pueblo de Israel, se ve agredido, sus derechos fundamentales, son cuestionados, soslayados y rebatidos.

Lamentable resulta una vez más, el actual conflicto entre Israel y el llamado pueblo “Palestino.” Existen multitud de antecedentes de ello, y no solamente con dicho pueblo, sino con la mayoría de las naciones árabes.

No bien establecido el actual Estado Judío, a los pocos días de su proclamación, seis naciones árabes conjuntas, atacan a Israel, negándole el derecho a existir.

Previamente, la persistente negación de las Naciones Unidas, a la formación de este Estado, fue de llamar la atención. El Mandato Británico, previo, de igual manera, controló y negó la entrada de ciudadanos israelíes a Israel. ¿Por qué razón? Habría de preguntarse.

No existe en esta Tierra, un pueblo más perseguido, vituperado y acosado. Dispersados de su territorio, después de que las legiones romanas, arrasaran y quemaran la mayor parte de Jerusalén, masacrando a su población en el año 70 D.C. se establecieron mayormente en diversos países europeos, entre ellos una buena cantidad, en la península Ibérica. De donde en 1492, fueron expulsados por Isabel, la Católica.

Un nuevo éxodo hacia otras naciones, donde de igual forma más tarde o más temprano de se les expulsó. Citemos entre otros a Portugal, Inglaterra y Francia.

Después de varios siglos, en los cuales, su territorio se vio ocupado por diversas culturas, para terminar con el imperio Otomano-turco y el Mandato Británico, finalmente logran regresar a su casa. Y allí empieza, de entrada, una extensa serie de conflictos en los cuales, vez tras vez, le son negados sus propios derechos. “El reconocimiento de un territorio que le corresponde a un pueblo, por haber pertenecido a sus antepasados.”

4,000 años de vestigios arqueológicos encontrados, y comprobados, señalan con toda claridad la estancia y pertenencia de Israel en la tierra de Judea, nombrada actualmente Israel.

Así como en su capital, Jerusalén, fundada por el rey David, hace más de 3,000 años.
El nombre -Palestina- le fue adjudicado por los romanos, al apropiarse con la espada de este territorio.

Si cualquiera de nosotros, por razones diversas, tuviera que ausentarse de su casa por un periodo largo y al regresar, la encontrara tomada por unas cuantas personas, alegando que les pertenece, pregunto: ¿Qué haríamos?

El pasado 9 de mayo, mientras se celebraba el día de Jerusalén, fecha en que el ejército Israelí, recuperó parte importante de la ciudad en -la batalla de los seis días- gente de origen árabe, lanzó piedras desde los techos de casas situadas en el barrio árabe, de la ciudad antigua, que colinda con el Muro de los Lamentos, sobre los israelíes que abajo celebraban. Bastantes fueron heridos.

El día anterior, en la parte de la explanada de la mezquita de la Roca, manifestantes palestinos, incitaban a la violencia, -Yihad- ondeando su bandera.

Esa madrugada sin previo aviso centenares de misiles, enviados desde Gaza, empezaron a atravesar el cielo israelí. Desde entonces hasta la fecha, más de 3,000 de éstos han sido enviados al territorio de Israel, buscando su aniquilación, como siempre han proclamado, públicamente, junto con los ayatolas iraníes, en su odio fanático.

¿Tendría el gobierno del Estado Judío, que permanecer impávido, mientras esta lluvia de muerte, cae sobre sus ciudadanos? Ningún país en su sano juicio lo haría. Así que inicio un contra-ataque, buscando tan solo destruir los sitios y centros de actividad terrorista. Junto con el llamado metro. Una serie de túneles excavados para poder tanto esconderse como acceder a territorio de Israel a asesinar civiles y soldados. El ejército israelí FDI, siempre da advertencias antes de bombardear, para evitar pérdidas humanas de civiles.

De continuo se lanzan bombas incendiarias también, hacia la zona sur, que colinda con Gaza. Y no son los únicos, ya que, de Siria, antes de su guerra, también constantemente se bombardeaba a los kibbutz de la alta Galilea. Del Líbano, células terroristas, hacen lo mismo sobre el norte del país.

Si Israel, no contara con el sistema anti-misiles llamado Domo de Hierro, que intercepta y destruye el 90% de ellos, con seguridad al día de hoy, habría miles de muertos y medio país se encontraría en ruinas.

No existe justificación alguna, sea de países, facciones, agrupaciones, organizaciones o individuos, a negar a Israel, tanto su INEALINABLE DERECHO A EXISTIR, como su legal derecho a defenderse.

Lilia Rivera, integrante del Círculo de Escritores Sabersinfin
next
prev

Hay 671 invitados y ningún miembro en línea